El último grito en decoración: el shabby chic

El shabby chic se ha convertido en un estilo de moda. Además es súper fácil de llevar a cabo. ¿Quieres saber en qué consiste y por qué triunfa tanto? ¡Sigue leyendo!

El estilo shabby chic es una de las tendencias más fuertes en estos momentos en el mundo de la decoración de interiores. 

Con el auge del gusto por lo vintage, el shabby chic se ha visto favorecido. Cabe destacar que, aunque muchas personas aseguren que el shabby chic es un tipo de estilo vintage, existen claras diferencias entre ambos estilos. 

Por lo tanto, estamos ante estilos diferentes aunque con elementos en común.

Como veremos más adelante, el shabby chic ha triunfado sobre todo por su facilidad de llevarlo a cabo.  Ya que no requiere una gran inversión para lograr una casa de este estilo. 

En el artículo de hoy hablaremos en profundidad del shabby chic así como de los elementos que no te pueden faltar si quieres tener este estilo en tu casa.

¿Dónde surgió el shabby chic?

Como término, el shabby chic surgió en los años ochenta gracias a un diseñador británico que lo utilizó para definir un nuevo estilo decorativo que utilizaba muchas pinturas rugosas así como efectos de pintura sobre todo basados en el desgaste.

Como estilo, el shabby chic nació en el la región campestre de Gran Bretaña dónde las casas eran grandes y tenían sofás robustos y pinturas rugosas. 

El concepto de shabby chic está basado en el hecho de que algunos elementos como muebles o accesorios se vean desgastados, viejos y, por otro lado, que estos estén en conjunto con otros más modernos. 

Estilo shabby chic.

El estilo shabby chic se extendió no solo por toda Europa sino que también llegó hasta los Estados Unidos. Haciéndose muy popular en ciudades como Los Ángeles o San Francisco.

Además, el auge de este estilo hizo que las antigüedades se revalorizaran y elementos como encajes antiguos, muebles desgastados por el paso del tiempo o decoraciones florales aumentaran su valor.

Por otra parte, popularizó colores que antes no eran comunes en la decoración de interiores como los colores pastel.

¿En qué consiste?

Este estilo de decoración es muy fácil de entender pues su propio nombre indica lo que significa “desgastado y chic”.

El concepto es mezclar elementos que sean antiguos, o que por lo menos lo parezcan, con otros modernos. 

Llegados a este punto conviene realizar un matiz entre lo vintage y lo shabby chic.

La principal diferencia que existe entre ambos estilos es que el vintage abarca un número mayor de colores y de formas. Mientras que el shabby chic aboga por el uso de colores pastel y formas redondeadas. 

Debido a la diferente interpretación que ambos estilos hacen de los elementos desgastados o viejos, encontramos que el estilo vintage no es un estilo tan romántico y femenino como lo puede llegar a ser el shabby chic. 

En qué consiste el estilo shabby chic.

Los colores

Los colores que predominan en el estilo shabby chic son los colores pastel. Además, el blanco es su color principal. 

No obstante, podemos agregar otros colores. Sobre todo aquellos que aportan un aire clásico o elegante como por ejemplo el dorado. 

A priori parece que este color tan llamativo no puede combinar con colores pasteles, sin embargo si lo sabemos integrar quedará genial. 

Por ejemplo, puedes utilizar un espejo con marco victoriano en color dorado. En un mismo elemento tenemos una pieza antigua, como lo es un marco de estilo victoriano, y por otro lado el aspecto chic con el color dorado.

Los colores pastel también los podemos ver en las flores de los tejidos estampados, en papeles de pared o en las flores naturales que coloquemos en la casa. 

Teteras y platos de colores pastel.

Elementos que no te pueden faltar

Algunos de los elementos que no pueden faltar en el estilo shabby chic son los siguientes:

  • Muebles de forja, por ejemplo una cama o un aparador con detalles de forja quedará genial.
  • Muebles de madera, y si es de madera rústica mejor que mejor. Eso sí, ten en cuenta que debe parecer antiguo. Para ello utiliza diferentes técnicas de restauración para que tu mueble tenga un aspecto desgastado.
  • Vajilla. La vajilla también es importante en este estilo. Una vajilla retro es perfecta para completar este estilo. Principalmente se caracterizan por tener los bordes irregulares y redondeados.
  • Candelabros envejecidos. Este es otro de los elementos clave para una decoración shabby chic. También los espejos con marcos desgastados.
Aparador de estilo shabby chic.

Conclusión

El estilo shabby chic es un estilo que actualmente triunfa porque ofrece la facilidad de mezclar elementos antiguos con otros modernos o nuevos. Quizás sea esa la clave de su éxito.

Además de la facilidad para llevarlo a cabo ya que no requiere de un gran desembolso de dinero. Incluso nosotros mismos podemos restaurar algunos muebles y envejecer algunos elementos. 

Te puede gustar