5 formas de decorar las paredes de tu casa

Mónica Heras Berigüete · 13 noviembre, 2018
¿Quieres vestir tu casa? Una forma muy eficaz es la que te proponemos hoy: ¡vamos a decorar las paredes de tu casa!

Decorar una casa contempla demasiadas cosas: muebles, suelos, electrodomésticos, menaje… La lista parece infinita y el presupuesto siempre termina por dispararse. Pero la cosa no termina ahí, porque después llega la fase en la que le damos personalidad a través de la decoración.

Demasiados detalles y, a veces pocas ideas. Pero, ¿sabías que decorar las paredes de tu casa puede darle ese punto que necesita? 

Por muy minimalista que seas, por ahí dicen que decorar las paredes es como vestir tu casa, y no les falta razón. No se trata de colgar cuadros, platos, adornos, pintarlas y poner vinilos al mismo tiempo, pero tampoco de dejar todas las paredes en blanco.

Las opciones son infinitas y lo mejor es que las hay desde meramente decorativas, hasta algunas mucho más prácticas. Y lo mismo sucede con los presupuestos, puedes darle a cualquier habitación un punto muy tuyo, añadiendo un poco de color o algunos cuadros.

Decorar las paredes: dándole personalidad a tu casa

Estamos seguros de que si las paredes hablaran, pedirían a gritos compañía. Nos ponemos manos a la obra con la difícil misión de hacer de tu casa un espacio personal, confortable, funcional y a bajo coste. ¿Te interesa?

Salón con la pared de madera y pintura.
Salón de madera y pintura / pinterest.es

1. Pintura

El básico de la decoración es la pintura de las paredes, pero más allá de elegir un color y listo, queremos darte nuevas soluciones que le den un toque original a cualquier estancia.

Por ejemplo, si hablamos de tu habitación, es una idea excelente pintar solo la pared del cabecero. El verde o el azul son muy recomendables porque ambos colores transmiten calma y bienestar.

Para un salón queda muy bien combinarla con tablones de madera. Puedes ponerlos de la mitad hacia abajo, mientras que de la mitad hacia arriba la pintas de algún color intenso.

2. Papel pintado y vinilos

Están muy de moda desde hace ya algunas temporadas y de momento, van a seguir con nosotros. Las opciones son muchas, tantas que te va a costar decidirte. Hay verdaderas obras de arte y puedes comprar los rollos a través de internet sin moverte siquiera de casa. Echa un vistazo en Papel Pintado Online o en My Vinilo, tienen diseños para todos los gustos.

¿Y acerca de cómo ponerlos? Vuelve a dejar volar tu imaginación porque depende de lo que quieras transmitir. En el caso del papel pintado puedes hacer lo mismo que te sugeríamos con los tablones de madera y sustituir la pintura por un diseño de papel que te guste.

Vinilo en pared de cocina.
Vinilo pared /lovevinilos.com

Si eres más atrevido, no tengas miedo a poner papel pintado en el salón de arriba a abajo o incluso el cuarto de baño, el resultado es espectacular. En cuanto a los vinilos, los puedes aplicar en un trocito de pared tan solo. Hay mensaje, flores, grecas, efecto mosaico y hasta puedes personalizar tu propio diseño.

3. Baldas

Puedes poner una o varias baldas en la pared, haciendo una composición. La ventaja es que puedes cambiar de decoración a menudo, tan solo renovando lo que expongas en ellas, y es una opción bonita y muy útil.

Perfecta para colocar algunos libros y detalles decorativos, aunque puedes poner cuadros de distintos tamaños apoyados en la pared. Y que nunca falte una planta colgante, le dará un toque de color y llenará el ambiente de buenas energías.

4. Cuadros

Este es todo un clásico, pero hasta lo más clásico se reinventa. Atrás quedaron esos grandes cuadros presidiendo el salón como si de un museo se tratase. Apuesta por hacer composiciones con cuadros de distintos tamaños y formas, ¿la clave? Buscar que todos tengan un mismo estilo o colores similares, temática, etc.

Y si no sabes por donde empezar, haz del más grande el central y de ahí comienza a colocar los demás a su alrededor.

Pared llena de cuadros.

5. Elementos decorativos

Aquí entran los tres grandes reyes de los últimos meses para llenar las paredes de tu casa:

  1. Detalles tipográficos: que tus paredes tengan mensaje; es lo más y este año viene en su forma más llamativa con letreros de neón.
  2. Marcos: sí, vacíos y de distintos tamaños y formas. Puedes jugar con ellos a hacer una composición en la pared de la entrada. Elígelos con detalles que llamen la atención como la madera envejecida o algunos vintage.
  3. Fotografías: ya sea en gran formato o pequeñas impresiones pegadas a la pared, qué mejor forma de decorar las paredes con personalidad que llenándolas de tus recuerdos fotográficos.

Tus paredes son un lienzo en blanco y ahora ha llegado el momento de que cuentes tu historia a través de ellas. ¿Ya lo tienes claro?