7 inspiradoras habitaciones en color turquesa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 13 abril, 2019
Scarlett Laliberté · 13 abril, 2019
Conoce las diferentes habitaciones en colores turquesa que inspiran para crear ambientes con ese alegre color.

El color turquesa es muy intenso y repleto de energía. Tal vez, por eso resulte complicado imaginar determinados espacios decorados con este color, aunque guste mucho. Esta tonalidad se asocia a los ambientes relajantes cuando se reproduce en las versiones pastel, y emana alegría en sus versiones más vivas.

Si se usa con criterio, puede ofrecer resultados realmente asombrosos. Para que puedas cargarte de ideas refrescantes, a continuación te mostramos 7 habitaciones turquesa inspiradoras.

1. Habitaciones bohemias con un suave turquesa

El color turquesa en el dormitorio.

Las habitaciones con carácter necesitan colores con una gran personalidad. Una interesante propuesta para los ambientes bohemios es la mezcla del turquesa suave con los elementos propios de este estilo.

Combinando el color desgastado con los accesorios étnicos y los muebles de madera, el efecto es encantador y muy fresco. Para dar algún toque de distinción es muy interesante introducir morado, naranja o blanco. En los climas cálidos, la inspiración bohemia suele ser todo un acierto.

2. Salones con pinceladas de color turquesa

Diferencia entre el amarillo y el turquesa.

Decorar cuartos en turquesa no tiene por qué ser sinónimo de excentricidad o saturación. Usando una base sobria, como el gris, con tonos neutros se puede conseguir un efecto muy interesante contrastando con el color turquesa.

El resultado es realmente elegante en estancias amplias, como las salas de estar. Aporta un punto muy original a un concepto aparentemente aburrido. Si buscas inspiración para un ambiente serio que sea diferente y no parezca clásico, esta técnica es ideal.

3. Amplias cocinas color turquesa

Amplia cocina de color turquesa.
Cocina turquesa / blog.todogriferia.com

Las cocinas amplias, y especialmente las que forman parte de una casa grande, pueden dar mucho juego de colores y luces. El turquesa contrasta perfectamente con las cocinas en bases blancas que cuentan con un foco de luz natural, como un ventanal.

Si se usa en intensidades suaves, causará un efecto más orgánico y creará un ambiente bastante relajante en estas habitaciones. Las posibilidades son diversas, ya que se pueden encontrar también electrodomésticos de este color para intensificar el concepto.

4. Habitaciones exteriores, balcones o terrazas

Terraza de color turquesa.
Terraza turquesa / inmo-campomar.com

Las habitaciones exteriores pueden ser auténticas delicias a la hora de escoger un estilo decorativo. Gracias al juego que da el entorno, se pueden utilizar de manera orgánica propuestas bastante originales, e incluir decoraciones en turquesa combinadas con maderas y muebles de exterior.

Si se trata de una terraza con jardín, funcionará muy bien con los colores de la naturaleza. Cuando se ofrecen vistas, mar o una piscina, es perfecto para combinar con los azules propios del agua. Contar con la puesta en escena como un elemento más podría ser realmente efectivo.

5. Salas rabiosamente modernas en color turquesa

Mobiliario de color turquesa.

Los apartamentos contemporáneos y urbanos también casan perfectamente con el turquesa. Las salas de estar mezclando colores fuertes con líneas firmes ofrecen un resultado inesperadamente alegre y armónico.

Pese a la intensidad de las tonalidades, no llega a evocar lo barroco, y se puede quedar en medio camino hacia el minimalismo. Un buen consejo para conseguir este efecto es buscar muebles muy sobrios con formas geométricas.

Si las estancias son demasiado pequeñas, no es positivo abusar de este estilo, ya que puede quitar sensación de profundidad.

6. Habitaciones playeras muy alegres

Dormitorio playero en turquesa.

Las habitaciones de la casa de la playa piden color y alegría, si son amplias y dejan entrar el sol por las ventanas, todavía más. Las maderas con tonalidades turquesa combinadas con otros colores vivos, como naranjas y azules, trasladan al verano en un momento.

Esta idea decorativa da pie al uso de diferentes accesorios divertidos, como las instalaciones con neón o los vinilos. Si además es un lugar en el que se hace vida de manera asidua, también combina perfectamente con plantas exóticas. Necesitarán algunos cuidados, así que no las aconsejamos en las viviendas que solo se usan en vacaciones.

7. Marrones, turquesas y texturas

Amarillo y turquesa / pinterest.es

Un interesante e inspirador contraste es el del color turquesa con la madera o los tonos marrones. La intensidad de uno impacta muy bien con la sobriedad del otro, y las maderas suman texturas para romper la imagen.

Una forma de utilizar esta técnica es pintar las paredes de color turquesa y contrastar con los tostados en muebles u objetos complementarios.

Es ideal para todas las habitaciones de la casa y funciona en salones, dormitorios o, incluso, cuartos de baño. El discurso encaja perfectamente con hogares de invierno que buscan calidez sin perder el toque de alegría.