4 problemas comunes en la cocina para solucionar lo antes posible

Scarlett Laliberté · 25 marzo, 2019
Es en esta estancia en la que debemos tener el máximo cuidado posible y la máxima seguridad. Por este motivo, tenemos que tenerla siempre perfecta, solventando los problemas que puedan aparecer.

La cocina es una de las habitaciones más importantes de la casa. En ella no solo se invierte tiempo de ocio o familiar, también se trabaja en hacer comidas y cenas o lavar la ropa. Como es un cuarto muy funcional, es imprescindible reconocer los problemas comunes en la cocina que pueden presentarse.

Aprender a detectar estos detalles es lo que proporcionará un entorno seguro y, probablemente, un gran ahorro. A continuación detallamos los cuatro problemas comunes en la cocina que debes solucionar rápidamente.

1. Los electrodomésticos obsoletos

Eficiencia energética de los electrodomésticos.

Puede parecer que la renovación de los electrodomésticos es algo banal, o un último recurso que no requiere de urgencia. Lo cierto es que existen cocinas con aparatos de gran calidad que pueden durar muchos años, aunque no son eternos.

Renovarlos a tiempo puede ser todo un acierto, ya que las tecnologías cambian, se hacen más seguras y menos propensas a un consumo energético excesivo. Esto será bueno para el bolsillo y también para el medio ambiente.

Un indicativo de que un electrodoméstico necesita un cambio es la lentitud. Si un aparato sigue funcionando, pero es más lento de lo normal, es hora de plantearse una renovación.

Esto puede parecer una nimiedad a simple vista, pero puede deberse a problemas en las conexiones eléctricas, o a un desgaste peligroso del propio producto.

Si se trata de un utensilio que funciona con fuego o con corriente eléctrica, y tiene demasiados años, será un buen momento para cambiar y evitar incidentes.

2. Problemas comunes en la cocina: los fallos en la fontanería

tubería con mucha presión

Cuando la fontanería tiene problemas internos se suele hacer notar de varias maneras. Una de las señales, por ejemplo, será la aparición de pequeñas fugas de agua en el fregadero de la cocina por la parte en la que se conecta el grifo.

Puede ocurrir que la tubería que lleva el agua al fregadero produzca fugas en el camino, y aparezcan de repente por el suelo. Si se producen estos síntomas, u otros similares, como los problemas en la gestión del agua caliente, hay que plantear una revisión.

Un mantenimiento correcto de la fontanería te hará ahorrar agua y dinero, pese a ello, es uno de los problemas comunes en la cocina. También conseguirá optimizar el tiempo a la hora de realizar las labores diarias en la cocina.

Es por esto que se recomienda llamar a un especialista que revise el estado de las tuberías en cuanto aparezcan estas señales. Si es un problema menor, habrás impedido que se convierta en algo grave, así que saldrá rentable en cualquier caso.

3. Suelos y encimeras deterioradas

Encimera de cocina.

Los elementos de la cocina deben estar diseñados para aportar una buena resistencia y durabilidad. Esto es porque van a convivir en un entorno de mucho uso, y con el constante impacto de elementos como el agua o el calor.

Los materiales más propicios serán aquellos que soportan bien la humedad y que no se rompen con facilidad. Huye de los materiales delicados para esta zona de la casa.

Un indicativo de que existe un problema en alguno de estos elementos es, precisamente, la aparición de humedades. Tendrás que revisar la parte de la fontanería que puede estar influyendo, pero también cambiar el material si ha quedado afectado por el agua.

Cuando aparecen grietas en encimeras o suelos de baldosa piensa en una renovación. Esto puede ser un foco de suciedad e, incluso, un peligro si se rompe más.

4. Problemas comunes en la cocina: los muebles defectuosos

Pomo de la puerta roto.

Los muebles de toda la casa tienen una caducidad, y los de la cocina también lo sufren. Cuando empiezas a padecer ciertos problemas comunes en la cocina de forma regular, como un cajón que se atasca y una puerta que se deja el pomo en tu mano, debes poner soluciones.

El constante entorpecimiento en la actividad por culpa de unos muebles defectuosos significa claramente que debes reformar por completo el mobiliario.

Es uno de los problemas serios que se suelen pasar por alto durante demasiado tiempo, ya que no se es del todo consciente de su importancia. Contar con un mobiliario defectuoso u obsoleto en la cocina puede ser, en realidad, bastante peligroso.

En este cuarto se realizan muchas actividades, así que convivir con este problema puede derivar en accidentes domésticos o dificultades para terminar las tareas. Si además hay niños en casa, puede generar un entorno inseguro para ellos.