Esculturas para decorar la casa: arte y originalidad

29 julio, 2018
Si lo que deseas es aportarle a tu hogar un gusto refinado y artístico, utiliza esculturas para decorar los distintos espacios de la casa.

Una de las artes plásticas de mayor reconocimiento histórico es la escultura. Siempre ha cumplido una función decorativa para viviendas, palacios, museos, salones… Por tanto, ¿por qué no utilizar esculturas para decorar la casa?

La finalidad de este género artístico es la de representar, a través de la materia, un concepto con significado; es decir, mostrar un elemento identificativo con cualidades que reflejen un mensaje.

Puede que surjan dudas sobre la colocación de las esculturas, en qué parte de la casa es más recomendable y que se adecúe mejor a la decoración del lugar.

A continuación comprenderemos las funciones propias de las esculturas dentro de un ámbito doméstico.

Función estética de la escultura

Una escultura puede ofrecer diferentes significados y concepciones estéticas. Dependiendo del estilo puede generar unas sensaciones u otras. 

No obstante, no interesa decorar con esculturas extravagantes que no gusten o generen tensión y mal ambiente; en realidad, debe ser un elemento que complemente a la decoración, que favorezca la armonía y la belleza.

– La belleza es el equilibrio absoluto-

Constantin Brancusi

Estéticamente realza mucho el espacio, lo engalana y transmite un carácter cultural, a modo de galería de museo; en otras palabras, transporta al espectador hacia el mundo del arte.

Se podría decir, por tanto, que a través de la decoración escultórica se convierte el espacio decorativo en arte. De todos modos, no interesa recargar con muchas esculturas; hay que escoger las más adecuadas.

Tipos de esculturas para decorar la casa

A la hora de elegir las esculturas, todo dependerá del tipo de decoración que haya en la casa o el estilo interiorista del espacio. Es muy importante seguir una misma línea decorativa.

¿Cuáles son las tipologías escultóricas más comunes que se pueden encontrar en los hogares?

  • Estilo clásico: normalmente suelen ser representaciones de figuras humanas y bustos, siguiendo la línea de los períodos clásicos (Grecia y Roma) y también del Renacimiento. Suelen ser de piedra (mármol, granito,…)
  • Contemporáneo: en este género existe más libertad en la temática y la técnica; por tanto, no hay un tipo de representación concreta, sino que varía según la pretensión del artista. Los materiales pueden ser variados.
  • Abstracto: estilo que refleja una libertad plena y un significado difícil de concebir. Genera incertidumbre, pero existen múltiples fórmulas de represensación muy interesantes.

Dentro de estos tipos hay que destacar que las temáticas pueden ser de diferentes maneras:

  • Humana
  • Animalística
  • Objetual
  • Abstracta (sin determinar)
escultura abstracta chimenea salón

Espacios donde situar las esculturas

Una escultura no cumple la misma función en un espacio transitado, en una sala de estar, en una entrada, en un dormitorio, etc. En cada lugar puede tener más o menos protagonismo y ofrecer mejor o peor el significado. Así, dependiendo de la zona donde se coloque, puede tener mejores garantías decorativas y reforzar el carácter y personalidad de la casa.

  • El salón: probablemente este sea el espacio donde se complemente con otros elementos decorativos y mobiliarios. Sin embargo, va a compartir protagonismo con el entorno que le envuelve.
  • Dormitorio: en este caso, se refuerza mucho la personalidad en este lugar; es decir, se muestra cómo es el inquilino y la temática de la escultura mostrará el gusto de este.
  • Pasillo: zona de tránsito, puede obtener cierto carácter de galería artística; de hecho, se pueden disponer focos que ilumine la escultura.
  • Entrada: nada más acceder a la casa, la persona se puede topar con una escultura que servirá de preámbulo decorativo de lo que habrá en el resto de las habitaciones.
  • Comedor: refuerza esta sala y la engalana para que los espectadores, además de comer, puedan disfrutar de forma tranquila de la escultura.

Es recomendable no disponer más de dos esculturas por sala; preferiblemente que haya una para que no se recargue en exceso el lugar. Además, en la casa es mejor que no se dispongan en todas las habitaciones, es mejor seleccionar.

– No es necesario recargar; en la sencillez se encuentra la esencia de la decoración-

Sensaciones percibidas

Los invitados que puedan entrar en una casa con esculturas van a comprender que el inquilino tiene un gusto exquisito por el arte. No importa el género escultórico, sino las sensaciones que se perciben.

En realidad, la escultura es un arte que estéticamente aporta mucho al lugar y combina bien con el resto de elementos decorativos. El carácter que ofrece una escultura representa el tratamiento refinado del propietario.

Te puede gustar