Cocinas estilo nórdico

Estefany Hurtado · 15 febrero, 2018
El estilo nórdico está presente en todas las estancias de la casa. La cocina no iba a ser menos y en este artículo te hablamos de ellas.

Las cocinas estilo nórdico han robado nuestro corazón y el de la mayoría de los amantes de la decoración.

El estilo nórdico, desde hace unos años, está siendo tendencia en el diseño y decoración de interiores. Su éxito se debe a su filosofía que se resumen en: equilibrio entre lo funcional y lo estético.

Podríamos decir que el objetivo primordial que persigue este estilo es la conciliación de la vida familiar y el resto de actividades. Se busca que el hogar sea el centro de la vida familiar y personal.

En el artículo de hoy hablaremos sobre las cocinas estilo nórdico, en qué consisten y las diferentes vertientes que existen.

El estilo nórdico

Antes de comenzar a hablar de las cocinas, es conveniente realizar un pequeño recordatorio sobre qué es el estilo nórdico.

Este estilo se caracteriza por la sencillez de sus formas y también por ser muy ligero. Sin duda alguna lo que más define e identifica al estilo nórdico es el uso del color blanco en absolutamente todo. No obstante algunos seguidores del estilo nórdico prefieren que haya un toque de color.

Para romper con la monotonía del blanco, se introducen elementos de color sobre todo en los textiles, electrodomésticos, lámparas.

Quienes decoran su casa según este estilo huyen de las excentricidades y del recargamiento de las estancias.

Por otro lado, el uso de elementos naturales, principalmente, madera también es característico de este estilo. Sin embargo busca el equilibrio al combinarlo con otros elementos como el metal.

El uso de plantas también es usual en este estilo, bien sea con plantas naturales, artificiales o incluso con cuadros o ilustraciones de ellas. Las más comunes son los cactus o las suculentas.

Cocina de estilo nórdico con tonos blancos, madera, plantas, iluminación natural.

Como vemos, el estilo nórdico hace muchas referencias al entorno  natural y también es común ver figuras de animales, sobre todo de ciervos. Tanto en ilustraciones como en pequeñas figuras que adornan, no solo habitaciones infantiles, sino también salones y habitaciones en general.

El estilo nórdico busca la calidez de las estancias y que también sean acogedoras, por ello, los textiles adquieren una gran importancia siendo los de texturas suaves lo más comunes. Por ejemplo, mantas, alfombras, cojines de pelo largo.

En los últimos años se ha puesto muy de moda y parece que aún le queda algún tiempo en la cúspide porque cada vez se va modernizando más incorporando nuevos materiales como el cobre.

Cocinas estilo nórdico

Como en todos los estilos decorativos, en el estilo nórdico también hay variaciones.

En cuanto a las cocinas, encontramos cuatro perspectivas diferentes.

“Blanco sobre blanco”

Esta vertiente se caracteriza por utilizar el blanco en todo. Desde los revestimientos hasta los muebles, la encimera, los electrodomésticos, todo.

Para muchos es un tanto excesivo, sin embargo se puede, y se debe, equilibrar utilizando madera en tonalidades claras.

Lo que se pretende con el “blanco sobre blanco” es una máxima luminosidad de la cocina.

Podemos decir que de las cuatro perspectivas esta es la más extrema dentro del estilo nórdico.

“Blanco y madera”

Las cocinas estilo nórdico que siguen esta corriente se caracterizan por utilizar, además del color blanco de base, la madera.

Las proporciones que generalmente se utilizan son 60% de blanco y 40% de madera.

Además, una diferencia respecto al “blanco sobre blanco”, a parte de las proporciones, es que la madera que se utiliza suele ser en tonalidades más oscuras para que haya un pequeño contraste y equilibrio.

Cocina nórdica con colores blanco y madera.

“Blanco y negro”

Esta vertiente es el otro extremo en cocinas estilo nórdico.

Se trata de cocinas con un fuerte contraste entre el blanco y el negro.

El principal objetivo es la búsqueda de un ambiente más elegante. Para ello se utiliza el negro y madera en tonos medios.

Evidentemente el blanco siempre está presente. Sobre todo en los revestimientos y en los accesorios de la cocina.

Cocina nórdica con colores blanco, negro y madera.

“Una chispa de color”

Esta es la última perspectiva de las cocinas estilo nórdico. Evidentemente es la más versátil y la menos extrema de todas las vertientes que hemos visto hasta ahora.

Se trata de introducir a través de revestimientos, textiles, menaje y electrodomésticos toques de color.

Los colores pueden ser vibrantes como el azul rey o el amarillo, aunque también podemos encontrar combinaciones con colores pastel.

Los motivos geométricos predominan en los textiles y en algunos accesorios.

En resumen, “una chispa de color” consiste en la siguiente combinación:

Blanco + madera + color.

Conclusión

Como hemos visto, el estilo nórdico es un estilo con un carácter muy marcado, sobre todo por el uso del blanco que no a todo el mundo le gusta. Sin embargo, es importante que, si te gusta este estilo lo puedas adaptar también a tu personalidad y a la de tu familia.

Ante todo debéis encontraros cómodos si vais a tener una cocina estilo nórdico. Por ello debes tener en cuenta estas cuatro perspectivas y adecuarlas a tus gustos personales.