Consejos para decorar un restaurante

Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
¿Tienes un restaurante? Echa un vistazo a estos consejos y decóralo de manera correcta para hacer un espacio cómodo y atractivo.
 

Para atraer clientes a un establecimiento hostelero, es imprescindible tener una presencia adecuada. El principal objetivo es conseguir la satisfacción de los comensales, no solo con la comida, sino también con el lugar. Por eso, te mostramos algunos consejos para decorar un restaurante.

Cuántas veces nos ha pasado que hemos ido a cenar a un restaurante y nos damos cuenta de que la decoración es nefasta. Este hecho lo que provoca es una sensación de incomodidad, insatisfacción y ganas de marcharse de allí.

Muchos dueños de restaurantes piensan que con poner una comida de calidad se consigue el éxito; sin embargo, no se dan cuenta de que la comida va asociada al espacio. De esta manera, hay que cuidar la estética del comercio y, así, conseguir el éxito.

Consejos 1: estudia bien el espacio

Espacio de un restaurante.

Antes de disponer los muebles, hay que conocer el espacio. Lo primero y fundamental es saber qué medidas tiene, tanto de ancho como de largo. Una vez que se conocen las dimensiones, puede valorarse el tamaño de los muebles para que exista proporción.

 

Cuanto más espacioso mejor; de esta manera se consigue comodidad y distensión. En cambio, cuando nos encontramos en un restaurante estrecho, parece que no tenemos espacio para comer a gusto y eso genera incomodidad.

El siguiente paso sería hacer una distribución mental de los lugares donde se colocarán las mesas y sillas, qué espacio se reserva para los trabajadores, dónde situar la cocina, qué tipos de muebles serán necesarios y dónde se pondrán, etc.

– Los espacios amplios ayudan a desarrollar negocios de la hostelería.-

Consejo 2: mesas y sillas del mismo estilo

Mesas y sillas en un restaurante.

Los diseños de los muebles deben estar en consonancia. Hay que evitar la tensión entre los recursos y hacer del conjunto un espacio armonioso.

  • Las mesas pueden ser cuadradas o redondas. Si es un restaurante de comida tradicional conviene que sean mesas cuadradas, pero si va a ser para celebraciones de bodas, bautizos… Es preferible que sean redondas.
  • Si las mesas son de madera las sillas deberían serlo también. Hay que evitar lo que hacen algunos restaurantes que es poner sillas de un estilo y mesas de otro; con esto solo se consigue tensión en el ambiente.
  • Hay que buscar un estilo decorativo predominante. Los muebles van a hablar de manera directa del carácter y estética del lugar, por eso es imprescindible un estilo que sea único.
 

Consejo 3: color de las paredes para decorar un restaurante

Colores para un restaurante.

Es importante recalcar la idea de que ciertos colores no encajan bien en el conjunto. De hecho, un color que genere tensión con el mobiliario producirá una sensación de malestar entre los clientes.

  • Hay que evitar tonos intensos o peculiares: dorado, plateado, colores fosforitos, etc.
  • Los colores tenues van a ser una apuesta muy interesante, ya que no obtendrán todo el protagonismo y colaborarán en la armonía del espacio.
  • Los tonos neutros son buenos aliados de cualquier tipo de decoración. Sin duda alguna, el gris es muy aceptable por demostrar una estética apacible.
  • Debe existir sintonía con el mobiliario, es decir, que se entable el diálogo en general.
  • El negro, aunque puede dar cierto pánico utilizarlo por la seriedad que transmite, puede ser un color muy recurrente en restaurantes más alternativos, elegantes y contemporáneos.

Consejo 4: iluminación apacible

Iluminación de un restaurante.

La luz es un medio imprescindible que, en general, juega un papel importante en la decoración. Hay que recordar que una buena iluminación puede hacer que las personas se sientan más o menos cómodas en un lugar.

 
  • Luces cálidas: sin duda, estas van a ser las que proporcionen calidez y distensión. Lo que le gusta a la gente es comer con tranquilidad y en un buen ambiente; por eso, la luz cálida genera confort y desasosiego.
  • No se recomienda la iluminación con LED blancas, ya que producen demasiada tensión, mucha fuerza lumínica y blancura en todo el espacio.

Consejo 5: relación entre mantelería y vajilla

Mantelería en restaurantes.

Por supuesto, la mantelería y la vajilla son la cara visible hacia el público. El color de los manteles tiene que estar en consonancia con el color de las sillas y de las paredes.

Aunque no lo parezca, la mantelería es el recurso que ofrece una estética de color generalizada. Por tanto, es importante que dialoguen con el tono de las paredes.

La vajilla conviene que sea de calidad, eliminando cualquier articulo que esté deteriorado y disponiendo siempre la cubertería y los vasos apropiados para cada comida.