Diseño para ganar espacio en casa

7 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
Sacar partido a la superficie de la vivienda sin renunciar a la estética es la clave para ganar espacio en casa y sentirse cómodo.

Los metros cuadrados de la vivienda pueden limitar el espacio habitable, pero no deberían condicionar la vida en ella. Hay que hacer un buen diseño para ganar espacio en casa. Las dos premisas básicas que se deben tener en cuenta a la hora de organizar y distribuir la vivienda son: el espacio disponible y las necesidades de sus habitantes.

El espacio es un bien escaso y caro, pero una buena distribución puede sacarle mucho partido. Una habitación pequeña y bien organizada puede resultar más práctica que otra que disponga de más metros pero esté mal distribuida.

Para que se puedan desarrollar las ideas de cómo debe ser la casa, además de tener en cuenta la superficie disponible, deben considerarse otros aspectos que afectan a la distribución y organización general de la vivienda.

Por un lado, la forma de cada una de las habitaciones, si es regular o irregular. Por otro lado, la luz y la orientación. Se debe tener en cuenta que en función de la orientación de cada estancia la luz natural incide de forma directa o indirecta, creando ambientes diferenciados.

Analizando estos aspectos y utilizando los recursos decorativos -instalando muebles que aprovechan los recovecos o ubicando la mesa de estudio cerca de una fuente de luz natural-, conseguiríamos ganar espacio en casa.

Planificar para ganar espacio en casa

Planos de una casa para reformar el baño y cambiarlo de sitio.

Antes de emprender cualquier proyecto hay que pensar cómo queremos vivir y qué necesidades tenemos. ¿Cuántas habitaciones necesito?, ¿con un baño hay suficiente o me conviene disponer de baño y aseo?, ¿prefiero una estancia diáfana donde compartan espacio cocina, comedor y salón o estancias bien delimitadas?.

Ante estas preguntas sería conveniente anotar las respuestas en un papel para determinar las necesidades básicas que se quieren incluir en la vivienda. Esto sería el primer paso antes de iniciar cambios en el hogar.

Nuevos tiempos, nuevos usos

Cocina de Nicole Hollis.
Cocina / nicolehollis.com

A la escasez de espacio se unen los cambios de estilo de vida que modifican el uso tradicional de las estancias del hogar. Si antes el dormitorio era para dormir y la cocina para cocinar, hoy se tiende a diseñar habitaciones polivalentes. Es el caso, por ejemplo, de la cocina que con una mesa y unas sillas se convierte en un espacio para comer, trabajar e, incluso, jugar.

Lo mismo ocurre con el baño. Más allá del aseo personal, hoy en día se concibe también como un espacio para la relajación con la posibilidad de instalar, cuando los metros lo permiten, ducha de hidromasaje, sauna o jacuzzi.

Espacio y luz

Pared de cristal.

Hay que tener en cuenta que, además de los metros disponibles, hay otros factores que ayudan a crear sensación de amplitud. La iluminación es un claro ejemplo de ello.

Del mismo modo que un lugar con luz natural parece mayor, una estancia con luz tenue u opaca provoca una sensación muy distinta, de intimidad y recogimiento.

Para ganar luminosidad se puede recurrir al uso de espejos, aberturas de vanos, puertas de cristal o tabiques de pavés -ladrillos de vidrio que dejan pasar la luz-.

Los espacios diáfanos permiten integrar distintas actividades en una sola estancia, aprovechando la superficie, además de aumentar la sensación de amplitud.

El uso del color y el diseño para ganar espacio en casa

Decoración de un salón escandinavo.

También se puede crear sensación de amplitud mediante los colores con los que se decora un espacio, tanto en los techos y las paredes como en el mobiliario. Los tonos claros, como el crema, pero especialmente el blanco, hacen que una estancia parezca más amplia.

Del mismo modo, unos muebles resultan a la vista más ligeros que otros. Así, una mesa de cristal o con patas de tijera, una librería sin trasera o un asiento de líneas sobrias ayudan a agrandar visualmente el espacio.

Integrar elementos en la decoración

Columna en un salón.

Algunos elementos estructurales o arquitectónicos de la vivienda no siempre resultan atractivos para las personas que van a habitar la casa.

Una columna en el centro del salón no pasa inadvertida a la hora de diseñar nuestro espacio. Por ello, pintándola del mismo color que las paredes puede parecer invisible a la vista. El contador de la luz, por ejemplo, se puede ocultar tras un cuadro o con una puerta en el mismo tono de la pared.