4 ventajas y desventajas de tener un baño en el dormitorio

Pilar · 29 mayo, 2018
Si estás dudando entre instalar o no un baño en el dormitorio, a continuación te ayudamos a elegir.

Si estás pensando en reformar tu casa seguro que te ha surgido la siguiente duda: ¿baño dentro o fuera del dormitorio? Este es un tema recurrente y en ocasiones también una fuente de discusión entre las parejas. Si estáis dudando en tener un baño en el dormitorio, os planteamos las ventajas y desventajas que presenta.

Tener o no un baño en el dormitorio dependerá de vuestros gustos y horarios. Os recomendamos que lo penséis suficientemente antes de optar por una u otra opción. Para que la decisión final sea más fácil seguid leyendo y despejad vuestras dudas.

Mayor intimidad

Está claro que un baño propio aporta intimidad. El baño es una estancia en la que tiene que primar la intimidad y privacidad de la persona. Cuando compartes el baño con más personas, ya sean familiares o compañeros de piso, es difícil mantener la intimidad.

Baño íntimo dentro del dormitorio.

Si lo que buscas es tener tu propio espacio y poder tener todos tus accesorios ordenados a tu gusto y además que nadie los toque, un baño en el dormitorio es la mejor opción. Además, la hora del baño será mucho más íntima porque no tendrás que atravesar tu vivienda en albornoz al entrar y salir del baño.

Otro punto positivo es que un baño en la habitación da la intimidad que una pareja necesita. Puedes tener un baño principal para los niños y otro solo para vosotros. Podréis tener mayor privacidad y disfrutar de momentos en pareja.

¡Cuidado! Ruidos y olores al tener un baño en el dormitorio

Como hemos comentado anteriormente, el baño en el dormitorio acaba siendo en muchas ocasiones una fuente de discusión entre las parejas. Esto es debido a que es inevitable que haya ruidos y olores en la habitación. Por ello no recomendamos que instales un baño en el interior del dormitorio si tu o tu pareja tenéis horarios muy diferentes o si os molesta el ruido.

Baño dentro del dormitorio conlleva ruidos.

Cualquier día por la mañana, muy temprano. Tu pareja se levanta para ir a trabajar, se ducha, asea y se marcha. Para entonces tú ya te has despertado como consecuencia del ruido de la ducha y de todas las veces que ha entrado y salido del cuarto, ya no puedes seguir durmiendo. Este hecho, si se repite diariamente puede causar problemas de pareja y un desgaste de la relación.

Si tú y tu pareja tenéis horarios muy diferentes te recomendamos que no elijas un baño totalmente abierto a la habitación, acristalado o con puerta corredera. Para aislar los ruidos será mejor utilizar una pared y puerta convencional. Así los ruidos serán menores y podréis seguir disfrutando de todas las ventajas de tener un baño privado.

Se pierde espacio del dormitorio

Un aspecto fundamental para decidir si vas a instalar un baño en el dormitorio es el tamaño de la habitación. Calcula el tamaño que va a ocupar el baño para saber los metros que va a perder la habitación.

Comprueba que todo el mobiliario sigue teniendo su espacio y que la habitación no resulta incómoda.

Baño amplio dentro de dormitorio amplio.

En ocasiones, a cambio de tener privacidad en el baño acabamos por tener un dormitorio pequeño, con unas dimensiones poco cómodas. Por ello hay que evaluar primero si nuestro dormitorio permite la instalación de un baño en su interior.

Nuestra propuesta

Tras leer las ventajas e inconvenientes de tener un baño en el dormitorio seguro que lo tienes más claro. Si no es así, nosotros te explicamos a continuación cuál sería nuestra propuesta perfecta.

Para realizar esta propuesta de baño en el dormitorio es necesario disponer de un dormitorio amplio o de la opción de unir dos habitaciones para que las dimensiones de la estancia sean mayores.

Nuestra propuesta consiste en la realización de un dormitorio con baño y vestidor. El baño quedaría situado entre el vestidor y el dormitorio por lo que estaría más distanciado de la zona de descanso pero al mismo tiempo seguiría formando parte de la misma estancia.

De este modo el nivel de ruidos disminuiría porque el vestidor haría la función de aislante. Al mismo tiempo seguiría habiendo la privacidad e intimidad que hemos destacado como gran ventaja de un baño en el dormitorio. Si dispones del espacio suficiente esta es tu mejor opción.