¿Cómo aplicar el color lila en el hogar?

8 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Aportarle al hogar elegancia, naturalidad y sofisticación puede ser muy fácil. Simplemente emplea el color lila y conseguirás la armonía que tu hogar necesita.

Existen colores realmente peculiares. Algunos de ellos pueden resultar un tanto estridentes e intensos para el hogar; la clave está en saber contrarrestarlos con otros para conseguir, así, un buen diálogo decorativo. Por eso, te enseñamos algunos tips sobre cómo aplicar el color lila en el hogar.

Lo primero que debemos tener en cuenta es la diferencia entre morado, violeta y lila. Tienen cierta semejanza entre ellos, pero, a nivel estético, no tienen nada que ver. Podríamos hablar de cierto hermanamiento cromático con aportes de significados diferentes.

¿Qué puede transmitirnos el lila? Este color es un vehículo perfecto para aportarle al hogar esa peculiaridad decorativa que está a medio camino entre chic, elegancia y, a su vez, carácter bohemio. No es tan habitual encontrarlo en los hogares, pero sí que refleja un sentido diferenciador en comparación con otros colores.

Aplicación en las paredes del color lila

Pared de salón en lila.

Las paredes son el principal soporte sobre el que aplicar los colores. A través de ellas se puede trabajar el contenido fundamental que dominará el espacio al completo. No dejan de ser el recurso que envuelve al mobiliario y a nosotros mismos como inquilinos de la casa.

Es posible que este color tenga ciertos rasgos femeninos, pero también es cierto que puede aproximarse hacia una estética glamurosa y diferente a lo que estamos acostumbrados. En realidad, el lila rompe con la línea decorativa que normalmente puede encontrarse en los hogares.

No es necesario que esté en todas las paredes; también puede combinarse con otros colores, especialmente con el blanco o el gris, con los que puede contrastarse de manera eficiente y encajar muy bien. En cambio, se recomienda no hacerlo con tonos oscuros.

Las paredes son como un lienzo que necesita color para transmitir sentimiento.

¿Dónde podemos aplicarlo en el dormitorio?

Dormitorio con toques lilas.

Además de las paredes del dormitorio, también podemos encontrar el lila en otros recursos que pueden tener un carácter significativo. Por supuesto, cada elemento que posea este color se convertirá en un referente decorativo para el espacio. Veamos algunos ejemplos donde aplicar el lila:

  • La colcha de la cama es un soporte muy interesante. Si ya de por sí este recurso adquiere pleno protagonismo en el dormitorio, al aplicar el lila se convertirá en un eje que vertebre el lugar. No obstante, conviene que lo relacionemos con lo demás, aunque se repita el color en algún otro elemento.
  • Si no queremos que la colcha sea la protagonista del dormitorio, está la opción de colocar cojines sobre una cama de color claro. Se producirá, así, un contraste que atraerá las miradas, ya que no deja de ser un tono que resulta atractivo por la significación que ofrece.
  • Las cortinas son otro componente sobre las que aportar ese contenido estético-cromático. No importa si son opacas o traslúcidas, lo interesante es que puedan generar un efecto dulce y apacible, incluso con cierto toque de delicadeza sensorial.
  • La lámpara de mesa es otro elemento en el que puede aparecer este tono, principalmente en la campana. Existen mucho modelos de lámparas en los que puede encontrarse el lila. Puede quedar muy bien sobre un mueble blanco o verde oscuro.

Las alfombras también tienen mucho que decir

Alfombra geométrica lila.

Aunque no lo parezca, el lila también puede tener presencia en el suelo. Las alfombras pueden ser con estampados o de color liso. Sin embargo, lo más importante es que haya una relación adecuada con el color del suelo.

Si se tienen losas blancas o grises, va a encajar a la perfección. En el caso de que sea el suelo oscuro, también puede adquirir una buena sintonía. En cambio, hay que evitar tonalidades terrosas o cálidas, salvo el parqué marrón claro que puede tener una buena sintonía.

Ten bajo tus pies la elegancia del color lila.

Otras formas de combinar el color lila

Sábanas de color lila.

Bien es cierto que el color lila puede resultar algo complicado de combinar. No todos los colores pueden tener una buena sintonía con él, pero haciendo las cosas de forma coherente y objetiva se puede alcanzar la armonía estética.

El color verde queda muy bien en un ambiente donde el lila domine el espacio. A través de ellos se consigue una percepción naturalista, ya que ambos son colores que tienen relación con la naturaleza.

Hoppen, Stephanie: El color de tu casa, Océano Ambar, 2008.