Hogar y oficina en un mismo espacio, ¿cómo amueblarlo?

Francisco · 22 noviembre, 2018
Si trabajas desde casa y tienes que tener un espacio para ello, debes acondicionarlo de manera que se amolde adecuadamente a la decoración del hogar.

Mucha gente trabaja y vive en un mismo lugar. Compartir la vida profesional y la personal en la vivienda cada vez está siendo más común, hay trabajos que se amoldan al estilo de vida de uno mismo. Por eso, si están el hogar y oficina en un mismo espacio, ¿cómo amueblarlo?

La combinación de ambos tipos de decoración es algo complejo. Bien es cierto que existe distinto mobiliario para cada uno, pero si están conviviendo los dos en un mismo sitio, es momento de darle un cambio y tratar de entablar un diálogo.

No quiere decir que haya que establecer una distinción rotunda entre ambas decoraciones; simplemente hay que tratar de conciliar y buscar un vínculo donde te sientas en tu propia casa pero con las condiciones apropiadas como para poder trabajar.

Oficina dentro del hogar, ¿dónde?

Si tu trabajo te obliga a tener una oficina en casa y no tienes posibilidad de hacer un despacho propio individualizado, conviene utilizar una habitación donde también se comparta espacio con lo personal.

El salón y el dormitorio son los principales lugares donde poder instalar una pequeña oficina o zona de trabajo. Otras habitaciones no son apropiadas y pueden no ser útiles para hacer una oficina, como puede ocurrir con la cocina.

– La decoración no está reñida con la funcionalidad.-

Oficina en casa.

Distribución en la habitación

El primer paso que hay que dar es la correcta distribución de espacios dentro de una habitación. En el caso de que se vaya a trabajar en el mismo lugar donde también se va a encontrar, por ejemplo, el salón, es necesario entablar diálogo entre los muebles.

Un dormitorio también puede convertirse en un cuarto de trabajo. No obstante, lo esencial es que se destine para el descanso personal, por eso es imprescindible que haya espacio suficiente para las dos funciones.

Por tanto, a la hora de disponer un lugar de trabajo es importante que haya disponibilidad y espacio amplio, la coherencia estética se la aportaremos con la decoración.

Oficina y salón en un mismo espacio

¿Cómo podríamos trabajar la decoración en una situación de este tipo? La combinación puede resultar algo compleja, pero lo principal es buscar la relación correcta y que no haya un contraste exagerado. ¿Qué haría falta para el espacio de trabajo?

  • En el caso de la parte de oficina, una mesa y una silla, además de los artículos de trabajo, son suficientes. Es importante que se sitúen próximos a la ventana de luz natural o en un rincón sin que se obstaculice el tránsito.
  • La iluminación de este ámbito será más directa, focalizando la luz hacia la mesa a través de un flexo.
  • Puede haber alguna estantería que sea útil para la función que se desempeña y que además decora.

Por otro lado, está el espacio personal, donde la decoración contiene lo apropiado para nuestro confort y descanso:

  1. Sofá y mesa delantera, todo orientado hacia la televisión.
  2. Estanterías y muebles que alberguen objetos decorativos.
  3. Para conseguir sintonía con el espacio de oficina, es importante que los muebles sean de un mismo material o color, así no se romperá la relación.
  4. Iluminación de lámparas, tanto de pie, de mesa como en el techo. Lo principal es crear una atmósfera diferente.
Oficina en el salón.

Oficina y dormitorio en un mismo cuarto

Lo primero de todo, y ya se ha dicho anteriormente, es importante que haya espacio suficiente como para albergar todo el mobiliario. En el caso de la parte de oficina será así:

  • Al igual que en el salón, debe colocarse el escritorio junto a una ventana o un rincón, con silla e iluminación directa y exclusiva hacia la mesa y tratando de no quitarle demasiado espacio a la habitación.
  • Búsqueda de simplicidad y sencillez, tanto por la decoración como por el mobiliario.

En cuanto a la parte personal, se compondría de la siguiente manera:

  • La mayor parte del espacio será para la cama, la cual debe obtener el protagonismo del lugar. Eso sí, interesa que esté en relación con el escritorio y la silla de trabajo, pero aquí se trabajará con los colores para la correcta relación.
  • Armario y otros muebles, como una mesilla de noche, también tendrán mayor prioridad.

En definitiva, hacer una correcta relación del mobiliario es simplemente tener estética como para combinar adecuadamente.