Preparar la casa antes de ponerla a la venta

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
· 7 mayo, 2019
Poner nuestra casa en venta puede ser todo un reto. Por eso, te mostramos varios consejos para preparar la casa antes de ponerla a la venta.

Poner una casa a la venta puede ser una tarea muy dura y engorrosa. Incluso, puede conllevar varios meses. Sin embargo, con unos pocos cambios podrás hacer esta labor mucho más rápida. Para ello, te mostramos cómo preparar la casa antes de ponerla a la venta.

Para conseguir el éxito en la venta ha de cuidarse hasta el más mínimo detalle para conseguir una buena impresión. Por ello, cada elemento de la vivienda puede convertirse en un recurso esencial. La mejor forma de conseguirlo es a través de la decoración.

Tener la decoración perfecta no solo nos ayuda a crear ambientes llenos de confort y comodidad, sino que, además, está la sensación de recogimiento que se transmite a los demás. Por este motivo, un buen estilo decorativo puede ser tu mejor aliado a la hora de poner tu casa en venta.

Una casa con mucha vida

Plantas decorativas para la cocina

El primer paso para crear una decoración atractiva es crear un lugar acogedor, donde las personas puedan proyectar su hogar. Para conseguir esta sensación hogareña es necesario incorporar elementos que generen la sensación de ser un espacio cotidiano donde no falta la vida.

  • Una manera sencilla de conseguir esa vivacidad es poniendo unas cuantas plantas, flores naturales o jarrones. El toque de frescura y naturalidad que aportan es infalible.
  • Por otro lado, los fruteros o elementos comestibles aportan un toque hogareño único. Asegúrate de colocarlo en recipientes limpios y atractivos.
  • Otra opción es la de crear escenarios acogedores, como rincones de lectura o salas de juegos, donde los futuros compradores puedan imaginarse a su familia ahí residiendo. Un ejemplo sería dejar un libro a medio leer sobre una mesa. En este punto debemos tener cuidado en crear un espacio vivo.

El orden y la limpieza para preparar la casa

Limpieza general de tu casa.

Una de las mejores estrategias para impresionar a los posibles compradores es mostrar un hábitat reluciente y ordenado. Sin embargo, la limpieza va más allá de una simple rutina diaria. Para asombrar a los clientes es necesario concentrarse en dar brillo a cada superficie del hogar y proyectar la sensación higiene.

Una forma eficaz de conseguir una limpieza en profundidad es a través de estos consejos:

  • Haz una lista con todos los elementos que necesitan una limpieza extra: las ventanas y persianas, lámparas, rincones de la casa…
  • Organiza tus armarios de una forma ordenada. Cuando enseñamos una casa es inevitable que las personas abran y observen su interior.
  • Realiza una limpieza general y deshazte de todo aquello que te sobra. Las mudanzas son momentos en los que es frecuente la limpieza general. Sin embargo, es recomendable realizar esta limpieza antes de vender la casa. De este modo será más atractiva para el comprador.

Ilumina tu hogar

Apliques de luz.

La elección de una adecuada iluminación puede ayudarte a conseguir ambientes más atractivos para el público. Por lo general, las áreas oscuras no son llamativas a primera vista, suelen crear la sensación de espacios más pequeños y angostos.

Por el contrario, la cantidad correcta de luz puede transformar una casa y hacerla más deseable para un comprador potencial. El tipo de iluminación que utilicemos puede jugar un papel muy importante a la hora de vender nuestra casa.

Para estos casos, siempre es mejor potenciar la luz natural que entre desde la calle. Una manera de conseguirlo es utilizando cortinas blancas translúcidas; estas permiten entrar la luz al mismo tiempo que reflejan la luz natural.

En el caso de no proporcionar la suficiente en el interior de la casa, podemos suplir esta carencia incorporando unas cuantas lámparas extras.

Preparar la casa: colores y texturas

Dormitorio con pared beige.

Cuando se trata de considerar el color para tu hogar, es mejor mantenerlo neutral. No hay nada malo con los colores brillantes y vibrantes, pero un comprador potencial podría no tener los mismos gustos que tú.

Es mejor optar por colores fáciles y sencillos, como el blanco o los tonos terrosos. De este modo, tu hogar tendrá un aspecto más sofisticado, limpio y elegante.

En cuanto a las texturas, no hay nada mejor como tener una gran variedad de estas. Ya sean tapices, mantas, cojines o cualquier accesorio que aporte calidez a la casa, la combinación de diferentes materiales aporta un gran dinamismo y carácter a la habitación, así como un elemento de estilo.

  • Ahern, A. (2010). Cómo decorar tu piso: Trucos para que tu hogar se convierta en la casa de tus sueños, Océano Ambar: Barcelona.
  • Forte, M. (2017). Atraer para vender: Todo sobre la intermediación inmobiliaria, Madrid: Lid.