La domótica más moderna

23 febrero, 2018
La tecnología ha avanzado tanto que hoy en día podemos controlar prácticamente cualquier elemento de nuestra casa desde nuestro móvil o tablet, dándonos mucha más seguridad.

Al hablar sobre la domótica más moderna debemos, en primer lugar, explicar a qué nos referimos cuando usamos este término.

La domótica es el conjunto de técnicas orientadas a automatizar las viviendas. Esto se ve, por ejemplo, al integrar la tecnología en los sistemas de seguridad, gestión energética, bienestar o también en las comunicaciones.

Es un campo que se debe adaptar a los cambios que sufre la sociedad. De esta manera, podrá responder a las necesidades, a las demandas de la población.

Es muy importante el hecho de que estas soluciones pueden ser aplicadas en todo tipo de viviendas, sin importar el tamaño, la zona…por lo que se dirige a un sector muy amplio de la población. Además, se puede adaptar a cualquier habitación de la casa.

Todo esto es demandado en una búsqueda (cada vez mayor) de confort y de una mejor gestión de la energía.

Si nos paramos a ver los ejemplos de domótica de nuestro entorno, podemos imaginar cómo será el futuro de nuestros hogares y, por tanto, de nuestra sociedad.

Se empezó con pequeñas cosas, sin embargo, actualmente realmente podemos controlar la casa desde un navegador web.

Áreas donde se puede aplicar la domótica más moderna

Desde su origen, podemos encontrar aparatos destinados a programar la calefacción, regular la iluminación, conectar las alarmas…

Podemos hablar de cuatro áreas de aplicación.

  • Área de seguridad, por ejemplo para controlar a personas mayores, discapacitadas o enfermas. También podemos activar funciones de situación de presencia cuando realmente no estamos en casa.
  • Área de confortabilidad, ya se puede conseguir el control absoluto de las instalaciones eléctricas. Las distintas funciones programadas se activan y desactivan a través de elementos de control o incluso por teléfono.
  • Área de gestión de la energía, para conseguir el máximo ahorro tanto económico como energético. En este caso, por ejemplo, se ve una adaptación que depende de si es de día o de noche y de la estación del año.
  • Área de comunicaciones, permitiéndonos poder regular la calefacción, bajar las persianas… antes de llegar a casa, por ejemplo cuando estamos saliendo de clase o del trabajo o cuando vamos en coche.
Puerta con domótica incorporada

Además, no hay que olvidar que, en general, es muy sencillo y rápido el modo de reprogramar todas las funciones.

Algunos de los ejemplos de la domótica más moderna

Estrechamente relacionados con las áreas nombradas en el apartado anterior, podemos encontrar algunas de las aplicaciones de la domótica en nuestros hogares. Podemos encontrar su aplicación en los siguientes sistemas y productos.

  • Aire acondicionado, ahora podemos automatizar hasta los ventiladores más sencillos.
  • Calefacción, regulada según las predicciones del tiempo. Asimismo, podemos regular el consumo de combustible. Aunque pueda sonar ridículo, también podemos recibir consejos sobre qué ropa llevar en función de la temperatura de ese día.
  • Iluminación, por ejemplo en el jardín o en los pasillos, con luces activadas de forma automática cuando alguien va por el pasillo por la noche a por un vaso de agua o para ir al baño. Dependiendo de cuánta luminosidad u oscuridad tengamos, las luces se adecuarán a ello, brillando con más o menos intensidad, a veces de forma gradual.
  • Electrodomésticos, hasta los más sencillos. Podemos equipar nuestra nevera de una cámara, para poder ver a través de nuestro móvil qué es lo que nos hace falta comprar.
Frigorífico con domótica incorporada

Ahora los hornos se encienden solos, hay aplicaciones con las que podemos dosificar la cantidad de detergente de nuestras lavadoras, podemos programar el lavavajillas desde fuera de casa…

  • Sistemas de alarmas, pudiendo ver si la casa está vacía en nuestras ausencias, si hay algún tipo de movimiento en el camino de entrada a la casa, comprobar si hemos dejado la puerta del garaje bien cerrada…
  • Equipos eléctricos, ahora podemos subir y bajar las persianas de forma totalmente automática o regular el riego de nuestro jardín.
  • Además, se han llegado a alcanzar necesidades lúdicas, las de entretenimiento.

A modo de reflexión

Ahora podemos llamar a nuestros familiares en casa con avisos de voz o con el sonido de un timbre. Tu propio ordenador puede despertarte de manera amable cada mañana.

Aunque estos ejemplos pertenecen a la domótica más moderna, claramente es un campo que presenta una imparable evolución. Esto debería hacer que nos planteemos hasta qué punto vamos a llegar  y cuánto de todo esto es realmente necesario. Hemos llegado a un punto en el que hasta las máquinas de palomitas de maíz están totalmente automatizadas.

Te puede gustar