Los diseños modernos de Kaare Klint

11 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Las obras de Kaare Klint muestran esa unión entre modernidad, creatividad e historia.

A la hora de comprender los diseños modernos de Kaare Klint, tenemos que entender cuáles son los procesos creativos de este interiorista. Sí que es cierto que sus producciones son distintas a los muebles que normalmente se encuentran en el mercado.

En este sentido, podemos decir que la originalidad no está reñida con la comodidad. Unir ambos conceptos es un proceso complejo, pero con múltiples posibilidades. Y así nos lo demuestra este hombre, realizando asientos que son realmente atractivos y novedosos.

Llegar a un punto de creatividad sin perder la eficacia funcional es algo que el propio artista debe perseguir y, por consiguiente, mostrar a través de los diseños. Es ahí donde radica la fama del interiorista, desmarcándose del resto por haber conseguido logros en el mundo de la decoración.

¿Quién fue Kaare Klint?

Kaare Klintm sillas.
Kaare Klint / homesteadseattle.com

Nacido en Frederiksberg (Dinamarca) en 1888, muestra sus inquietudes por el mundo del interiorismo desde temprana edad. Al ser hijo de arquitecto, desde pequeño empieza a aprender de toda esta cultura. Además, llegó a ser ayudante del arquitecto Carl Petersen.

Es uno de los máximos exponentes del diseño danés, y estará vinculado desde los años 20 con la Academia de las Artes danesa, lo que le permitirá entrar en contacto con todo tipo de artistas. A su vez, será un gran conocedor de las corrientes vanguardistas, y un claro seguidor de la Escuela Bauhaus.

Recibe influencias de algunos arquitectos y diseñadores europeos, como por ejemplo, Le Corbusier. Sin embargo, va a fijarse en el mobiliario egipcio y griego como principales fuentes de inspiración, tratando de unir los conceptos históricos con los más modernos.

Las producciones de Kaare Klint están impregnadas de historia y vanguardismo.

La silla Safari: sofisticación vintage

Sillas Safari de Kaare Klint.
Sillas Safari / hivemodern.com

Al contemplar cualquiera de sus producciones, podemos sacar una idea en claro: hay que aprender de las obras del pasado y no perder su esencia, ya que se puede combinar con la actualidad y ofrecer, así, nuevas creaciones. Veamos 5 características fundamentales de la silla Safari:

  1. Se consolida a través de 4 patas que adquieren una considerable altura y delimitan las esquinas de forma contundente. De hecho, reciben gran protagonismo, cuando lo más normal es que estén más bien ocultas por debajo del asiento. Se produce, por tanto, una estructura muy destacada.
  2. Los reposabrazos no son como los que habitualmente encontramos en las sillas de nuestros hogares. En este caso, serían simbólicos, marcando la unión entre las patas y sin que exista una funcionalidad. Se pueden utilizar ligeramente para apoyarse.
  3. El asiento está ligeramente inclinado para favorecer la sensación de comodidad. Tiene un cojín fino con el fin de que esté acolchado. También hay algunos modelos que son simplemente la tela, sin ningún tipo de soporte.
  4. El respaldo se amolda perfectamente a la espalda. Junto con el propio asiento, se produce un ángulo obtuso con el que se trata de ganar una conexión directa con nuestro cuerpo. Se trata de proporcionar relajación en la propia posición; es decir, es una silla ergonómica.
  5. La estética llega a ser un tanto vintage, pero sin perder la sofisticación que tanto la caracteriza. Parece una silla propia de ámbito africano, con un toque salvaje y con ciertas reminiscencias a la antigüedad clásica de Grecia y Roma.

Kaare Klint: la silla Faaborg y el dominio de la curva

Silla Faaborg.
Silla Faaborg / miliashop.com

Otro ejemplar muy destacado es la silla Faaborg, una de las obras más originales de Kaare Klint. Se conforma por cuatro patas que elevan un asiento compacto. De estas cuatro, se diferencian entre parejas; es decir, dos son de formato recto y las otras dos tienen una ligera curvatura.

Lo más destacado es el respaldo. Posee una curva que rodearía todo nuestro cuerpo, uniéndose con los reposabrazos. Lo que se busca es mimetizar todo para conseguir mayor singularidad y sencillez en la estructura.

En realidad, adquiere cierta estética de cuenco, como si fuera un recipiente donde poder acomodarnos. Además, hay una rejilla que trata de cerrar las aberturas y proporcionar comodidad cuando apoyemos nuestra espalda.

La Card Table Model, una auténtica revolución

Card Table Model.
Card Table Model / blouinartsalesindex.com

Esta obra se compone de 4 sillas y una mesa de tablero cuadrado. Las estructuras son muy básicas y no ofrecen dificultad en su composición. Eso sí, si se observa en conjunto, se considera un auténtico juego visual.

Se trata de combinar las curvas de las sillas con las líneas rectas de la mesa, produciéndose una apariencia de trébol, pero sin denotar dificultad en el diseño.

  • Hollinsworth, Andrew: Danish Modern, Gibbs Smith, 2009.