El estilo retro, inspirado en décadas del pasado

13 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Para generar un ambiente retro, debemos recurrir a los recursos decorativos que transporten nuestra mente hacia los ambientes del pasado.

El regreso de las tendencias decorativas de épocas anteriores está presente en la actualidad. Por ello, se hace imprescindible que abordemos el estilo retro, inspirado en décadas del pasado y en el que puede encontrarse cierto componente de nostalgia.

La recuperación de los modelos estéticos más antiguos nos permite volver a sentir lo que fueron períodos que han pasado ya a la historia. En este sentido, no nos estamos refiriendo a siglos anteriores, sino más bien al propio siglo XX.

A todos nos gusta recordar nuestra época de juventud y nos damos cuenta de los profundos cambios que se producen en la sociedad y, por consiguiente, en las modas. De esta manera, el mundo de interiorismo se orienta hacia nuevos rumbos; por este motivo, surgen otras formulaciones en las que se trata de recuperar el pasado.

El estilo retro: mobiliario típico de los años 60 y 70

Decorar con el estilo retro
Imagen: pinterest.es

Los tiempos del desarrollismo fueron prósperos y se presumía de abundancia económica para la sociedad española. Esto ha permitido que numerosas personas decidiesen amueblar la casa con recursos decorativos que estaban de moda. Por eso, surgen tendencias originales que podían adquirir todo tipo de familias.

Los salones solían tener estanterías y cómodas con líneas rectas y estructuras funcionales. Por ejemplo, el mueble del televisor se conformaba por una puerta que daba lugar a un espacio interior que servía para almacenaje, aunque también podía tener baldas a modo de estantería baja.

Por otro lado, también pueden encontrarse mesillas con patas delgadas y estilizadas, buscando mayor diafanidad y sin ocupar demasiado espacio. Además, el material que predominaba generalmente era la madera oscura.

– La sencillez y la funcionalidad empiezan a ganar fuerza en los años 60 y 70.-

Los colores en la decoración de la pared y los suelos

Papel pintado de rombos.
Papel pintado / kenayhome.com

Sin duda alguna, los colores que posean las paredes generarán un ambiente determinado. Décadas atrás nos hemos encontrado todo tipo de fórmulas decorativas para los muros, ya sea a través de papel pintado, vinilos o simplemente pintura aplicable en la superficie.

  • Evidentemente, la estética que ha predominado de forma generalizada ha sido el color liso en la superficie. Los colores neutros son los que han triunfado en la segunda mitad del siglo XX, principalmente por ser más cómodos de relacionar con otras tonalidades.
  • El papel pintado ser convierte en el punto fundamental para lograr una estética más atractiva. Las formas geométricas como las circunferencias, los rombos o los cuadrados, en distintos colores, han sido contenidos predominantes en los papeles pintados.
  • A su vez, el gotelé es una técnica que abunda en las paredes, sobre todo si se emplea el color blanco. Las viviendas solían tener este tipo de aplicaciones en los muros.
  • En cuanto a los suelos, nos encontramos una formulación completamente distinta. La azulejería es la que mayor relevancia ha ganado, utilizándose piezas cuadradas pero también hexagonales u octogonales, haciéndose combinaciones sugerentes y armoniosas.
  • Por supuesto, las alfombras han tenido algo de importancia en las casas. Solían utilizarse para proteger los suelos y situar justo encima los muebles. Sin embargo, hay que destacar que la azulejería es la que obtiene el protagonismo.

¿Y qué decir sobre el sofá?

Sofá chester en gris.
Sofá chester / kenayhome.com

En la segunda mitad del siglo XX, triunfan los sofás de líneas sencillas y básicas, pero también pueden encontrarse otros con formatos curvos y remates a modo de rocallas, muy próximo a estilos barrocos.

No obstante, los sofás chester de cuero predominaban en las viviendas, ofreciendo una estética distinguida y atrevida. Este tipo de sofá predominaba en los pisos de ciudad, ya que en las zonas rurales se buscaba un carácter más sencillo y básico.

Además, las butacas individuales gozaban de gran relevancia, algo que hoy en día se ha perdido. Eran esenciales para completar el rincón de lectura o, simplemente, para el descanso individual de cualquier miembro que deseara tener su propio espacio.

Otros elementos decorativos interesantes

Historia del tocadiscos.

La casa debe ser ornamentada a través de otros elementos que puedan denotar el estilo retro. Por tanto, es imprescindible que acudamos a un anticuario y adquiramos productos vintage: radios, televisores o relojes antiguos que muestren ese sentido estético.

Finalmente, podemos utilizar una pieza interesante que recuerda a épocas del pasado: el tocadiscos. Este aparato es, sin duda, un medio fundamental para reflejar ese gusto por las décadas que ya quedaron atrás.

Imagen principal: stijlvolstyling.com

  • Wilson, Judith: La casa vintage: tesoros con estilo para un hogar muy chic y actual, Océano Ámbar, 2009.