¿Cómo elegir la madera para tus suelos?

16 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Estás pensando en poner suelos de madera en tu casa? Pues déjame decirte que estás en el post acertado porque vamos a darte algunas claves al respecto.

Elegir la madera para tus suelos te supondrá tener en cuenta diversos factores. Por un lado, el tránsito o condiciones que va a soportar y, por otro, los efectos estéticos que tendrá según se trate de un tipo o de otro.

Ten en cuenta que la dureza de la madera, el tono y el dibujo de las vetas son los factores principales que deberás tener en cuenta para decantarte por el tipo más acertado para tus suelos.

Madera para tus suelos: factores decisivos

Suelo de madera en una habitación infantil.

Blandas y nobles

Según su dureza, las maderas se dividen en blandas (coníferas) y nobles (frondosas). Veamos cuáles son las principales características de cada una de ellas.

Las maderas blandas tienen menor densidad, por lo que son más vulnerables a las marcas que pueden dejar muebles pesados o, incluso, las pisadas con zapatos de tacón alto. Destacan: el pino, el aliso y el abeto.

Por otro lado, las maderas nobles son menos flexibles y destacan, sobre todo, por su dureza. También es conveniente que sepas que son más caras. Destacan: la jatoba y la supira.

Tonos y dibujos

Baño con suelo de madera

Otro factor decisivo para elegir el tipo de madera es el color y el dibujo de las vetas. Se podrá escoger entre claras (el arce y el haya), rojizas (el cerezo) y oscuras (el iroco y la jatoba).

En cuanto al dibujo, cada especie tiene una veta característica. Por ejemplo, el nogal tiene una veta ondulada, mientras que en el fresno es recta, y en el roble, irregular.

También los anillos de crecimiento son más visibles en las maderas de zonas templadas y, por el contrario, algunas de las maderas tropicales carecen de ellos.

Envejecimiento

Es conveniente que sepas que no todas las maderas envejecen igual. Con el tiempo, el abedul, el roble y el haya, por ejemplo, amarillean, mientras que el cerezo, la jatoba y el merbau oscurecen y enrojecen.

También están el iroco y la teca, dos maderas muy apreciadas en el diseño de interiores. Mientras que el iroco adopta un tono marrón oscuro, la teca tiende a homogeneizarse en tonos medios.

Madera para tus suelos: elige con cabeza

Salón comedor

Maderas de climas templados

Presentan pocas variaciones en el color y, con el paso del tiempo, tienden a adquirir una pátina muy bonita. Los suelos de haya, de fresno, de roble y de arce son los más utilizados en interiores.

De colores claros, están el abedul que no es muy resistente; el fresno, de textura rugosa; el pino, ligero y de efecto sobrio; y el abeto, con muchos nudos.

También de tonos claros, pero más resistente y duradera, es la madera de haya, muy empleada en zonas de mucho tránsito. El roble también será una buena opción pero ten en cuenta que presenta tonos más oscuros.

Maderas tropicales

Proceden de zonas tropicales de América, África o Asia y una de sus principales características es que presentan una rica gama de tonalidades, lo que las hace ser muy solicitadas en la decoración de suelos.

Entre ellas, se encuentran las maderas más resistentes, como el merbau, muy utilizada en exteriores, baños o cocinas. No obstante, suelen oscurecerse con el paso del tiempo, a excepción de la sucupira, de tonos rojizos.

El ébano, la caoba, la teca y el iroco son las más utilizadas. Aunque tienen precios elevados, quedarán muy bien en tus suelos; así que no dudes en elegirlas porque darán muy buen resultado.

Más baratas y menos conocidas son la planchonia, el taun, el kamere y el turupay. Son también muy resistentes y, en ocasiones, son una buena alternativa a otras especies más caras.

Madera para tus suelos: dónde van mejor

Sala

Las maderas claras tienen un aire atemporal y quedan muy bien en ambientes contemporáneos. Para ambientes clásicos, te recomendamos optar por maderas de tonos oscuros, como el roble y el nogal.

En ambientes rústicos, una buena idea es decantarse por maderas sin tratar ya que darán un toque natural a tus suelos convirtiéndolos en los grandes protagonistas de la casa.

Como no puede ser de otra forma, las maderas tropicales quedarán muy bien en ambientes étnicos y coloniales al dar gran calidez a tus pavimentos. En los últimos tiempos, también aparecen en ambientes vanguardistas.

Eso sí, nunca olvides que, durante los últimos años, la tala descontrolada de árboles está haciendo estragos en las especies tropicales, originando que algunas de ellas se encuentren en peligro de extinción. ¡Sé consciente!