Cómo eliminar las manchas del suelo de la cocina

Francisco · 7 noviembre, 2018
Para mantener el suelo de la cocina limpio hay que escoger los mejores productos y mantener hábitos que mejoren la higiene del lugar.

Es posible que tu cocina se manche cada vez que la usas. En realidad, es algo inevitable; por eso es mejor tener previstos los medios y recursos para que, a la hora de la limpieza, sepas quitar la suciedad y cómo eliminar las manchas del suelo de la cocina.

Simplemente con realizar un cocinado, ya sea con aceite o con otros alimentos, puede caer algún resto al suelo. ¿Qué sucede a continuación? Que se pisa y se queda marcada la huella, convirtiéndolo todo en suciedad.

Si no se realiza una limpieza tras haber utilizado la cocina, pueden secarse esos restos que caen al suelo y ser mucho más difícil de quitar después; por tanto, hay que intervenir rápidamente y limpiar de manera eficiente.

La dificultad de eliminar las manchas del suelo

Suelo de cocina con manchas de tomate.

¿Por qué resulta tan complicado quitar una mancha del suelo? En primer lugar, la suciedad que cae al suelo suele venir acompañada de otros restos, ya que las suelas de nuestros zapatos tienen también restos traídos de la calle.

En el caso de que se sequen esas manchas, después puede convertirse en una auténtica odisea tratar de quitarlas. No obstante, existen hoy en día productos de limpieza muy apropiados para quitar cualquier tipo de mancha.

Los suelos de cocina suelen ser de baldosas. No tienen nada que ver con la madera, la cual sí es muy complicada de limpiar y absorbe más la suciedad, especialmente si es líquida. En cambio, sobre las baldosas se puede conseguir un resultado perfecto.

Productos de limpieza quitamanchas

Se podrían enumerar un amplio número de productos de limpieza; sin embargo, vamos a comentar tan solo aquellos que se encuentran actualmente en el mercado y que mejor resultado están ofreciendo:

  • Lejía: el principal producto que ofrece un resultado excelente. No solo elimina las manchas rápidamente, sino que desinfecta y no deja ningún resto en la superficie; además, deja un buen aroma y sensación de limpieza.
  • Amoniaco: no solo limpia, también quita eficientemente las manchas, sobre todo las de grasa. El mayor inconveniente es el fuerte olor que desprende; no es bueno pasar mucho tiempo con este producto.
  • Jabón negro al aceite de lino: este tipo es ecológico y sirve para cualquier tipo de baldosas y piedra, incluso para aquellas que son esmaltadas. Limpia, abrillanta y deja un buen aroma.
  • Vinagre: aunque se ha utilizado principalmente para la madera, también puede servir para baldosas. Desinfecta y elimina las manchas, pero genera demasiado olor; por tanto, hay que aplicar también un ambientador.

Se ha hablado mucho de los limpiadores multiusos que sirven para todo tipo de superficies y sanitarios. Los hay mejores y peores; de todos modos, es mejor asegurarse y comprar un buen producto que sea destinado principalmente a suelos.

Fregona y cubo.

¿Qué utilizar para quitar la mancha?

Una vez que se ha decidido qué producto usar, hay que llevar a cabo el proceso de eliminación; va a depender un poco del tipo de mancha, ya que puede estar más o menos incrustada o pegada. Así, pueden utilizarse los siguientes utensilios de limpieza:

  • La fregona: principal herramienta de limpieza de suelos. Hay que hacer una pasada intensiva sobre la mancha y no de manera esporádica o suave; por tanto, hay que incidir sobre ella hasta que se quite. Normalmente, se elimina con ayuda del producto.
  • Trapo: medio menos recomendable y que requiere más esfuerzo físico. Simplemente haría falta raspar la mancha, pero si se tiene fregona nos ayudará a disminuir el esfuerzo y se puede hacer de pie.

Si hubiese que determinar una manera eficaz y rápida, sin duda es mejor la fregona con lejía. Este binomio funciona a la perfección y te dejará el suelo de la cocina limpio y reluciente en poco tiempo.

– Mantén buenos hábitos de limpieza.-

Limpiar el suelo de la cocina con fregona.

Mantenimiento diario de limpieza

Si cada día se realiza la limpieza del suelo y, a su vez, se evita la caída de suciedad, puede conseguirse una higiene diaria sin necesidad de hacer grandes esfuerzos. Es imprescindible que toda la familia cumpla con unas normas de recoger aquello que cae al suelo.

Puede llegar a ser inevitable que se manche el suelo; sin embargo, puede llevarse a cabo una limpieza del mismo tras haber recogido la cocina o nada más terminar el cocinado. Se hacen unas pasadas al suelo y mantendremos las baldosas limpias y brillantes.

Rognoni, Patricia: La limpieza integral de la casa, De Vecchi ediciones, 2012.