El color azul índigo: sensaciones de esperanza y sosiego

Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Se trata de un color contundente que nos transmite tranquilidad y seriedad. Además, el azul nos ayuda a sentir cierto carácter esperanzador y se amolda perfectamente a cualquier espacio de la casa.
 

La decoración del hogar debe amoldarse a la personalidad del inquilino. Es preciso emplear aquellos recursos que nos hagan sentir bien. Un caso ejemplar es el color azul índigo: sensaciones de esperanza y sosiego para nuestros sentidos.

En el fondo, debemos sentir una estrecha relación con nuestra casa. Todos los conceptos estéticos han de quedar correctamente armonizados, además de establecer un equilibrio en los formatos y una distribución adecuada de todos los elementos.

Al tener el espacio bien organizado, lo único que nos queda es aplicar un color que colabore en la decoración y transmita sensaciones vinculadas con el bienestar y la comodidad; de ahí, la importancia de no escoger aleatoriamente, sino de estudiar cada paso que vamos a dar.

Percepción estética del color azul índigo

Azul índigo
Imagen: pinterest.es

¿Cómo podríamos describir el azul índigo? En primer lugar, hay que destacar su fuerza y firmeza: ofrece estabilidad y contundencia al espacio. Además, se amolda muy bien a los estilos alternativos y vanguardistas, aproximándose en su apariencia al azul añil.

La seriedad es una cualidad que esté intrínseca en su apariencia. No hay que olvidar que es oscuro y un tanto lúgubre pero, a su vez, encaja dentro de ambientes más sencillos y apacibles; es decir, no resulta complicada su combinación con otros componentes ornamentales.

 

Los contrastes se logran siempre y cuando empleemos tonalidades claras en el mobiliario. Sin embargo, no conviene recurrir a negros o neutros oscuros puesto que pueden generar demasiada penumbra y no favorecer el entorno.

Atiende a las combinaciones para no producir tensión ambiental.

3 maneras de trabajar el color azul índigo en las paredes

Decorar con azul índigo
Imagen: pinterest.es

No importa si es en el salón, en el comedor o en el dormitorio, este color es perfecto para cualquier espacio en el que permanezcamos largas horas. ¿Conocemos realmente cómo proceder en su aplicación? Veamos 3 maneras de trabajarlo:

  1. A diferencia de otros colores, este azul puede ocupar todos los muros de una estancia. El sentido envolvente y relajante queda patente; no obstante, también, puede alternarse con el blanco o con otras partes en ladrillo para generar un carácter más desenfadado.
  2. Otra posibilidad es que coloquemos cuadros de este color en las paredes; sin embargo, ¿cuál escogemos de fondo? Los blancos y neutros son favorables para que destaque el azul índigo. A su vez, combina bien con el salmón y naranja para producir mayor contraste.
  3. Una de las fórmulas que tradicionalmente se puede encontrar en casas de playa son las paredes con franjas de azul y blanco. En realidad, es un tipo de estética vinculada al mundo del mar y la navegación; de hecho, suele ser muy empleado en la hostelería.
 

¿Cómo trabajar el azul índigo en el dormitorio?

Dormitorio
Imagen: pinterest.es

Sin lugar a dudas, esta tonalidad favorece la privacidad y crea un espacio mucho más ensimismado y calmado. Al no ser radiante, no activa nuestra mente; en realidad, produce el proceso inverso: tranquiliza, transmite esperanza y sosiega las pasiones.

Por supuesto, las paredes son la base perfecta donde aplicarlo; pero, por otro lado, hay que destacar que la colcha de la cama se convierte en un recurso capaz de tomar protagonismo, siempre que el resto del mobiliario acompañe mediante tonos terrosos o blancos.

Otra solución son los cojines. Eso sí, la cama, las paredes y el mobiliario pueden contener otras tonalidades claras y el toque más oscuro puede venir de la mano de estas almohadas que, además, pueden complementarse con la alfombra o una manta.

Este azul trasmite una sensación de nocturnidad que ayuda a conciliar el sueño.

El color azul índigo en el baño

Colores para baños
Imagen: pinterest.es

Si en los anteriores espacios tenía una gran repercusión estética, es en el baño donde confluye mejor con el resto de la decoración. En el fondo, favorece la atmósfera proporcionando la sensación de higiene al ser una tonalidad que se asocia con el agua.

 

Numerosas piscinas públicas emplean en los vestuarios este color. Por este motivo, en nuestra casa debemos perseguir esta misma finalidad, siempre y cuando se contrarreste con el blanco; así se producirá una diferenciación cromática, alcanzando también el grado de pureza.

Sin duda, es el azul índigo el medio para calmar y sosegar nuestro tiempo de aseo, precisamente porque es un lugar en el que debemos sentir tranquilidad. Podemos encontrarlo tanto en las paredes como también en las toallas, cortinas o la alfombra de la ducha.

Como ves, el azul índigo puede aplicarse de diferentes maneras a todas las estancias del hogar. No dudes en incorporarlo a tu casa para lograr un estilo calmado y relajado, además de sobrio.

Imagen principal: pinterest.es

  • Lluch, Francisco Javier: Arte de armonizar colores, Barcelona, Imprensa El Porvenir, 1858.
0