El quincho, un toque rústico para los exteriores

Ivana Jerman · 6 febrero, 2019
El quincho es un área social que puede estar presente en el exterior del hogar. Conviene aprovecharlo al máximo en todo tipo de reuniones.

En el mundo de las parrillas rústicas se encuentra un elemento muy particular: el quincho, un tipo de asador propio de Suramérica. Aunque, cabe destacar, este no es solo un asador, sino también, un espacio en sí.

En pocas palabras, el quincho viene a ser un lugar destinado con ciertas características para cocinar y compartir. Y a pesar de que, por lo general, se encuentra separado de la vivienda también puede encontrarse incorporado a la misma.

Su aspecto rústico lo convierte en una excelente opción para los exteriores. No solo por su aspecto atemporal sino porque constituye un conjunto de materiales resistentes y duraderos que además muy fáciles de mantener.

El quincho y sus tipos

Ahora bien, hay que señalar que, al igual que otros asadores, existen varios tipos de quinchos. Desde el más industrial hasta el más tradicional.

El quincho es un tipo de asador suramericano.

No obstante, el que fusiona las mejores características de lo antiguo y lo moderno, dentro de un estilo rústico, es la mejor opción. Y no solo a nivel funcional, sino a nivel estético, pues se incorpora bien con el estilo del resto del ambiente.

Los materiales que identifican al estilo rústico vienen a ser: la madera, la piedra, el hierro y el ladrillo. Ojo, es cierto que no siempre deben estar todos presentes a la vez.

El equilibrio de los elementos

Para que un quincho quede bien acondicionado y acogedor, no es necesario caer en excesos en lo que respecta a objetos decorativos. No obstante, sí hay que mantener presente ciertos materiales para acentuar aún más el quincho y conseguir un ambiente rústico.

1. Madera

La madera es el material principal en la decoración de los quinchos, tanto en las estructuras como en los muebles. Por lo tanto, vale la pena introducir detalles en este material: desde vigas de madera, columnas finas, bancos y accesorios varios.

Para destacar el quincho, lo mejor es incorporar una mesa maciza de madera (con sus respectivos bancos). Eso sí, procura que estos muebles posean líneas irregulares, ya que parecerán más naturales a la vista.

Tronco de madera.

2. Ladrillo y piedra

Otros materiales, como la piedra o el ladrillo, son muy utilizados en la construcción de quinchos. No solo por su resistencia sino por su buen aspecto; y cabe destacar que se pueden incorporar de forma parcial o total en alguna de las paredes del quincho de tu hogar. También, si lo deseas, puedes aplicar una o dos paredes en ladrillo y las demás de simple hormigón.

En caso de que el quincho sea de piedra, es una buena idea integrar pequeños detalles en madera. Como pequeños bancos, sillas, alacenas o cuadros de madera con un acabado envejecido. Así, se mantendrá un buen equilibrio visual.

Quincho de ladrillo y piedra.
Quincho / pinterest.es

Las lámparas en la decoración

Por otro lado, los materiales de construcción no son los únicos que definen el estilo rústico. Los objetos también son los protagonistas al momento de decorar este espacio.

Por lo tanto, podrás colocar lámparas, cuadros, tejidos y mucho más. De esta manera, le aportarás más originalidad y consistencia a tu esquema decorativo.

Lámparas trifásicas con forma de farolillo metálico para una cocina de madera

Por lo general, en los quinchos con estilo rústico se introducen lámparas de materiales y acabados antiguos y avejentados. Por lo tanto un gran detalle para aplicar en estos espacios son las lámparas de hierro al estilo campana antigua.

Si la misma posee un acabado avejentado contribuirá aún más con este estilo. Por otro lado, las lámparas de techo fabricadas con ruedas de madera de carretas antiguas también quedarán muy bonitas en estos espacios.

Podrás aplicarle a las mismas pequeñas lamparillas modernas para equilibrar un poco el ambiente y no sobrecargar de apariencia rústica el quincho.

Como podrás ver, podrás aplicarle a tu casa y quincho el toque rústico que le hace falta. Ya sea introduciendo alguno de los materiales u objetos que te hemos mencionado. Recuerda que es fundamental generar cierto equilibrio en la composición total de tus espacios y no sobrecargar con el mismo material.

De lo contrario, te cansarás rápidamente y querrás renovar el espacio de nuevo. Por lo tanto,  incluye pequeños detalles, combina determinados materiales y equilibra tus espacios rústicos de la mejor manera posible.