La importancia de tener espacios diáfanos en casa

27 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
La decoración del hogar no debe saturar los espacios. Debe existir amplitud y luminosidad, solo así se podrá disfrutar plenamente de nuestra casa.

Además del mobiliario y la decoración, debemos entender la importancia de tener espacios diáfanos en casa. De esta manera, puede conseguirse un clima agradable, amplio y oxigenado. El bienestar debe ser el principal eje sobre el que giren nuestras vidas.

La tensión que en ocasiones generamos en casa, rellenándola con todo tipo de elementos, no favorece a la armonía interna. Cualquier artículo de decoración que dispongamos en una habitación debe estar correctamente situado, para que, así, tenga un sentido.

El diseño de interiores es un proceso artístico que se caracteriza por el diálogo entre el espacio y la decoración. Cuando este binomio se rompe, entonces se produce una falta de concordancia y relación entre los distintos contenidos del lugar.

¿Qué es el concepto de diafanidad?

Cómo decorar una casa pequeña.

Una manera de definir el concepto de diafanidad es mediante la espacialidad que se logra a través de la correcta colocación de los muebles y la penetración de luz que consigue clarificar el interior. De este modo, se pueden percibir buenas sensaciones.

Es importante saber que cualquier habitación puede tener ciertos márgenes de diafanidad; es decir, unas pueden tener más luz natural y grandes dimensiones, y otras, pueden ser más reducidas y tener menos luz. De todos modos, en ambos tipos encontramos este concepto.

Siempre que vayamos a decorar un lugar, debemos tener presente la idea de amplitud. Es la mejor manera de que podamos proporcionar una buena atmósfera en la que esté correctamente oxigenado el espacio.

Si tu casa tiene exceso de decoración, trata de buscar espacialidad y confort.

Consejos para conseguir espacios diáfanos

Concepto de diafanidad en casas.

Tu propia intuición debe guiarte hacia un tipo de decoración que no genere problemas en el interior del hogar. Puede resultar sencillo, pero en el fondo, hay que estudiar bien cada movimiento que se hace:

  • Juega con los límites de la habitación; es decir, trata de disponer los muebles junto a las paredes, buscando completar espacios que no supongan un trastorno.
  • Intenta que haya espacio en la zona central con el que se permita el tránsito de personas. No hay que entorpecer el paso ni colocar muebles que puedan ser un problema cada vez que entres en el cuarto.
  • No utilices una decoración de tamaños demasiados dispares, puede romper la armonía del conjunto. Recuerda que interesa que exista diálogo y concordancia. El vínculo entre los muebles y los objetos debe ser algo fundamental.
  • Si siempre que entres en la habitación, sientes que estás en un lugar oxigenado donde se puede respirar confort y bienestar, entonces has conseguido el objetivo.

Deshazte de lo que ya no uses

Espacio amplio en casa.

Un problema que tenemos normalmente es la acumulación de todo tipo de cosas en casa: ropa, utensilios, objetos, etc. No conviene hacer de nuestro hogar un trastero de almacenaje. Por eso, ten presente los siguientes consejos:

  • Analiza qué es lo que menos utilizas y qué necesitas realmente, ya que muchas veces creemos que todo puede emplearse en un futuro y utilizamos la expresión «por si acaso…», pero, en realidad, no llega a utilizarse.
  • Recicla aquellos objetos o elementos que creas que pueden tener una segunda vida, incluso algunos pueden servir para la decoración. Siempre hay una alternativa para todo, solo es cuestión de buscarla.
  • En caso de que no se le vea ninguna utilidad a nada de esto, es mejor deshacerse de ello. De esta manera, conseguirás más espacio y que las habitaciones sean más amplias, ofreciendo mayores posibilidades para la decoración.

Nuestra casa debe tener espacio suficiente para sentirnos a gusto.

La luz, un componente indispensable

Luz natural en espacios diáfanos.

Una vivienda sin luz natural no es saludable. Utilizar continuamente luz de tipo artificial puede generar problemas en la vista y en las emociones. Nos encontramos ante una situación en la que hacen falta ventanales que permitan la entrada de iluminación de la calle.

Sin embargo, cuando colocamos mucho mobiliario u objetos que entorpecen la visión interna, se corta mucha luz y no es positivo. Es necesario que el espacio sea diáfano y que haya amplitud como para conseguir una buena atmósfera.

Nuestra mente necesita sentirse tranquila en una casa donde haya espacio y buena luz. De nada sirve tener mucha decoración si en realidad no tenemos espacio como para disfrutarlo. Por tanto, es importante que todas la habitaciones sean diáfanas.

AA.VV.: Aspectos técnicos de la decoración, Vértice, 2013.