Crea un espacio de tertulia y debate en el hogar

17 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
¿Dónde realizas tu reuniones, entrevistas y tertulias en casa? Es momento de acondicionar un espacio determinado cada vez que recibas invitados.

¿Te dedicas al mundo empresarial y recibes clientes o compañeros en casa para tratar temas laborales? Crea un espacio de tertulia y debate en el hogar con el fin de tener una lugar alternativo que permita la realización de reuniones.

Generalmente, solemos tener un despacho donde realizar actividades profesionales. Sin embargo, no estaría mal tener un lugar distinto que sea más confortable, distendido y que pueda ofrecer una imagen diferente de nuestra personalidad.

A la hora de establecer un debate, se requiere un tiempo determinado para poder realizarlo y, por consiguiente, una comodidad que normalmente no tenemos en el hogar. Podríamos emplear el salón y un sofá, pero al final queda como un recurso demasiado elemental.

Escoger el espacio de tertulia adecuado

Sala de reunión en el salón.

Lo primero que debemos realizar es la elección de un espacio adecuado que esté bien acondicionado. Probablemente, se nos venga a la cabeza el uso del salón o de una habitación amplia. No importa si se comparten funciones en un mismo lugar; de hecho, puede beneficiarnos.

En el caso de que se tenga un espacio de tamaño reducido, podemos destinarla únicamente para convertirla en nuestra sala de tertulia, pero hay que tener cuidado de que no se quede demasiado pequeña, ya que si recibimos a varias personas, no podemos utilizarla.

Para no arriesgar, el uso de una habitación como el salón o un despacho podrían ser los mejores lugares donde llevar a cabo este espacio. Por tanto, no hay que limitarse a escoger un único lugar, sino que debemos valorar las distintas posibilidades y tomar la mejor decisión.

Escoge la habitación que ofrezca amplitud, comodidad y bienestar.

4 fórmulas para crear un espacio de tertulia y debate

Espacio de tertulia en casa.

El mero hecho de amueblar este espacio resulta un tanto complejo, ¿esto a qué se debe? El procedimiento no consiste en utilizar unos recursos determinados y cumplir con el cometido. En realidad, hay que ambientar y favorecer el sentimiento de comodidad y relajación.

  1. Las butacas no pueden faltar. Son el principio básico con el que proporcionar la comodidad necesaria para que estemos a gusto en la habitación. El número de ellas puede ser variable, todo dependerá de la gente que vaya a ocuparlas y qué propósito se quiera alcanzar en este lugar.
  2. La mesa central debe ser preferiblemente baja. La función de esta será de apoyo para las bebidas, tazas de café o algún elemento decorativo; por eso, no conviene tener una de tipología alta, ya que no va a emplearse para comidas u otras finalidades.
  3. También está la posibilidad de que coloquemos dos o tres sillas en una mesa baja y de tamaño reducido; es decir, a modo de cafetería. En los despachos suele quedar muy bien, al igual que en una cocina o en un salón. Se recomienda su colocación junto a una ventana.
  4. Los sofás son bastante útiles dentro de los despachos. En las oficinas suele aplicarse la separación entre zona de trabajo y los sofás donde recibir a los invitados. Lo mismo podemos hacer en nuestro hogar, distinguiendo en un mismo espacio ambas funciones.

Otros recursos que no pueden faltar

Sala de reuniones.

Las alfombras son necesarias para ambientar y proporcionar esa comodidad con la que hacer de este espacio un lugar agradable. Para elegir, mejor que sea de colores neutros, ya que son fundamentales para que no nos distraigamos ni alteremos nuestra concentración.

Por otro lado, convendría que la mesa tenga los objetos necesarios para que nuestra sala quede decorada y posea un toque más distinguido y sutil. Generalmente, se suele recurrir a algún jarrón, escultura o pintura en la pared, ya que son recursos que ofrecen una estética cultural.

En cuanto a la iluminación, una lámpara de mesa produciría una luz tenue y distendida. Con ella se favorece el diálogo y la comprensión. También están las lámparas de pie que pueden cumplir la misma finalidad.

No puede faltar el toque verde

Plantas en la oficina.

Sin lugar a dudas, las plantas producen frescura y bienestar, ofreciendo una tonalidad verde que ambienta y relaja. No es cuestión de que tomen protagonismo en la mesa central, también pueden situarse en maceteros más apartados o junto a la ventana.

En definitiva, crea un espacio de tertulia y debate en el hogar empleando las propias plantas para hacer que los todos los rincones obtengan naturalidad y viveza. Son ese nexo de unión entre el interior y el exterior.

  • Suarez Espinel, Alma: Decoración y ambientación de zonas comunes en alojamientos, Elearning, 2014.