Construye tu propia sauna en tu hogar

Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Sofía Sangrador del Río
· 2 enero, 2019
Aprende cómo construir una sauna para tener momentos de relax en casa.

En el siguiente artículo vamos a enseñarte cómo construir una sauna en tu hogar. Aunque pueda parecer algo difícil de conseguir para tu casa, verás cómo existen algunas opciones que harán que te replantees tener una.

Todos necesitamos tener algunos momentos de tranquilidad y relax en casa y el momento del baño puede ser uno de ellos. Para ello, contamos con múltiples recursos, como cremas, aceites, sales de baño, música relajante, una iluminación suave a la vez que cálida, etc.

A lo largo del siguiente artículo te dejamos algunas ideas de saunas para tu casa, esperamos que te sean de ayuda. Así, sin duda tu baño será un lugar de relax y descanso. Aunque, en principio eran habituales en los países nórdicos, en España comienzan a ser un poco más comunes.

Ventajas de las saunas

Ante todo, queremos contarte algunas de las ventajas que tienen las saunas. Entre ellas, destacan las siguientes:

  • Ayudan a la eliminación de toxinas e impurezas de la piel debido a la apertura de los poros para eliminar el sudor.
  • Mejoran la circulación sanguínea, por lo que empezamos a desechar antes las toxinas de nuestro cuerpo.
  • Hacen que respires con mayor facilidad, aunque tengas la sensación contraria mientras tomas el baño.
  • Ayudan a aliviar dolencias articulares, como por ejemplo, la artritis.
  • Alivian dolores y molestias generales.
  • Pueden ayudar a combatir problemas de insomnio, esto se debe a que después del baño, te encontrarás más relajado, tanto física como mentalmente.
Sauna en casa.

Tipos de sauna

Antes de explicarte cómo conseguir tener una sauna en casa, es necesario que conozcas los tipos existentes.

  1. Sauna finlandesa: o sauna seca. Consiste en que se calientan piedras, que comienzan a desprender calor seco. La temperatura que se alcanza oscila entre los 70-90º C, aproximadamente.
  2. Sauna húmeda: conocida también como baño turco. El agua sale en forma de vapor. La temperatura suele estar a unos 70º C, con una humedad relativa del 90 %.
  3. Sauna por infrarrojos: en ellas, se emiten los rayos desde una resistencia eléctrica. Calientan el cuerpo directamente, penetrando en él más que si se tratara de calor en el ambiente.

Estos son los tipos más comunes, aunque también encontramos otras opciones llamativas, como las saunas de hielo.

Lo fundamental es que sea un lugar con un enchufe con toma de tierra y que la estancia que escojas tenga buena ventilación. Ten en cuenta que también puedes colocarlas en el exterior; en este caso, debes buscar una superficie bien nivelada y procurar cubrir el enchufe para que no entre en contacto con el agua.

Baño turco.

Construye una sauna en tu hogar

A la hora de comenzar, puedes comprar un kit completo, como por ejemplo la Sauna finlandesa Saunakris de Leroy Merlin, o bien comenzar desde cero con el proceso. Si optas por esta última opción, en primer lugar, tienes que escoger el lugar adecuado. Debe tener un acceso fácil a las tuberías de agua y a la línea de electricidad.

Después, debes tener en cuenta qué tipo de sauna quieres, si una de infrarrojos o una que utilice rocas de lava. Una vez tomes la decisión, lo que tienes que hacer es construir la estructura con madera. Cuanto más sencilla sea, mejor.

Como ya hemos dicho antes, es importante el tema de la ventilación: deja un orificio en el techo, otro en el suelo y otro encima de la estufa. Después, piensa en los espacios para colocar las ventanas y los bancos.

El siguiente paso es aislar el marco interior con fibra de vidrio y añade una barrera de vapor para mantener la humedad de la fibra de vidrio. Luego, construye un muro exterior y el techo (con madera simple o con baldosas) e instala el sistema de calefacción.

Coloca la primera capa de suelo con mosaicos de cerámica, luego una segunda con tablas sueltas e instala el calentador de la sauna. Ya solo queda colocar los bancos y ventanas y tendrás la sauna lista.

Para finalizar, recuerda que puedes añadir todos los accesorios que más te gusten para conseguir un ambiente ideal para descansar y relajarte.