Consejos para renovar una cocina rústica

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 22 abril, 2019
Yamila Papa · 22 abril, 2019
Una cocina rústica no solo es acogedora y campestre, sino también funcional y muy cómoda. Puedes renovarla usando ciertos colores y muebles específicos. ¡Quedará perfecta!

Cada vez son más los que deciden tener una cocina rústica debido a su belleza, pero también a su originalidad. Incluso, quedan más que bien en pisos de la ciudad.

Los muebles de madera, el aspecto campestre y los materiales naturales sumarán valor estilístico en tu hogar y no dejarás de lado la funcionalidad. En este artículo te daremos algunos consejos para renovar tu cocina.

Tips para renovar una cocina rústica

Si vives en un piso de ciudad, o si tienes una casa para el fin de semana, puedes disfrutar de una cocina rústica. Esa es la principal cualidad de este estilo… ¡Se adapta a cualquier vivienda!

Puede ser que te encante la vida rural y quieras replicarla en tu día a día en un ámbito urbano. Una cocina rústica es más contemporánea de lo que crees, y no es tan complicada de conseguir.

1. Haz un diseño de personalidad

Decoración rústica.

Una de las ventajas de las cocinas rústicas es que son algo irregulares en cuanto a espacios, decoración o mobiliario. ¡Justo lo que necesitas para crear un diseño que se adapte a tus gustos y necesidades!

Aprovecha para colocar estanterías, empotrar el horno o la nevera en la pared, agregar decoración en piedra, usar muebles de madera… ¡Lo que se te ocurra!

2. Comunicación con el exterior en una cocina rústica

Cocina rústica abierta.

La cocina rústica lo será con todas las letras si tiene contacto con el salón o el comedor. Además de quedar más grande y abierta, podrás aprovechar la luz natural, las vistas y la conexión con la familia o las visitas. La cocina rústica queda mucho mejor si es de plano abierto.

Te recomendamos también que la comuniques con el exterior de la casa, por ejemplo, con la zona de juegos o el jardín de invierno. Distribuye con total libertad los espacios. Disfrutarás mucho de cocinar o de desayunar mirando toda la casa o disfrutando de las vistas al jardín.

3. Elige muebles antiguos

Mobiliario de una cocina rústica.

Una de las máximas para renovar tu cocina rústica es que uses muebles de estilo antiguo, aunque no necesariamente se hayan fabricado hace décadas. Hoy en día podemos conseguirlos tanto en mercadillos como en tiendas de decoración, sin dejar de lado la funcionalidad o el buen gusto.

Para combinar con los muebles de madera te aconsejamos que conviertas en protagonista a una pared, colocándole un revestimiento de piedra. ¡Madera y piedra son una dupla más que exitosa!

Otra opción es colocar vigas de madera a la vista, como las que se usaban en las casas de campo antiguamente. ¡Le dará un aire muy acogedor a tu cocina!

4. Añádele color

Cocina rústica de color.

Una cocina rústica no tiene por qué ser oscura, marrón y lúgubre. ¡Píntala de blanco y abre los espacios! Esto le dará mucha luminosidad y, además, combinará a la perfección con los detalles de madera y piedra que le quieras añadir al ambiente.

Una buena idea es pintar las alacenas de blanco y tener encimeras de madera. Los pisos y los detalles en madera le aportan el toque ideal para que sea una cocina rústica como corresponde.

5. Presta atención a la iluminación

Iluminación de una cocina rústica.

El mejor lugar para poner las lámparas en la cocina rústica es en la encimera o en la mesa de comer (por ejemplo, si tienes una barra). Una buena idea es usar las de metal envejecido con efecto decapado. Si solo quieres poner una, que sea de gran tamaño.

6. No te olvides de los accesorios para la cocina rústica

Accesorios rústicos.

Jarrones con flores, caminos de mesa, manteles cosidos a mano, cestas con frutas… puedes usar todo lo que te imagines para que la cocina quede bien decorada al estilo rústico. Emplea materiales naturales como la madera o la lana para ese toque distintivo.

Y no tengas miedo al DIY para hacer algunos detalles decorativos, como por ejemplo, macetas colgantes, atrapasueños, estantes para frascos o cualquier cosa que te guste.

La idea de tener una cocina rústica en casa es que podamos devolverle el lugar que se merece. Puede ser austera o lujosa, pero no por ello dejar de ser acogedora y funcional.

Así querrás pasar más tiempo en ella, compartir con tus seres queridos, preparar almuerzos o cenas para toda tu familia y disfrutar, incluso, de los ratos de soledad los domingos por la mañana.