Decoración, ¿por dónde empiezo?

24 octubre, 2017
No hay nada mejor que darle un cambio de aires a tu hogar y cambiar su decoración. Puedes ser creativo y dar rienda suelta a tu imaginación.

Comenzar a decorar nuestra casa no es nada fácil. Puede ser un poco abrumador pensar en tantas cosas. Por eso aquí te damos algunos consejos para comenzar con esta ardua, pero gratificante tarea.

La decoración de nuestro hogar es una forma de expresión y además supone toda una declaración de intenciones sobre nuestra forma de vida, aficiones, hobbys, gustos, etc.

Es un acto, un proceso que puede ser llevado a cabo por los propietarios o arrendatarios de la vivienda o por profesionales.

Encontrar la forma de expresar un estilo propio y único en nuestro hogar no siempre es fácil .

Generalmente surgen preguntas como, ¿por dónde empiezo?, ¿cuál es mi estilo?, ¿cuánto quiero gastarme?, ¿dónde compro?, y un sin fin de preguntas más.

Decorar nuestro hogar es un proyecto de vida que podemos realizar con nuestra pareja, familia, amigos y que sin duda alguna dejará recuerdos para toda la vida.

Paso 1: piensa un estilo

Es fundamental que podamos hacer el ejercicio mental de imaginarnos nuestra casa o apartamento.

De esta forma podemos definir, a grandes rasgos, el estilo que nos gustaría tener (estilo clásico, industrial, nórdico, rústico, etc.).

Una vez tengamos más o menos claro el estilo que queremos es hora de buscar  inspiración.

La inspiración es muy importante en el proceso de decorar nuestro hogar pues nos nutre de nuevas tendencias .

Ejemplo de decoración de estilo nórdico

Paso 2: busca inspiración

  • Revistas: aunque los medios de comunicación audiovisual y online han crecido mucho en los últimos años, todavía hay quien prefiere la prensa escrita.

Las revistas de decoración, por suerte, todavía existen aunque en algunas ocasiones son un poco difíciles de conseguir. Puedes crear, a partir de recortes, tu propio álbum de inspiración.

Además de ser muy visual y de tenerlo siempre a mano, sin duda se convertirá en un bonito recuerdo de cómo comenzaste a decorar tu casa.

Lo bueno de buscar la inspiración en las revistas es que, por lo general, tienen una descripción detallada de los artículos y dónde pueden ser comprados, y  su precio, lo cual  sirve para ir pensando en el presupuesto.

  • Redes Sociales: sí, la inspiración también la podemos encontrar navegando por nuestro timeline. Sólo es necesario que sigas a las páginas adecuadas.

Para ello puedes utilizar  hashtags y así será más fácil encontrar el contenido que deseas.

Las RRSS más útiles para inspirarte son: Instagram (muchos influencers lo usan para crear perfiles de sus casas y compartir con sus seguidores todo lo relacionado con la decoración que han usado) y Youtube (con los famosos housetour).

  • Pinterest: algunas personas consideran esta plataforma como una red social porque se puede interactuar con otros usuarios, sin embargo, la gran mayoría lo considera como un catálogo, un banco de imágenes. 

Esta plataforma es bastante útil ya que permite crear tableros en los que organizar las imágenes por estilos, colores, estancias, etc.

Estos tableros los puedes compartir con quien te esté ayudando a decorar tu casa.

Paso 3: realizar una categorización de los elementos

Esta técnica nos ayudará mucho a no agobiarnos y a ser conscientes de lo que necesitamos y de lo que queremos.

Se pueden hacer diferentes categorías, las más comunes son:

  • Elementos que ya tenemos y que podemos aprovechar para la nueva decoración.
  • Objetos que tenemos que comprar porque no los tenemos.
  • Piezas que no tenemos pero que podríamos hacer a modo DIY. 
  • Elementos que tenemos pero que necesitan una restauración. 
  • Objetos que tenemos pero que no los queremos y/o necesitamos.
Mueble azul reutilizado

Con estos objetos podemos hacer varias cosas: si están en mal estado tirarlos, si están en buen estado donarlos o venderlos de segunda mano.

Paso 4: presupuesto

Es fundamental elaborar un presupuesto porque, seamos sinceros, nadie quiere dejarse el bolsillo en decoración.

En este punto es importante:

  • Establecer límites económicos claros para no tener que dejar la decoración a medias.

Por ello es fundamental decidir qué cosas son importantes, qué es urgente y qué podría esperar un poco. En función de esto asignar una cantidad de dinero a cada categoría.

  • Cambia el chip y lánzate a comprar de segunda mano. 

Hoy en día existen muchas fundaciones, aplicaciones y tiendas que venden artículos de segunda mano en perfecto estado.

Muchos suelen ser online y otros suelen ser lugares físicos.

No tengas miedo a pedir algo y arrepentirte, si sigues estos consejos no sufrirás cuando el pedido llegue a casa. En estos lugares suelen ser auténticos paraísos para encontrar chollos decorativos.

Muebles de segunda mano

Consideraciones finales

Después de inspirarnos, realizar la categorización y elaborar nuestro presupuesto es el momento de ponernos manos a la obra.

Tómalo con calma y no dejes que la desesperación se apodere de ti. 

No tengas prisa por terminar en un tiempo récord, ve con calma y poco a poco ve comprando los elementos que vas a querer.

También puedes fijarte en colecciones de temporadas anteriores que por lo general ofrecen un precio muy competitivo. Analiza diferentes opciones y sé realista, no te empeñes en cosas que son muy difíciles o imposibles de lograr.

Recuerda que la decoración es un proceso del que debemos disfrutar, tanto si lo realizas tú mismo como si tienes la ayuda de un decorador.

Es importante que tu personalidad y tu esencia se puedan percibir en cada estancia. Esto es lo que hace que una casa tenga personalidad. Por eso ten siempre presente tu estilo y lo que tú quieres.

No te dejes llevar por vanas opiniones o consideraciones sin fundamento. Al fin y al cabo decoramos nuestras casas para hacer de ese lugar algo más nuestro, afín a nuestras necesidades y a nuestro estilo de vida. 

Esto no quiere decir que no busques ayuda  o segundas opiniones cuando las necesites.

Los cuatro pasos que os hemos dado en este artículo no hacen de la decoración un proceso fijo, sino más bien flexible y adaptable. Seguramente la inspiración no acabe nunca, tengas que modificar las categorías o reelaborar el presupuesto. 

Decorar nuestro hogar es un proyecto de vida

 

Te puede gustar