Lo que no debes hacer en una mudanza

Arantza Martín · 27 marzo, 2019
Sabemos que hacer una mudanza es algo que no suele gustar a nadie. Pero para que se te haga más amena, debes seguir una serie de consejos que vamos a proporcionarte.

Hacer la mudanza no es una tarea sencilla, además de ser una práctica en la que se necesita invertir mucho tiempo, tanto para organizar como para trasladar y volver a colocar en el nuevo espacio.

Para que esta tarea sea lo menos complicada posible, a continuación te dejamos una serie de cosas que no debes hacer en una mudanza para que todo sea más sencillo. Cuando termines agradecerás el haber seguido estas pautas.

1. No tener un control sobre todo lo que te quieres llevar

Consejos para realizar una mudanza.

Aunque a priori pueda parecer una tarea que te lleve mucho tiempo, y no sea del todo necesaria, debes realizar un listado con todo lo que te quieres llevar, porque cuando comiences a organizar cajas y a guardar enseres lo agradecerás.

Esta tarea también implicará hacer una investigación a fondo de todo lo que tienes en casa, sobre todo en casas grandes, en muchas ocasiones no somos conscientes de los objetos que tenemos.

Deberás también comenzar a seleccionar entre las cosas que te quieres llevar y las cosas que quieres eliminar.

2. No notificar a las compañías tu traslado

Contrato con compañías de luz.

En muchas ocasiones, todas las tareas que surgen a raíz de una mudanza te hacen olvidar uno de los aspectos más importantes, como es el notificar a las compañías del agua, del gas, la luz o, incluso, del seguro si cuentas con uno, el traslado.

En este momento deberás elegir también si notificas el traslado dándoles los datos de la nueva dirección o, por el contrario, rescindes el contrato para realizar un cambio de compañía por diferentes motivos.

3. No asignar nombres a las cajas, lo que no debes hacer en una mudanza

Cajas de mudanza con nombre.

Antes de comenzar con el traslado de cajas, asegúrate de que cada caja lleva asignado un nombre, porque una vez realizada la mudanza la búsqueda concreta de un objeto puede ser un problema si no se ha hecho previamente una buena organización e inventario.

Te aconsejamos que utilices dos asignaciones distintas:

  • Una asignación numérica: caja uno, caja dos, caja tres.
  • Una asignación por el contenido: ropa, libros, vajilla.

De esta manera tendrás todo organizado de una manera fácil y sencilla.

4. Hacerlo solo

Caos para hacer la mudanza.

Aunque vivas solo en la casa, no debes realizar la mudanza en solitario, pues se trata de una tarea costosa que de esta manera te llevará el doble de tiempo.

Por ello, debes contar con amigos o familiares que te ayuden a embalar cosas de gran peso, a trasladarlas de forma segura, y a desmontarlas en el nuevo espacio de forma sencilla.

Si esta opción no puede ser posible, existen empresas que se encargan de las mudanzas, pero en este caso, te aconsejamos escoger una empresa lo más profesional posible por el valor de tus pertenencias.

5. No limpiar el nuevo espacio antes del traslado

Obsesión por limpiar.

Una de las cosas que no debes hacer en una mudanza es colocar los muebles y todas las demás pertenencias sin haber limpiado el nuevo espacio.

Sabemos que durante la mudanza y colocación de las cosas en la nueva casa o espacio todo se ensuciará, pero te aconsejamos hacer una limpieza general antes de colocar muebles y enseres para que la limpieza, una vez terminada la mudanza, sea más sencilla y menos costosa, ya que los muebles ya estarán colocados en un lugar limpio.

De la misma manera, otra de las cosas que no debes hacer en una mudanza es dejar el espacio que abandonas sin limpiar.

6. Dejar todo para última hora, lo que no debes hacer en una mudanza

Cajas de una mudanza.

Organizar toda una mudanza en el último momento puede ser perjudicial y provocarte episodios de estrés. Te verás abrumado por las innumerables cajas que deberás organizar y todo lo que deberás guardar en ellas.

Sabemos que, en ocasiones, por falta de tiempo es complicado organizarla con anterioridad, pero intenta comenzar a organizar lo más pronto posible, para que cuando llegue el momento solo necesites embalar lo necesario de última hora.