Rodapiés originales para tu hogar

Este artículo fue redactado y avalado por Francisco J.
· 21 enero, 2019
Normalmente el rodapié es un recurso funcional al que no se le otorga demasiada importancia. Apórtale un sentido estético y conviértelo en un elemento más de la decoración.

Si quieres hacer de tu casa un lugar donde cada rincón pueda sorprender, un medio muy interesante es a través de rodapiés originales para tu hogar. De esta manera, conseguirás que hasta el más mínimo detalle esté cuidado y trabajado.

A pesar de que este recurso queda bastante al margen de lo que es la decoración, puede tener un sentido mucho más innovador si lo consideramos como un elemento decorativo; es decir, puede aportar mucho a cualquier espacio de la casa.

Sin embargo, lo estamos dejando olvidado, no se valora la importancia estética que tiene. Se infravalora, pero, en el fondo, es otro elemento más que conforma la casa. Por eso, si queremos que tenga más sentido, vamos a descubrir de qué manera puede trabajarse.

El básico y funcional

Rodapié blanco.

El caso más común es aquel que se conforma por una superficie lisa y una tonalidad semejante a la del suelo. Este puede ser de madera o de baldosas; por tanto, el propio rodapié estará en sintonía y guardará unos parámetros semejantes.

En realidad, es una pequeña prolongación del suelo que asciende levemente por la pared. En otras palabras, sería el nexo de unión entre el muro y el suelo, conformándose así el ángulo de 90º.

Comúnmente, no se le aporta un contenido estético ni un significado, más bien pasa desapercibido, con un diseño sencillo y vulgar, simplemente buscando la funcionalidad. Estaríamos hablando del formato básico.

Los recursos básicos poseen una estética funcional.

Rodapiés para un ambiente de estilo rústico

Rodapiés naturales.
Rodapiés naturales / homeserve.es

Un caso bastante peculiar es el rodapié de tipología rústica. Va a ser un elemento de carácter rural, campestre y bastante natural. De lo que se trata es de que esté ligado al campo y tenga un significado más informal.

  • Ya sea un suelo de madera o de piedra, puede aplicarse un rodapié de este tipo, pero no el que se dispone generalmente con formato liso, sino con otro diseño mucho más original.
  • Se realiza con madera extraída directamente de la corteza de un árbol. Por supuesto, hace falta maquinaria especial para hacerlo. En el caso de que quieras unos así, hoy en día, hay empresas de construcción que pueden realizar este tipo de rodapiés.
  • El límite superior es una línea irregular, ofreciendo un carácter más natural. Se genera, así, un diseño muy interesante y realmente particular.

Cambio en la forma de iluminar

Rodapié iluminado.
Rodapié iluminado / homeserve.es

Otra manera de iluminar un espacio es colocando focos en el propio rodapié. Puede resultar extraño y algo paradójico, teniendo en cuenta que estamos acostumbrados a que la luz provenga del techo.

  • Se dispone un rodapié básico y sencillo con aberturas circulares para colocar los focos.
  • El tipo de luz será tenue, pero a la vez con algo de intensidad; es decir, un término medio.
  • Por supuesto, el tipo de luz debe ser cálida, ya que la blanca puede resultar demasiado estridente y genera tensión.
  • La sensación que debe aportar es de confort y tranquilidad, otorgándole importancia al suelo que está siendo iluminado.
  • El número de luces puede variar. Si deseas que haya mucha luz, puedes colocar cada medio metro, pero, si realmente quieres que sea algo anecdótico, cada dos metros.
  • La sensación que se conseguirá es de auténtica elegancia y glamour.

El lacado, el más clásico

Rodapié lacado con dos texturas.

Un ejemplo muy común son los rodapiés lacados. El ambiente donde mejor se enmarca esta tipología es en estilos clásicos y minimalistas.

  • La estética es bastante sencilla. Según surge del suelo, el formato es liso, pero en la mitad superior, se producen algunas ondulaciones que le otorgan un estilo más galante.
  • Se produce una unión entre lo funcional y lo artístico.
  • Es mejor que tenga el mismo color que el de la pared. De hecho, el blanco puede ser el más interesante para que se unan correctamente.

Con algún estampado o representación figurativa

Rodapiés con puertas.
Rodapiés puertas / homeserve.es

Otra fórmula que resulta muy original es aplicando un contenido en la superficie. Pueden representarse animales, símbolos, estructuras geométricas, líneas, etc.

Un caso muy particular es la simulación de la casa de un ratón. Si tienes niños en casa, esto será algo muy interesante y divertido. También pueden disponerse hormigas o cualquier otro animal que gane algo de realismo, a modo de trampantojo.

En definitiva, existen muchas fórmulas, escoge la que más te guste y haz que el rodapié sea un elemento decorativo más del hogar.