Bombillas LED: ¿son tan rentables como dicen?

Estefany Hurtado · 19 marzo, 2018
¿Es verdad todo lo que se dice sobre las bombillas LED? En este artículo hablamos sobre su eficiencia energética y cómo nos ayuda a ahorrar en la factura de la luz.

En cuanto a la iluminación, en concreto del hogar, han surgido nuevas tecnologías que prometen una mayor eficiencia energética y mayor ahorro en la factura de la luz.  Es el caso de las bombillas LED.

Las bombillas LED han surgido como una alternativa a las bombillas incandescentes e incluso a las de bajo consumo. 

Pero, ¿realmente son tan buenas como dicen?, ¿se ahorra tanto en la factura de la luz como muchos afirman?

Realmente aún hay personas un poco reticentes a cambiar la iluminación de su casa por bombillas LED porque no confían del todo en que estas afirmaciones sean ciertas.

En el artículo de hoy te contamos todo sobre este tipo de iluminación y te contamos si es cierto o no lo que se dice sobre ella. 

¿Qué son las bombillas LED?

Para hablar de algo, obviamente, primero debemos saber qué es ese algo. En este caso, primero es importante saber qué es exactamente una bombilla LED.

Una bombilla LED se puede definir como una lámpara sólida que usa diodos emisores de luz como fuente lumínica. 

De todas las bombillas son las más eficientes ya que tienen una vida útil de hasta 50.000 horas (unos 30 años), además soportan muy bien el encendido y apagado constante. Por otra parte, consumen aproximadamente un 80% menos que las bombillas incandescentes.

Es un tipo de bombilla que se utiliza en todos los ámbitos, no solo para uso doméstico sino también comercial, hotelero etc.

No es la única del mercado aunque sí es la más novedosa debido a sus años útiles y a su eficiencia energética.

No obstante, para conocer las ventajas de las bombillas LED es conveniente conocer qué otros tipos de bombillas existen en la actualidad. 

Qué son las bombillas LED.

Tipos de bombillas

  • Incandescentes: son las bombillas tradicionales. Su retirada comenzó en el año 2008 debido a su ineficiencia energética.
  • Bajo consumo: después de las bombillas LED son las que menos consumen. El inconveniente es que no es recomendable su uso en lugares de tránsito muy habitual como baños o pasillos. Esto se debe a que al apagarlas y encenderlas tantas veces su vida útil disminuye considerablemente. Además, su encendido puede tardar unos segundos.
  • Halógenas ECO: este tipo de bombilla da una luz muy natural y es de encendido rápido. Consumen un 30% menos que las incandescentes.
Bombillas halógenas.

¿Son tan rentables como dicen?

Si eres de los que no tenían mucha fe en las bombillas LED, lamentamos informarte que todo lo que dicen sobre ellas es cierto y te vamos a explicar por qué.

En primer lugar, las bombillas LED necesitan menos potencia para ofrecer la misma cantidad de luz que una bombilla tradicional. Esto quiere decir que va a consumir menos kWh y por ende el precio va a ser menor. Por lo tanto son más rentables.

En la siguiente tabla se ve más claro de qué estamos hablando:

Tipo de bombilla Potencia (W) Horas de uso/día nº de bombillas Consumo/día (KWh) Consumo/mes (KWh) Precio KW Gasto mensual (€)
LED 7 7 10 0.49 15.19 0.118 1.79
Incandescentes 60 7 10 4.2 130.2 0.118 15.37

Como ves, la diferencia en el gasto mensual es abismal, ahorrando así un 88%.

Por otra parte, las bombillas de bajo consumo también son una buena opción de ahorro, no tanto como las LED pero en comparación con las otras te pueden ayudar ahorrar hasta un 75-80%. Sin embargo tienen menos vida útil.

Además de ser más bajo el gasto mensual, el coste de una bombilla LED está entre los 3 y 10€  siendo más baratas respecto a hace algunos años.

Con lo cual, por el ahorro que vas a tener mensual recuperas la inversión inicial.

Eso sí, si aún tienes bombillas de bajo consumo, espera que su vida útil termine. Si por el contrario tienes bombillas incandescentes o halógenas plantéate cambiarlas, por lo menos en las estancias que más utilices.

Beneficios de las bombillas LED.

Conclusión

La iluminación de nuestro hogar es un aspecto muy importante que debemos tener en cuenta si queremos un hogar eficiente.

Las bombillas LED son un tipo de bombillas que pueden ayudarnos a ahorrar en la factura de la luz sin que esto signifique tener una peor iluminación. Todo lo contrario, ya que como hemos visto son unas bombillas que con menos potencia ofrecen la misma cantidad de luz que un sistema de iluminación tradicional.

Además, son más seguras porque no emiten calor. 

Su precio tampoco es un impedimento para adquirirlas, y aunque sean un poco más caras que otro tipo de bombilla gracias a su eficiencia energética y a su vida útil en poco tiempo recuperamos la inversión inicial.