Decora el despacho colgando los títulos académicos en la pared

Francisco · 15 noviembre, 2018
Tu despacho puede componerse de diferentes elementos decorativos, pero hay uno que no debe faltar: el título académico que especifica tu especialidad y dedicación profesional.

Si lo que estás buscando es darle al despacho de casa un toque interesante, culto, intelectual y serio, simplemente decora el despacho colgando los títulos académicos en la pared.

Este propósito decorativo no es nada complejo de realizar; en realidad, no es más que un panel que genera una estética más sofisticada con la que mostrar a todo aquel que entre en el despacho el logro conseguido por ti.

Por tanto, una vez que se termina la universidad no es necesario guardar los títulos en un cajón o enrollarlos para utilizarlos en el caso de que se soliciten; en el fondo, pueden emplearse para decorar.

Tipo de estética que ofrece un título académico

Diploma en la pared.
Diploma de pared / pinterest.es

Evidentemente, si se muestra un título en la pared es porque se está orgulloso del logro conseguido. No es fácil alcanzar esa meta y, en tu caso, lo has conseguido con esfuerzo y sacrificio. Este sería el significado que se ofrece.

– Enorgullécete de tu esfuerzo, perseverancia y dedicación mostrando tu titulación académica.-

Por otro lado, se genera una seriedad muy interesante. El despacho ganará un componente de formalidad y sensatez que no tendrán otras habitaciones, lo cual refleja la utilidad que tendrá este espacio: estudio, consulta, trabajo.

No cabe duda de que el colgar un título académico en la pared se considera una etiqueta de la persona, es decir, es una manera de mostrar los gustos personales, la dedicación de uno mismo y la profesión que realmente se tiene por dentro en la vida.

¿Se puede mostrar cualquier título?

Los títulos académicos tienen cada uno una categoría: unos son más sencillos de obtener y otros no tanto. Por eso, es imprescindible tener en cuenta los diferentes rangos de cada uno. Los más comunes de exponer son los siguientes:

  • Títulos de máster y doctorado: por supuesto, estos son los que están situados en lo más alto de la escala. Es una manera de mostrar la especialidad personal y éxito profesional e intelectual.
  • Universitario: desde siempre, el título de licenciado (actualmente de grado) ha sido mostrado entre la sociedad como un elemento identificativo de la dedicación y estudio que se ha hecho y se ha conseguido con esfuerzo.
  • Formación profesional y certificados de profesionalidad: son titulaciones que reflejan la profesionalización que se ha obtenido y que requiere unas destrezas tanto físicas como intelectuales.
Títulos universitarios en la pared.

Proceso de enmarcar el título

Antes de que se cuelgue el título, hay que saber en qué pared se situará. Normalmente, se pone a la espalda del titulado y, por consiguiente, de la silla y mesa de despacho; así el invitado puede ver primero a la persona y detrás sus títulos.

  • Emarcar el diploma: como el material es papel resistente, es imprescindible ponerle un cristal y un marco. Para que quede mejor y se resalte el contenido del título, es importante escoger un marco de color marrón oscuro.
  • ¿Por qué escoger el marrón? Le da seriedad al asunto, dinamiza y agrada también a la vista. A su vez, no resulta demasiado oscuro; en cambio, el negro puede resultar excesivo.
  • El cristal: es importante que quede bien fijado el diploma al vidrio, sin ningún tipo de burbuja de aire ni doblez. Incluso, lo que interesa es que no tenga brillos y pueda ser contemplado el contenido del diploma desde cualquier punto de la habitación.

Hay numerosos comercios especializados en enmarcar cuadros y títulos académicos. Si prefieres un acabado más profesional, es recomendable que lo lleves a un establecimiento de este tipo.

Número de títulos que se recomienda colgar

Diploma.

En este sentido, no interesa recargar excesivamente la pared con todos los títulos que se han conseguido. Hoy en día no tenemos solo uno, sino varios y cada uno de distinto rango y especialidad.

Por eso, no es relevante poner absolutamente todos, ya que haríamos un horror vacui de diplomas y mostraríamos una imagen demasiado “pedante” y perdería credibilidad nuestro propósito.

– No se trata de impresonar, sino de informar sobre nuestro currículo.-

Por tanto, ¿cuál sería la medida justa? Escoge los dos o tres títulos que consideres más relevantes y que tengan una importancia académica y profesional, además de que te describan por la especialidad en la que te has preparado. Y si es solo uno, mucho mejor.