Decoración navideña para haters del rojo y verde

Mónica Heras Berigüete · 10 diciembre, 2018
La decoración navideña también tiene tendencias y ya va siendo hora de que las pongas en práctica. ¿Te decimos cómo?

Ya está aquí la época del rojo y del verde, de las luces multicolores y de los adornos llenos de brillos, fieltro y purpurina. Dicho así, es probable que a más de uno no le apetezca nada celebrarlo (y no nos extraña). Pero qué te parece si te decimos que existe otra decoración navideña, una que cumplirá todas tus exigencias deco, que sigue tendencias y que es preciosa.

¿Quieres darle la bienvenida a la Navidad para los haters del rojo y el verde? Solemos pensar que los adornos de Navidad se compran una vez en la vida y nunca más. Pero también existen tendencias al respecto y no está de más añadir algún punto fresco a nuestras casas para no sentir que todos los años es lo mismo.

Deja que el olor a castañas asadas, el frío, las galletas de jengibre y el cordero asado se mezclen con un estilo más minimalista, sin espumillón de por medio ni esferas brillantes en verde, rojo, dorado y plateado. Este año apuesta por una decoración navideña totalmente diferente.

¿Qué es lo último en decoración navideña?

Un guiño a lo natural

Corona navideña.

Se llevan las plantas naturales, las ramas adornando la mesa o en una corona presidiendo la entrada de tu casa. El eucalipto, ramitas de olivo o de abeto pueden servirte para crear adornos bonitos y con un olor delicioso.

No limites su uso y llévalas a toda la casa. En el recibidor quedan genial, o sobre la campana de la cocina puedes colgar una sencilla guirnalda, y en la chimenea son el dúo perfecto.

De papel o tela

Guirnaldas de renos.
Guirnaldas de papel / trucosyastucias.com

Y siguiendo con lo natural, también se llevan los adornos de papel o tela en la decoración navideña. Estrellas que hacen de lámparas, guirnaldas que cuelgan con formas elegantes, y detalles de origami en cada rincón de la casa. Utiliza papel o tela blanca o beige, nada de colores chillones.

Hygge love

Rincón hygge.

La tendencia Hygge también se cuela en nuestras navidades y es normal, no hay nada más invernal que el blanco, las pieles sintéticas o los tejidos de pelo largo sobre los sillones, la madera y los cestos de fibras naturales. Haz de ellos tus aliados para darle a tu hogar un punto distinto y súper acogedor.

El cristal

Tarros de cristal.

Un material delicado que nos recuerda a la nieve y que este año quiere hacerse con algo más de protagonismo que los demás. Puedes usar frascos de cristal y poner velas dentro. Decora en la mesa, durante la cena a modo de candelabros. Si pones árbol de Navidad, una de las opciones que tienes es llenarlo de delicadas figuritas de este material. Si tienes niños, mejor no lo hagas.

Como un borreguito

Jersey de borreguito.

También se llevan un montón los adornos de lana. Pinos forrados de estambre en colores pastel, renos, pequeñas figuras en forma de jerseys. Si te animas, haz una guirnalda con pelotitas suaves y coloridas.

Que no falte la luz

Luces navideñas.

La iluminación es primordial en toda decoración navideña que se precie. Pero esta vez te invitamos a prescindir de las series de colores. Opta por luces blancas y rodea las ventanas, enmarca los cuadros o ilumina el mueble del recibidor. Todo vale siempre y cuando sean solo blancas.

Colores neutros

Bolas de colores.

En cuanto a colores, se llevan los blancos, los beiges, los grises y si acaso el plateado. Si quieres poner un poco de color, una buena opción sería el verde, pero en su versión más sutil como el musgo o el olivo.

Lo que no se lleva en la decoración navideña

Toma nota de todo lo que debes desterrar de tu decoración este año si quieres ser tendencia absoluta.

  • Los adornos tradicionales. Todo tiende a un concepto mucho más minimalista, desde el Belén, hasta el árbol. Ramas, cactus, escaleras, libros o dibujos sobre la pared son los nuevos árboles de Navidad, mientras que las figuritas del típico portal se reducen a la mínima expresión.
  • Los brillos. Demasiados dorados, purpurina y colores metalizados, se asocian ya más a una feria que a la decoración navideña. La elegancia y la sencillez ha llegado al Polo Norte.
  • Los ambientes recargados en general. Ya te lo venimos diciendo, minimalismo en estado puro. Di no a los árboles llenos de lazos, esferas y renos. A las mesas saturadas, al exceso de color y a las formas grandes y complicadas.

Con esta decoración navideña, seguro que serás el anfitrión más estiloso y todos te querrán copiar.