Tu casa tiene que madurar y te decimos cómo lograrlo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 11 abril, 2019
Mónica Heras Berigüete · 11 abril, 2019
Ha llegado ese momento, ya no puedes seguir posponiéndolo por más tiempo. Tu casa tiene que madurar, y si sigues estos tips, te aseguramos que te va a encantar el resultado.

Puede que hasta ahora te valiera cualquier cosa para decorar tu hogar; que las fotos pegadas en la pared con celo, o los muebles heredados fueran suficiente, pero estarás de acuerdo en que llega un momento en el que eso ya no te satisface. Amigo, tenemos una noticia que darte: tu casa tiene que madurar y esta es la forma de conseguirlo.

Para un primer piso, puede que los elementos decorativos hayan sido tus piezas de colección, los dibujos de tus sobrinos, las fotos de tus momentos favoritos pegadas en la pared, y algún que otro objeto comprado durante tus últimas vacaciones sin relación ninguna con el resto de la casa.

Sin embargo, puede que ya no te sientas del todo cómodo con todo este batiburrillo y necesites poner un poco de orden y de intención a la decoración. Se llama madurez, y tanto tu hogar como tú, lo estáis necesitando.

¿Cómo es una casa madura?

Redecoramos tu casa.

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de conseguir que tu casa madure es tener muy claro el estilo que quieres darle.

Maduro no es sinónimo de aburrido, ni de clásico, solo se trata de buscar un estilo personal y plasmarlo en tu casa a través de los muebles, los colores y el resto de objetos decorativos.

Puedes buscar inspiración en Pinterest, en Instagram, o en tus revistas de decoración favoritas. Una vez que hayas logrado identificar cuál es el estilo que mejor se adapta a tu personalidad, cásate con él. Busca qué materiales y colores son los más adecuados, y comienza a hacer una compra consciente, atrás quedaron esas compras al tuntún.

Tu casa tiene que madurar: algunos tips para conseguirlo

Ya lo tienes, tu casa tiene que madurar y lo primero es definir el estilo para poder darle uniformidad al resto del ambiente. Puedes optar por un estilo bohemio, uno clásico, el escandinavo… tú decides.

Independientemente de esto, existen ciertas claves que sí o sí dotarán de un aire más maduro a cualquiera de los espacios de tu casa.

Muebles de diseño

Decorar con silla Tolix en blanco.
Silla Tolix / superestudio.com

Puedes añadir muebles con nombre propio sin necesidad de dejarte una fortuna. Existen muebles de diseño que se comercializan a gran escala, como la silla tolix, la thonet, el sofá chester o la mesa tulip. Salpicar tu casa con algunas de estas piezas le dará un estilo mucho más sólido, y serán las piezas clave en torno a las cuales girará todo lo demás.

Un poco de arte

Mobiliario vertical con cuadros.

Tu casa tiene que madurar, no te resistas más. Esos dibujos, por muy bonitos que sean, tienen que abandonar las paredes. Ya va siendo hora de que inviertas en algunas láminas, cuadros, fotografías, etc.

Enmárcalos y crea una composición para poner en tu salón. Verás como cambia radicalmente el look de toda tu casa. Mira, en este enlace encontrarás algunos consejos para colgar tus cuadros.

Llénala de naturaleza

Decorar con plantas.

Enfocar tus atenciones en un ser vivo es una buena manera de demostrar que has madurado. Las plantas son tendencia, alegran los espacios, purifican el aire, llenan de buena energía, y son preciosas.

Va siendo hora de que les hagas un hueco en tu casa y de que aprendas a cuidarlas como es debido. Aquí te dejamos una pequeña guía para que aprendas a cuidar tus plantas.

Las flores también son una idea estupenda, especialmente cuando tengas invitados en casa. Un jarrón en el recibidor con flores frescas para dar la bienvenida es un detalle lleno de intenciones.

Tu casa tiene que madurar, así que pon un poco de orden

Mantener el orden en el hogar.

Y para rematar, lo que más madurez puede denotar tu nueva casa es que esté ordenada. Ya sabes lo beneficioso que resulta tener un espacio en el que cada cosa tenga un lugar, pero también te hablamos de que una casa madura es aquella que no está plagada de elementos que entorpezcan la visibilidad.

Además de verte algún capítulo de la serie de Marie Kondo, lo que te invitamos a hacer es a no saturar tu casa con muebles y objetos, a que dejes solo aquello que realmente te gusta y te llena de energía positiva, y a aprender a dejar cada cosa en su sitio una vez que lo utilices.

Como te hemos dicho, llega un momento en el que tu casa tiene que madurar, y para ello, lo más importante es que definas el estilo que quieres darle. Después, con unos detalles podrás tener eso que siempre soñaste en un abrir y cerrar de ojos.