La Unité de Le Corbusier, hito de la vivienda colectiva

22 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
Los edificios de Le Corbusier han influenciado de manera decidida la arquitectura moderna, y la Unidad Habitacional marcó un antes y un después en la vivienda colectiva.

La arquitectura de Le Corbusier marcó una época en la modernidad, y la Unité de Marsella siempre será un hito de la vivienda colectiva. La Unidad Habitacional de Marsella (Unité d’ Habitation), es el primer encargo que Le Corbusier recibe del gobierno francés.

Inmediatamente se convierte en un referente para los arquitectos de su época, considerado actualmente un icono de la arquitectura. Le Corbusier aplica los principios y sistemas de la vivienda colectiva moderna.

Este sistema de viviendas colectivas que aplicaba Le Corbusier se oponía a la desurbanización o la «manía de las casas unifamiliares», en sus propias palabras.

La Unidad Habitacional de Marsella es la primera y más importante de una serie de unidades habitacionales proyectadas en diversas ciudades. Esta es una de las obras que lleva a Le Corbusier a convertirse en uno de los máximos referentes de la arquitectura moderna.

La Villa Radieuse, que data de 1907, es uno de los proyectos que influencian a la Unité de Marsella. Le Corbusier se inspira en la visita que realiza a la Cartuja de Erna, donde recorre las celdas de los monjes que se agrupaban en torno al claustro común.

El proyecto de la Unité se culmina en 1952, y es el primero de una nueva serie de proyectos de vivienda de Le Corbusier. Esta nueva serie se centró en la vida colectiva y comunal para todos sus habitantes.

Estos edificios de vivienda colectiva tenían que ser un lugar para vivir, jugar y hacer las compras.  A este tipo de edificios, Le Corbusier los llamó ‘Ciudad jardín vertical’.

Concepción del proyecto

Unidad habitacional.
Unidad habitacional / tiovivocreativo.com

La idea de este proyecto constituía una innovación al integrar un sistema de bienes y servicios autónomos que eran el soporte del edificio. Con este sistema de bienes y servicios se cubrían las necesidades de los residentes, garantizando su autonomía respecto al exterior.

Este sistema de autonomía aplicado por Le Corbusier era la respuesta a la preocupación por el surgimiento de nuevos fenómenos urbanos. El proyecto está pensado para albergar a las víctimas de los barrios destruidos durante la Segunda Guerra Mundial.

La Unité de Marsella será la primera gran obra en la cual Le Corbusier podrá poner en práctica las teorías de la arquitectura moderna. Estas teorías impulsaban principalmente las cuestionas acerca de la proporción y escala, las cuales darán origen al Modulor.

La Unité de Le Corbusier, hito de la vivienda colectiva: la ciudad vertical

Edificio de Le Corbusier en Marsella.
Edificio Le Corbusier / vivendasocial.wordpress.com

El proyecto se caracteriza por generar espacios colectivos diversos. Para complementar las zonas de vivienda, se tiene un sector de comercio a mitad del bloque, ocupando dos pisos. Este sector comercial contaba con una sala, un restaurante, un hotel, oficinas, tiendas, una lavandería y otros servicios de provisión.

En la azotea del edificio encontramos la terraza, en la cual se desarrollaba un espacio público con equipamientos comunitarios diversos. Los equipamientos consistían en una pista de atletismo, un gimnasio cubierto, un club, una enfermería, una guardería y salas de estar.

Le Corbusier proyecta la terraza superior para que sea uno de los espacios de mayor vitalidad de la Unité. Formalmente destaca dentro del conjunto, y su antepecho opaco y macizo oculta todo el contexto inmediato.

El paisaje circundante es también protagonista del proyecto, los vanos dirigen la vista hacia las montañas o hacia el Mediterráneo. Le Corbusier muestra una fuerte preocupación por la unión entre arquitectura y paisaje. En la Unité no se está en un edificio, sino inmerso en la naturaleza.

La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad.

-Le Corbusier-

Comunidad y vivienda

Planos apartamento Unidad Habitacional.
Planos / building.co.uk

El edificio consta de 337 apartamentos repartidos en 18 plantas. Estos apartamentos se encuentran yuxtapuestos horizontal y verticalmente, teniendo 23 tipologías distintas. Estos tipos de vivienda iban desde apartamentos de solteros hasta viviendas para familias con ocho hijos.

En cuanto a los espacios, estos son complejos en la Unité de Marsella, debido a que Le Corbusier trabaja un juego de piezas en tres dimensiones. Estas piezas se van entrecruzando unas con otras, formando el edificio de esta manera.

Cada apartamento constituye un módulo espacial en tres dimensiones, encajando perfectamente con otro apartamento o módulo espacial. Pero eso no necesariamente quiere decir que la distribución de los apartamentos fuese igual. Cada apartamento, a pesar de ser módulos espaciales parecidos, tenía su propia distribución arquitectónica.

A pesar de ser distintas tipologías de vivienda, todas se basan en una vivienda de dos plantas con sección en forma de L. Con esta sección, las viviendas encajan con otra L opuesta, generando un pasillo de acceso en la planta intermedia.

La Unité de Le Corbusier, hito de la vivienda colectiva: materiales

Materiales de la Unidad Habitacional.
Materiales / bbc.com

La propuesta de Le Corbusier era optimizar el proceso constructivo a través de seriar los materiales y técnicas constructivas. Esto es debido a que, para Le Corbusier, la vivienda debería producirse en serie.

Los materiales principales en la Unité son: el hormigón, el vidrio, la madera, el acero y el yeso laminado. En este proyecto podemos encontrar el hormigón en dos formas. Los elementos estructurales se construyen con hormigón in situ. En estos elementos estructurales, que se encuentran ocultos, se asegura la funcionalidad antes que la estética.

Los elementos que se encuentran vistos están tratados de manera específica, cuidando su construcción para obtener un resultado óptimo. Al ser una estructura de hormigón visto, predominaba el tono gris, por lo cual se aplica color en algunos puntos.

Se utiliza el hormigón prefabricado para los acabados en las fachadas y los brise soleils. Estos elementos eran colocados al mismo tiempo que la estructura, para que queden atados a esta durante el hormigonado.

En las células de habitación se utilizan materiales innovadores. Para los muros se utilizan planchas de yeso laminado sobre montantes de madera, técnica novedosa en los años cincuenta.

La Unité d’Habitation de Marsella, proyectada por Le Corbusier, es un hito de la vivienda colectiva. Además, es uno de los proyectos más importantes de la arquitectura moderna por ser una respuesta arquitectónica en un edificio residencial.

Es tal su importancia, que es considerado como uno de los mejores ejemplos de vivienda pública a nivel mundial. Sin lugar a dudas, este edificio de Le Corbusier es uno de los más importantes e inspiradores del arquitecto suizo.