Reduce la sensación de estrés a través de la decoración de hogar

31 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Debemos hacer de nuestra casa un espacio de relajación donde podamos percibir la sensación de bienestar y comodidad.

En la vida es importante que mantengamos la calma y busquemos las mejores fórmulas para tener templanza y desasosiego. Solo así estaremos a gusto con nosotros mismos. En este sentido, es importante cuidar nuestro entorno. Por eso, reduce la sensación de estrés a través de la decoración de hogar.

No hay nada mejor como llegar a casa y sentirse tranquilos. Debe considerarse el espacio de relax y confort que nos ayude a desconectar del día a día. De esta manera, obtendremos salud mental y descanso emocional, algo más que básico y necesario después de tanto trabajo.

La decoración que apliquemos en los interiores y exteriores deben estar acondicionados para proporcionar sensación de relajación. Por este motivo, hay que barajar las posibilidades, establecer un proyecto y saber qué necesita nuestra vivienda para conseguir un clima que ofrezca bienestar.

Una estética adecuada es el principio fundamental

Salón cálido.

La apariencia que tenga nuestra casa es el principal soporte sobre el que se sostiene nuestra comodidad. Con este concepto no nos estamos refiriendo al mero hecho de tener muebles cómodos, sino también a la cromaticidad, la disposición y el número de recursos.

Todos los elementos que conforman la decoración han de estar correctamente estudiados y saber dónde situarlos. Solo de esta manera se pueden conseguir las bases adecuadas para liberar de estrés todos los interiores.

La estética que ofrezca nuestra casa la vamos a percibir por nuestros ojos. Por eso, el objetivo primordial es que sea agradable y genere en nosotros una situación de calma y complacencia. Es la mejor manera de poder sentirse a gusto con todo aquello que nos rodea.

Entrar por la puerta de casa y sentir que es tu espacio privado de confort.

Reduce la sensación de estrés: 5 puntos a tener en cuenta

Iluminación cálida para el salón.

Tal y como se ha comentado anteriormente, el estrés es algo que está presente en nuestras vidas, pero ¿sabemos realmente cómo eliminarlo? Debemos buscar las fórmulas decorativas que puedan hacer de nuestro hogar un lugar mucho mejor.

  1. En primer lugar, hay que ser prácticos y utilizar únicamente aquello que realmente necesitamos. De nada sirve acumular todo tipo de elementos durante años y convertir la casa en un almacén, ya que generaremos más suciedad y disconformidad.
  2. La disposición del mobiliario debe ser ordenada, tratando de favorecer el tránsito de personas y permitiendo la oxigenación de las habitaciones. De este modo, se elimina el desasosiego y el desorden, sintiendo, además, cierta libertad de movimiento.
  3. La funcionalidad es un principio básico. No cabe duda de que los elementos que dispongamos en el hogar deben tener una utilidad. Por este motivo, es imprescindible que organicemos los recursos de forma práctica y que tengan una función adecuada a nuestras necesidades.
  4. La limpieza es otro de los motivos con los que alcanzar el grado de bienestar. Si no mantenemos un saneamiento continuado, provocaremos un estado de malestar generalizado. Solo así podremos respirar aire purificado y tener la sensación de higienización.
  5. La posibilidad de crear un clima agradable está al alcance de nuestra mano. Colocando algunas plantas que refresquen el lugar e incorporando una pecera, podremos hacer de cualquier estancia un lugar sencillo y deleitoso.

Cómo trabajar el color

Colores cálidos.

Por supuesto, la cromaticidad de los interiores es un asunto a tener en cuenta. No debemos aplicar de forma aleatoria los colores, debemos estudiar cuáles son las sensaciones que proporcionan cada uno de ellos y qué nos conviene más para la casa.

Los colores terrosos y cálidos tenues son una buena apuesta. Generan calidez en el ambiente, bajo un sentido distendido y cómodo. Sin embargo, otros como el rojo, amarillo o el naranja pueden suponer una activación de nuestra mente.

En cuanto a las tonalidades frías, hay que seleccionar aquellas que mejor se ajusten a nuestra personalidad. El azul claro y el gris generan cierta sensación apacible. De la misma manera, el verde puede favorecer la percepción de esperanza. En cambio, los más oscuros pueden saturar en cierta medida el ambiente.

Reduce la sensación de estrés: aromas que engalanen nuestros sentidos

Ambientadores naturales para casa.

Tener un buen ambientador que produzca un aroma embriagador puede solucionar el problema de los malos olores. Muchas veces nos enojamos por el mal olor de las tuberías o el aire de la calle.

Los ambientadores pueden solventar los inconvenientes que generan los malos olores. Por eso, no dudes en utilizar uno natural, ya que proporcionan una atmósfera agradable.

  • Kondo, Marie: La magia del orden, Aguilar, 2001.