Escritorios de trabajo para espacios pequeños

María Pilar Gimeno Landa · 14 enero, 2019
Por muy reducido que sea el espacio de estudio, siempre hay hueco para un escritorio y te lo demostramos a continuación.

Cuando estamos ante un espacio reducido es habitual no saber muy bien cómo decorarlo y amueblarlo. Si tienes ese problema y quieres ver  escritorios de trabajo, estás en el sitio adecuado.

Tal y como vas a comprobar, es perfectamente compatible la colocación de escritorios de trabajo en espacios reducidos y al mismo tiempo poder trabajar de forma cómoda, teniendo cerca todos aquellos elementos necesarios para realizar el trabajo.

Escritorio juvenil y desenfadado

Escritorio juvenil y desenfadado.

Esta primera propuesta demuestra que los escritorios de trabajo pueden ubicarse en un espacio pequeño. Además, el resultado no tiene por qué ser agobiante ni trabajar diariamente incómodo. Vamos a analizar este espacio en el que se ha resuelto el problema a la perfección.

En primer lugar, lo que se ha hecho es instalar un ordenador de grandes dimensiones, pero que al mismo tiempo ocupa poco espacio. Aunque no es apto para todos los bolsillos, es la mejor opción si se va a trabajar diariamente. En el resto de la mesa, solamente se han colocado aquellos elementos que son imprescindibles y que es necesario tener cerca.

Para ganar más espacio y, sobre todo, un lugar en el que poder almacenar libros, cuadernos u otros objetos necesarios, se ha optado por instalar estanterías de la misma tonalidad que la mesa. Como elementos decorativos se ha colocado una planta y un pequeño cuadro.

El resultado es un estudio de pequeñas dimensiones juvenil y desenfadado en el que se puede trabajar cómodamente.

Escritorios de trabajo perfectos para estudiantes

Escritorios de trabajo juveniles.

En este caso, estamos ante un escritorio sencillo y básico. Este tipo de diseños son muy prácticos si lo que se busca es una gran superficie para trabajar. Puede colocarse el ordenador y al mismo tiempo sigue quedando espacio para un cuaderno o libro y el estuche.

El único inconveniente es que carecen de espacio de almacenamiento, por lo que tendrás que buscar un extra, tal y como se aprecia en la imagen. Esas cajoneras cuentan con gran capacidad, y además son muy estéticas y le dan un toque perfecto a la habitación juvenil.

Este ejemplo de escritorio es perfecto si tienes en casa alguna mesa y no sabes muy bien como utilizarla. Tal y como puedes ver, este tipo de mesas no son específicas para utilizar como un escritorio pero quedan perfectamente.

Si tienen suficiente profundidad puedes colocar algún tipo de estantería o bandejas en la parte más próxima a la pared. Es una buena forma de crear un espacio extra de almacenamiento y al mismo tiempo tener todas las cosas al alcance de la mano.

Si se trata de una mesa de madera como la de la imagen puedes pintarlas del color que más combine con el dormitorio. De todos modos, la madera natural crea contraste y también ofrece un aspecto muy favorecedor.

Para no dañar la superficie puedes colocar un plástico o funda. De este modo evitarás que haya rozaduras y rayas y que la mesa permanezca intacta con el paso del tiempo.

Almacenamiento extra en un espacio reducido

Escritorio infantil con almacenamiento.

La última propuesta de espacios reducidos está especialmente pensada para los más pequeños de la casa. Además, se trata de un escritorio que no solo es funcional, sino que también cumple un claro papel decorativo.

Este escritorio está pensado para aquellas personas que no necesitan una gran cantidad de elementos para realizar sus tareas. Lo que más nos gusta de su diseño es que su escasa superficie la complementan a la perfección los estantes de la parte superior.

Es cierto que no son de gran capacidad, pero bastan para guardar las pinturas, juguetes o cuadernos de tus hijos.

En la parte superior e inferior se encuentran dos estantes más grandes, perfectos para guardar objetos de mayor tamaño. En su conjunto, este escritorio es perfecto para que los más pequeños de la casa hagan sus deberes y tengan un espacio propio en el que encontrar concentración y realizar sus tareas sin distracciones.

Estos tres escritorios demuestran que espacios pequeños y escritorios son perfectamente compatibles. Tan solo debes tener en cuenta qué diseño se adapta más a tus necesidades y elegir aquellos que dispongan de espacio de almacenamiento, porque son mucho más prácticos. De esta forma tan sencilla, se puede crear un espacio de estudio cómodo y útil para realizar las tareas diarias.