Imprescindibles para una decoración invernal

Mónica Heras Berigüete · 2 noviembre, 2018
Le damos la bienvenida al frío y preparamos nuestras casas para recibirlo con una decoración invernal cálida y acogedora. ¿Nos acompañas?

El frío ha llamado ya a la puerta y empieza a colarse con o sin invitación por cada rendija de nuestra casa. Hacemos el cambio de armario correspondiente pero también toca darle ese punto a nuestros hogares para lograr una decoración invernal.

Hacer pequeños cambios en la decoración con cada cambio de temporada, resulta muy inspirador y necesario. Por un lado, adaptamos nuestras necesidades al clima que rige en cada momento, y por otro, marcamos un ritmo a nuestro estilo de vida e incluso a la forma en la que nos sentimos, puesto que lo creas o no viene muy determinada por las estaciones.

Ahora toca hacer más vida casera, las tardes de mantita y sofá se adivinan acogedoras, los amigos vienen a visitarnos y necesitamos más espacios que se presten para la introspección, la lectura y actividades tranquilas y reconfortantes.

Por eso, vamos a darte las claves para que conviertas tu casa en un paraíso de calidez en un abrir y cerrar de ojos. Verás que añadiendo algunos toques por aquí y por allá, lograrás una decoración invernal digna de revista.

8 claves para abrirle la puerta al invierno

1. Con madera

Sin lugar a dudas la madera es uno de los materiales que más calidez aporta a cualquier espacio, y lo mejor es que es súper versátil y que se puede combinar tanto con piezas más clásicas, como modernas. Esta temporada piden a gritos marcar su personalidad con texturas, por lo que la madera decapada o envejecida son los must.

Mesilla y cabecero de madera.

2. Mantitas para el frío

Como decíamos, las tardes de sofá y peli son todo un clásico de la temporada invernal, por lo que las mantas y plaids deben acompañar nuestros salones. Pero, ¡cuidado! no se trata de dejarlas hechas un lío encima del sillón, ni siquiera dobladas, la propuesta consiste en integrarlas al resto del ambiente. ¿Cómo? Con colores que combinen, dibujos de flores, cuadros y texturas apetecibles. Además, te damos un punto extra si las colocas en grandes cestos de mimbre o cajas de madera pintadas.

3. Un juego de texturas

Sin lugar a dudas es una de las temporadas en las que más podemos jugar con los tejidos de la ropa de casa. Despedimos al algodón y al lino, dándole la bienvenida a la lana y el punto. El cashmere o las mantas hechas a partir de un punto XXL están arrasando. Son perfectas para colocarlas sobre los pies de la cama a modo decorativo. Encima si lo haces tú, mejor que mejor ya que el punto tiene un montón de beneficios para tu salud emocional.

4. Alfombras de pelo largo

También ha llegado el momento de vestir nuestros suelos y este año nos invitan a hacerlo con alfombras de pelo largo y grueso. Una alternativa chic consiste en dejar una alfombra de color neutro y de pelo corto debajo y superponer otra más gruesa encima, dejando ver la primera como una especie de marco.

Tipos de alfombras.

5. Un colorido muy forestal

La paleta de colores también se transforma y nos lleva directamente al bosque con su amplia gama de luces y sombras: los ocres, los tonos tierra en general, el verde musgo, el naranja, son los protagonistas indiscutibles para darle a nuestras casas ese punto de calidez que acompaña al invierno. Puedes añadir estos tonos de forma muy fácil, cambiando los cojines o la ropa de cama y las alfombras. ¡Verás qué efecto!

6. Estampados naturales

La gran musa siempre será la naturaleza, quien además de influir en nuestro bienestar, nos ofrece colores, texturas y formas dignos de ser copiados en todo tipo de soportes. Los reyes del invierno serán los helechos y sus reconocibles hojas largas y delicadas y los verás en cuadros, prints y al natural. Las flores en tonos ocre o granate, los pinos e incluso animales como los ciervos, también invadirán la decoración invernal.

Colores invernales.

7. Adornos DIY

Si puedes, hazlo tú mismo. Es una temporada perfecta para valernos de hojas y frutos que nos da la naturaleza y hacer con ellos centros de mesa preciosos y llamativos. Utiliza nueces, castañas, pequeñas calabazas, hojas de olivo, piñas… Todos ellos duran un montón y además, nos aportan un olor a bosque que te va a enamorar.

8. Iluminación suave

La calidez y la iluminación van de la mano y si quieres lograr un ambiente acogedor, echa mano de las velas en todas su formas. También utiliza pequeñas lámparas de sobremesa para conseguir una atmósfera más íntima y candelabros para las ocasiones especiales.

Con estos pequeños cambios, tu casa le dará la bienvenida a la decoración invernal y se transformará en un hogar cálido y acogedor de una forma fácil y vistosa.