Las casas de piedra

Sofía Sangrador · 3 mayo, 2018
¿Te gustaría una casa de piedra? Recuerda que es un material resistente que destaca por su versatilidad, conviertiéndose en una apuesta segura.

En el siguiente artículo nos centraremos en las casas de piedra, muchas veces relacionadas con lo rústico, con casas en paisajes naturales. En general, estas casas de campo tienen tanto patios como porches y terrazas, donde también vemos la piedra.

Al hablar de esta materia prima, es importante conocer todas sus variantes existentes, de las que hablaremos más adelante. Así, te será más sencillo decantarte por una u otra opción con total seguridad.

Por otra parte, no olvides que no tienes por qué ceñirte solo a la piedra, sino que puedes combinarla con otros materiales, como maderas o metales. También puedes colocar la piedra solo a algunas partes de la casa, como fachadas, chimeneas o paredes sueltas.

Además, no se puede negar que los acabados resultan bastante atractivos. Existen múltiples posibilidades en cuanto a color, disposición, tamaño… lo que produce resultados muy diferentes y originales, resaltados por otros agentes, como una correcta iluminación.

Suele tener mucha influencia la piedra propia de cada zona, lo que condicionará las diferentes tipologías. De esta manera, vemos distintos tipos de casa en función de la región en que nos encontramos. Un ejemplo de ello es la piedra de Villamayor en la ciudad de Salamanca.

Asimismo, siempre puedes tener en cuenta la opción de las casas prefabricadas, en este caso de piedra.

Piedra de Villamayor.

Principales tipos de piedra

A continuación, te dejamos algunos de los ejemplos más vistos en la construcción con piedra, junto a sus principales usos.

Piedras metamórficas

  • Pizarra: se utiliza básicamente en suelos, paredes, recubrimientos e impermeabilización de las cubiertas de los edificios.
  • Mármol: destaca en esculturas para decorar, escaleras interiores, repisas o fachadas.
  • Cuarcita: tanto en recubrimientos como en mampostería y ornamentación. También en senderos o caminos, en este caso de acceso a las casas o a sus jardines.

Piedras sedimentarias

  • Caliza: principalmente, se usa como material para la fabricación del cemento. También es posible verla en la construcción de muros.

Piedras igneas

  • Diorita: en encimeras de cocina, también como adoquín y azulejo. En general, destaca por ser un material base en la construcción de edificios, carreteras…
  • Granito: muy similar a la diorita, a veces se presentan juntos. Es normal ver su uso en fachadas, encimeras de cocina o en baños, escaleras y espacios decorativos interiores.
Encimera de granito.

Ventajas de las casas de piedra

A continuación, pasaremos a explicar las principales ventajas que aporta el uso de la piedra.

  • En primer lugar, las construcciones en piedra aportan sensación de seguridad, de firmeza y resistencia. 
  • Normalmente, aguantan muy bien las inclemencias del tiempo, sin presentar grandes daños después. Esto es muy importante, sobre todo en aquellas zonas más expuestas a lluvias, nieve… Por eso, muchas veces las fachadas exteriores son de piedra, independientemente del material escogido para el resto de la casa.
  • Además, la piedra es muy buen aislante, tanto acústico como térmico. Obviamente, este aislamiento puede (y debe) verse potenciado por el material que escojamos para puertas y ventanas.
  • Por otro lado, destaca la larga vida útil de este material que además, requiere escaso mantenimiento. Se podría decir que su durabilidad es uno de los aspectos que más facilitan y promueven su uso.
  • No hay que olvidar que es posible construir con piedra con presupuestos bastante bajos, aligerando así los costes de la obra.
Fachada de una casa de piedra.

Algunos revestimientos de piedra

Obviamente, no es necesario construir la casa usando solamente la piedra: como dijimos al comienzo del artículo, podemos combinar su uso con maderas o metales.

Por otro lado, siempre podemos colocarla solamente en algunas zonas o espacios. En relación con esto, la piedra tendrá que ser colocada  de una manera muy concreta. Esto se puede hacer independientemente de que el espacio se encuentre en el exterior o interior de la casa, con formas más o menos regulares o irregulares.

En muchas ocasiones se puede colocar en la zona cercana a la chimenea. Como hemos visto en otros casos, siempre resulta estético crear algunos contrastes entre materiales o colores.

Chimenea de piedra.

Recuerda que, aunque en un primer momento las construcciones en piedra nos recuerden a lo rústico, poco a poco se ha ido utilizando en otros ámbitos alejados de lo rural.

Por otro lado, destacan los jardines interiores, muchas veces verticales para así ahorrar espacio. Entonces, por ejemplo, puedes combinar la piedra con la vegetación.

En algunos casos, lo que vemos son paredes con piedra vista, al igual que sucede con las de ladrillo. Como vemos, las casas de piedra se prestan a múltiples modalidades.

Conclusión

Como ves, optando por la piedra encontrarás múltiples combinaciones y resultados posibles, acentuados por esa sensación de solidez y firmeza que acompaña a este tipo de construcciones.