Los objetos de barro en la decoración

Este artículo fue redactado y avalado por Francisco J.
· 6 febrero, 2019
Si quieres darle a tu casa un toque rústico y original, los productos hechos en barro pueden darle un toque estético más folklórico y tradicionalista.

Los objetos de barro tienen mucho que aportar dentro de la decoración. Tienen muchas formas y, la gran mayoría de las veces, cumplen una función a la vez que sirven como adorno. 

Y es que, sin duda alguna, el barro ha sido uno de esos materiales que más se ha utilizado por el ser humano a lo largo de la historia. Se trata de un elemento típico de muchas civilizaciones que no falta tanto en museos como en tiendas de souvenir.

En vista de que durante mucho tiempo formaron parte de entornos rurales, los objetos de barro están muy relacionados a los estilos rústicos, campestres y afines. 

Sin embargo, hoy en día no están destinados solamente al campo. Se han incorporado a muchísimos estilos, desde el minimalismo, el wabi-sabi hasta el japandi.

La sencillez de su aspecto ayuda a conseguir una decoración cálida y acogedora. Por ende, si deseas maximizar la sensación de hogar en tu vivienda, no dudes en incorporarlos en algunos rincones.

Objetos de barro: un precioso recurso rústico

Objetos de barro artesanal.

Sin duda alguna, el barro está unido al estilo rústico; nos recuerda a un mundo campestre donde prima el trabajo manual, teniendo en cuenta que el propio barro es un producto natural.

Su plasticidad ha permitido que pueda ser trabajado de distintas maneras. Es maleable y pueden hacerse todo tipo de formas. Una vez que se seca, se endurece y queda muy resistente; de hecho, puede ser pintado para embellecerse más aún.

Cualquier forma que se te ocurra puede hacerse. La estética que ofrece es muy natural, apacible y vinculada al campo, como si hubiese brotado de la propia tierra.

El barro tiene una clara relación con el arte y el folclore de los pueblos.

Los objetos de barro más empleados

1. Ollas de barro

Los objetos de barro en la decoración.

Antiguamente las ollas de barro se empleaban para hacer la comida en el fuego. Este material es muy resistente a las altas temperaturas y permitía hacer preparaciones realmente exquisitas. Sin embargo, estas ollas pueden cumplir también una función decorativa:

  • Lo primero que van a ofrecer es un recuerdo de su primigenia función: el cocinado. No obstante, se cambia el sentido y comienza a tener una estética decorativa.
  • Puede tener hendiduras externas que forman dibujos, líneas o formas geométricas. 
  • También se le puede dar una estética antigua a través del craquelado de la pintura o mediante el desgaste del barro, con partes más erosionadas que denotan un antiguo uso.

2. Cuencos y ceniceros

Los objetos de barro en la decoración.

Por supuesto, dentro de los objetos de barro no podían faltar los cuencos y ceniceros que tanta difusión han tenido a lo largo del siglo XX. Sin duda, cumplen una función decorativa, pero también funcional.

  • Los cuencos pueden ser decorados con pintura y hendiduras. Interesa que quede visto el propio color del barro y no sea ocultado. Inlcuso puede pintarse a modo de cerámica vidriada.
  • Los ceniceros tienen una función semejante a los cuencos. Son muy comunes por lo prácticos que son y han sido un recurso muy típico en las casas, pudiendo estar en el salón o la cocina.

Los objetos de barro más típicos son aquellos que tienen forma circular.

3. Tazas y vasos

Taza de barro.

Si quieres aportarle originalidad a la cocina y sorprender a tus invitados con una vajilla diferente a lo que normalmente se tiene en las casas, las tazas y los vasos hechos con barro pueden llegar a ser realmente interesantes:

  • Las tazas pueden ser muy sencillas, con un simple mango y manteniendo el color propio del barro. Muchas veces la propia sencillez de estos productos puede aportar un sentido decorativo superior.
  • En cuanto a los vasos, puede tener un aporte estético semejante al de la tazas. Eso sí, también puede ser decorados con pinturas o simplemente la base del baso con un color; no obstante, interesa que se vea parte del barro del recipiente.

4. Macetas y recipientes para la jardinería

Los objetos de barro en la decoración.

A la hora de darles un lugar a las plantas de interior, los objetos de barro son una excelente opción puesto que no se deterioran con la humedad y, por lo general, tienen una gran capacidad; aunque todo depende, claro está, del tipo de recipiente.

Cualquier tipo de planta puede situarse dentro de una maceta, jarrón, cuenco o recipiente de barro. Eso sí, ten en cuenta que la base tenga algunos agujeros para que pueda salir el agua sobrante y la planta no se pudra.

No hay que olvidar los objetos de barro siempre pueden decorarse al gusto. Con pintura o bien, con incrustaciones de otros adornos y crear motivos completamente personalizados.

Vega Torres, Daniel  Roberto: El campo artesanal, Tunja, Fundación Universitaria Juan de Castellanos, 2013.