Arquitectura y perfumería: de la fragancia a la forma

8 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
Los frascos de perfume se han convertido en un nuevo reclamo del diseño contemporáneo, y las empresas son conscientes de esto. Por tanto, apuestan por diseños que se distingan de los demás, tomando, a veces, la arquitectura como inspiración.

Arquitectura y perfumería dan forma a distintos universos hechos a medida, creando espacios evocadores y de refugio. Estas dos artes crean conceptos abstractos que acaban tomando forma física.

Los dos buscan utilizar materiales y componentes que, sacados de sus contextos tradicionales, toman una nueva dimensión. La arquitectura, al igual que muchas otras artes, influye de manera decisiva en las fragancias y la perfumería.

Arquitectura y perfumería, materializados en un edificio o en una fragancia, nos hacen soñar. También nos transportan a lugares donde fuimos felices, trayendo a nuestra memoria recuerdos y vivencias.

Hay empresas que toman la iniciativa e intentan aprovechar todo su potencial para lograr ampliar y proyectar sus productos en diversos ámbitos. Estas empresas buscan tomar la arquitectura como inspiración para sus fragancias.

Una de las formas en que la industria de la perfumería cuida su imagen es a través del packaging. El bote en el cual se comercializan estos perfumes está pensado de tal manera que sea la representación de la empresa.

La colaboración entre arquitectura y perfumería se da con el diseño de los botes de perfumes, teniendo ejemplos muy interesantes de estos.

Woman, de Zaha Hadid para Donna Karan

Woman, de Donna Karan.
Woman / fragrantica.es

La arquitecta iraní Zaha Hadid nos ha dejado un amplio legado en el mundo del diseño de productos. Muestra de esto son las colecciones de calzado, pero también colaboró con Donna Karan para diseñar el llamativo frasco del perfume Woman.

Donna Karan define el aroma de este perfume como complejo, haciendo una comparación con el carácter de la mujer. Pero esta también se encuentra llena de emociones y sentimientos. Qué mejor muestra de la complejidad que la obra de Zaha Hadid.

Zaha Hadid se inspira para el diseño del frasco del perfume Woman en las líneas arriesgadas de su arquitectura. Con una geometría curvilínea, su creación es una forma ondulante que evoca lo femenino.

Estas formas le otorgan dinamismo y un sentido de movimiento al diseño, talladas en un bello cristal negro en distintos tonos.

Yo todavía creo en lo imposible.

-Zaha Hadid-

Arquitectura y perfumería: The One Sport, Dolce & Gabbana

The one sport, de Dolce&Gabbana.
The one sport / timeshopcolombia.com

El bote de cristal de esta fragancia se asemeja a una columna dórica. Con características propias de este orden clásico, siendo el frasco simétrico, lineal y contundente. Así se presenta este perfume de Dolce & Gabbana, The One Sport, cuya campaña, además, fue realizada en las ruinas romanas de Tarragona.

Este es un excelente ejemplo de cómo la arquitectura influye en la forma y presentación de un perfume. Fueron los mismos diseñadores quienes así lo solicitaron, haciendo el pedido para que el equipo diseñara una columna de cristal.

La Nuit, L’Homme Frozen Cologne

Perfume La Nuit.
Perfume La Nuit / amazon.com

Siguiendo el ejemplo de Dolce & Gabbana, la firma L’Homme Frozen Cologne se inspira en la arquitectura para crear un frasco contundente. Esta colonia, de nombre La Nuit, también se inspira en la forma de una columna dórica, con la diferencia del material.

El frasco de La Nuit está hecho en cristal ahumado. Una tapa geométrica corona la columna dórica del frasco de este perfume.

Arquitectura y perfumería: Flower, by Kenzo

Flower, de Kenzo.
Flower / mundoaromas.cl

Este icónico frasco de perfume está diseñado por el artista francés Serge Mansau, que lleva una gran lista de frascos de perfume en su haber. Este envase ve la luz en el año 2000 con un diseño marcadamente minimalista.

Asemejando una estilizada torre de cristal transparente, en su interior alberga una fina amapola. Esta flor crece para estimular todos tus sentidos a través de las notas de su fragancia.

En resumen, este es un diseño etéreo y de suma sencillez, pero atrevido y audaz, lo que le ha llevado a convertirse en el icono de la marca.

Very Irresistible, Givenchy

Very Irresistible.
Very Irresistible / fragrantica.es

El frasco de este perfume de Givenchy se inspira en las formas estilizadas y curvilíneas del cuerpo de una mujer. Este frasco representa la sensualidad en estado puro. Con el creativo Pablo Reinoso al frente de la agencia Cent Degrés se concibió el frasco de Very Irresistible en 2003.

La materialidad se consigue a través del uso de un triángulo rosa que deja pasar la luz. Con este frasco, la firma intentaba despertar el lado más misterioso de lo femenino. El frasco es coronado por un anillo plateado, a modo de joya que cae sobre el cuerpo femenino.

J’adore, Dior

J'adore.
J’adore / strawberrynet.com

La versión original de este frasco la realizó Hervé van der Straeten, un diseñador francés de joyas y mobiliario. El diseño del frasco se inspira en la época inicial de la firma, con un diseño muy inspirado en la estética del New Look, y emulando a los primeros recipientes en forma de ánfora.

Este hermoso frasco de la fragancia J’adore se diseñó como símbolo de elegancia y feminidad. Es un frasco curvilíneo, con un cuello largo y una cintura remarcada. Desde su primera salida al mercado, el frasco ha sufrido transformaciones para lanzar varias ediciones limitadas.

Finalmente, como hemos podido observar, los mundos de la arquitectura y perfumería tienen muchos puntos en común. Son armas poderosas para llamar la atención y lograr que el producto sea reconocido en muchos lugares.