El teléfono fijo: un recurso decorativo

Francisco · 15 octubre, 2018
Utiliza el teléfono fijo como un elemento más para la decoración. Existen múltiples formatos que pueden darle un toque diferente al hogar.

A veces, hasta el elemento más funcional puede tener una utilidad desde el punto de vista de la decoración. A continuación abordaremos uno en particular, el teléfono fijo: un recurso decorativo.

Su forma no tiene por qué ser de únicamente con el formato prototípico, también puede poseer un diseño original e interesante; todo depende del gusto del inquilino, si se desea un aparato más llamativo o que se complemente con la estética del lugar.

Puede que a ciertas personas les resulte irrelevante e innecesario emplear el teléfono como otro recurso para la decoración; sin embargo, juega un papel muy importante en el hogar y, por consiguiente, en el espacio donde se ubica.

Finalidad del teléfono en una casa

El teléfono fijo ha ido perdiendo importancia en los hogares a causa de la aparición de los smartphones y de internet. Si se desea, puede hacerse una llamada a través de la red o mediante un móvil; por tanto, ¿es necesario tener un teléfono fijo en casa?

Teléfono blanco fijo.

Esta pregunta puede ser compleja de responder. Una parte de la sociedad considera que no es necesario y otra parte que sí. Por supuesto, no van a desaparecer por completo, pero hay familias que ya no quieren tenerlo por su poca utilidad.

No obstante, el teléfono fijo ha estado en las casas durante décadas y cumpliendo la función de conectar a las personas instantáneamente. Por eso, no resulta fácil desprenderse de él y aún sigue teniendo mucha utilidad.

– El teléfono fijo es un sistema de comunicación tradicional que conecta los hogares.-

Estética del teléfono en el hogar

Un teléfono fijo puede tener diferentes apariencias y diseños. Dependiendo de la estética que tenga, aportará un contenido u otro al hogar. Algunas ideas sobre formatos son las siguientes:

Teléfono fijo de pared.

  • Teléfono antiguo: suele tener un diseño semejante a los antiguos de principios del siglo XX. Guarda una estética realmente bella y bajo un estilo clásico, con el marcador de números en círculo; en realidad, los más privilegiados tenían uno así.
  • Teléfono fijo de color: el formato típico es aquel que tiene conexión directa con la base y puede descolgarse siempre y cuando se esté junto al aparato. Estéticamente puede destacar si tiene un color más destacable: rojo, amarillo, verde, azul…
  • Teléfono con alguna temática: puede darse el caso en que el teléfono tiene algún tipo de forma, tal como uno labios gigantes o la boca de los Rolling Stones (carácter más atrevido), un corazón, un zapato, una hamburguesa, etc.
  • El inalámbrico: el caso más común actualmente es el inalámbrico. Existen de formato y diseño básico, pero otros pueden tener diseños muy originales.

Dependiendo del toque decorativo que se le quiera dar al espacio, se puede escoger un teléfono u otro. Puede llegarse a mostrar un carácter más cómico o más serio. Eso sí, hay que dar por seguro que atraerá la atención de todas las miradas.

¿Dónde colocar el teléfono?

Comúnmente, el teléfono puede encontrarse en los siguientes sitios: salón, pasillo, dormitorio y despacho. No suele tener presencia en la cocina y mucho menos en el baño. ¿Dónde disponerlo según el espacio?

Teléfono fijo gris.

  • Salón: sin duda alguna, el teléfono no puede estar en un lugar central; es preferible que se sitúe en una esquina o un lateral. Principalmente, hay que evitar que obtenga todo el protagonismo y que simplemente se convierta en una curiosidad.
  • Pasillo: con que esté pegado a la pared sobre un mueble, es más que suficiente. Lo que interesa es que no entorpezca el tránsito de personas. Es importante que el pasillo sea ancho si va a situarse allí el teléfono.
  • Dormitorio: junto a la mesilla de noche, puede ser un buen recurso decorativo; por otro lado, en una cómoda o un pequeño mueble destinado únicamente para el teléfono.
  • Despacho: en este lugar no puede faltar, ya que la utilidad que le dará será primordial, especialmente si se suele trabajar en este lugar diariamente. Los despachos suelen ser lugares serios, por eso no interesa un teléfono de estética cómica, sino mejor clásica.

Tal y como se puede comprobar el teléfono es un elemento útil para la decoración; sin embargo, hay que ser conscientes de que debe ajustarse correctamente al entorno y, por tanto, no desentonar, ya que podría generar una tensión ambiental poco apropiada.

– El teléfono no puede faltar en las casas; se ha convertido en una pieza más de la decoración.-

Suárez Espinel, Alma: Decoración y ambientación en habitaciones y zonas comunes en alojamientos, Elearning, 2014.