Termos eléctricos: tipos y capacidades

Francisco · 10 noviembre, 2018
¿Estás buscando un termo para tu casa? Te mostramos algunos tipos y características para que puedas salir de dudas.

Cuando queremos la mejor calidad y garantía de aparatos en nuestro hogar, recurrimos a las mejores tecnologías, especialmente para el agua caliente. Te mostramos los termos eléctricos: tipos y capacidades.

No hay nada mejor como llegar a casa, después de un largo día de trabajo, y darse una buena ducha. Sin embargo, en alguna ocasión nuestro plan se trunca cuando no funciona el termo y el agua sale completamente fría.

Los termos es mejor que sean sean de calidad para que se eviten problemas de funcionamiento. A continuación haremos un repaso de algunos tipos más interesantes y vendidos del mercado.

¿Qué es un termo eléctrico?

Termo eléctrico.

El termo eléctrico es un recipiente de gran tamaño con una capacidad de almacenaje de agua que permite su uso diario. Suele estar instalado en la cocina, despensa o baño. Estamos hablando de un aparato funcional para el día a día.

Conviene que los termos sean verticales y no horizontales. ¿A qué se debe esto? Los segundos, debido a su orientación, ocasionan una disminución de la eficiencia energética y, por consiguiente, un coste mayor en la factura de la luz.

En su interior se encuentra el agua, el cual es calentada en poco tiempo. No obstante, si se acabara el depósito entero, habría que esperar un tiempo a que se caliente de nuevo.

– Uno de los mayores placeres de la vida es una buena ducha caliente.-

Tipos de termos eléctricos

A la hora de hablar de las distintas tipologías de termos, hay que hacer mención al tipo de resistencia eléctrica que poseen; de este modo, se pueden encontrar dos tipos:

  • Resistencia blindada: genera una transmisión directa de calor al agua, consiguiendo un calentamiento rápido y eficiente.
  • Resistencia de cerámica envainada: a diferencia del anterior, no se encuentra en contacto con el agua, evitando que haya un deterioro mayor del material, pero tarda más en calentarse el agua.

La cal es el gran enemigo de los calentadores. Dependiendo de la zona geográfica, el agua puede contener más o menos cal; así, el termo puede sufrir la corrosión y afecta completamente el interior.

– Solemos usar el calentador para la ducha, fregar los platos y el lavabo.-

La importancia del ahorro de energía

Existen termos con distintas funcionalidades que mejoran nuestra calidad de vida, pero sobre todo nos ayudan a ahorrar energía. Existe una clara diferencia en la factura según el tipo de termo que se tenga.

  • Es importante escoger un aparato que tenga una capa aislante, situada entre la carcasa y el recipiente interno, evitando que se escape el calor y ahorrando energía.
  • Sistema de programación: se puede conseguir un evidente ahorro de energía siempre que se programen las horas en que debe estar encendido, que suele ser mientras nos duchamos o fregamos los platos.
  • Bien es cierto que si solo se va a utilizar el agua de manera puntual y muy poco tiempo, no conviene encender el calentador. Es otra manera de no derrochar electricidad.
Termo blanco.
Termo / leroymerlin.com

La capacidad del termo

Existen diferentes gamas de termos según su capacidad. No es lo mismo utilizar un termo para 4 o 5 personas que solo para una; por tanto, conviene elegir según el tipo de utilidad que se le vaya a destinar.

  • Los hay de tamaño reducido que pueden albergar entre 15 y 50 litros. Evidentemente, son más fáciles de acoplar en la casa, ya que su dimensión es menor y pueden dar un rendimiento igual de bueno pero con menos agua.
  • En cambio, hay otros de grandes capacidades, entre 150 y 300 litros. Estos suelen disponerse en casas con familias numerosas, e incluso, en vestuarios para deportistas.

Hay que entender que el rendimiento que se le dé a un termo como este último es bastante mayor que el primero. A su vez, los termos de grandes capacidades pueden generar más problemas a la hora de colocarlos en casa.

Algunos termos destacables en el mercado

Actualmente, grandes superficies como Leroy Merlin ofrecen termos de gran calidad. Se recomienda no comprarlo de segunda mano por internet, es mejor tener una garantía de calidad. Así, algunas de las marcas interesantes en este espacio comercial son:

  • Delta D: tamaño reducido, con un precio aproximado de 50 euros.
  • Equation: mayor tamaño, con capacidad de hasta 80 litros y un precio de 129 euros.
  • Ariston: también de 80 litros y con un precio aproximado de 269 euros.

Un buen termo resulta práctico, funcional, eficiente y nos proporcionará el bienestar diario que necesitamos. Lo mejor es comprar electrodomésticos de calidad.