Decoración otoñal para el hogar

Ivana Jerman · 1 enero, 2019
Para conseguir una hermosa decoración otoñal no hay más que inspirarse en los elementos de la naturaleza: sus frutos, sus colores, sus texturas...

La decoración otoñal es todo un sueño para los amantes de esta estación. Su singularidad no solo está en la paleta de color, sino también en las texturas y elementos naturales empleados. Por tanto, a la hora de lograrla, hay que tener en cuenta estos aspectos.

Quienes cuentan con una chimenea en su hogar saben que este es un rincón especial durante el otoño, por ello, vale la pena lucirlo. No obstante, no hay que limitarse a la tenencia de este elemento para crear una bonita decoración.

Hay quienes optan sencillamente por colocar un vinilo adhesivo en un punto de la pared (lo cual es una solución muy astuta, ya que no resta nada de espacio) y, sobre la imagen de la repisa, instalan una de verdad, para poder colocar sus objetos decorativos allí y conseguir un efecto mucho más realista.

A continuación te comentamos qué objetos son los que más triunfan en la decoración otoñal y cómo puedes combinarlos de una forma creativa a lo largo de la estación.

Los colores de la decoración otoñal

Evidentemente, lo más destacado de la decoración otoñal es la paleta de color, que consta de tonos tierra, rojos, anaranjados, amarillos, ocres y, por qué no, algunos chispazos de bronce y dorado.

Elementos naturales de la decoración otoñal.

En conjunto, dichos colores transmiten una sensación de calidez y recogimiento que contrasta con el descenso de las temperaturas en el exterior. Esto viene a ser parte del encanto del otoño: la idea de confort dentro del hogar dulce hogar. 

Dado que los tonos tierra también pertenecen a la paleta neutra, se combinan fácilmente entre sí. Por ello, no hay mucha dificultad a la hora de crear una combinación ganadora. Sin embargo, se recomienda elegir alguno de los siguientes esquemas:

  • Tono claro + Tono oscuro + Color contraste. Ejemplo: beige + chocolate + vino.
  • Metálico + Tono claro + Tono oscuro. Ejemplo: bronce + marfil + naranja oscuro.
  • Metálico + Color + Color. Ejemplo: ocre + verde pistacho + vainilla.

Hay muchas más combinaciones que pueden inventarse a partir de estos esquemas. Lo importante es tener en cuenta que, para que los colores luzcan armoniosos es importante variar su intensidad.

Por otra parte, hay que señalar que una decoración otoñal no tiene por qué basarse únicamente en un esquema. Tal y como se mencionó anteriormente, dado que los colores combinan fácilmente entre sí, pueden introducirse varios esquemas para crear zonas de transición, de una forma sutil.

Puedes elegir una gama en tonos claros como el blanco, el crudo para los elementos decorativos más imponentes. Y luego aplicar sutilmente tonos más contrastantes como el beige, naranja o mostaza. Según los elementos que poseas.

Ejemplo de decoración otoñal escandinava.

Ideas para una decoración otoñal

  • Como centro de mesa, luce los alimentos de temporada (manzanas, calabazas, castañas, nueces, maíz) en las fuentes de tu preferencia. Puedes incorporar también otros elementos como velas, piñas, varas de canela, flores y ramas secas, entre otros.
  • Aprovecha las ramas y hojas secas para crear arreglos naturales. Recuerda que, si quieres conseguir que estos sean mucho más chic, puedes aplicar una capa de pintura en spray dorado o negro mate, por ejemplo.
  • Juega y aprovecha diferentes texturas en tus textiles. Por ejemplo, combina algún pañuelo en desuso con mantas de pelo largo y cojines lisos de algodón. Haz de los diferentes tipos de textura, tus mejores aliados. 
  • Incluye velas aromáticas en algunos rincones a modo de complemento. Aún si no las llegas a encender, ayudarán a reforzar la sensación de calidez y hogar de la estancia. También aprovecha y saca a relucir tus candelabros.
Faroles con velas.
Faroles con velas / pinterest.es

Descubre: Velas aromáticas: pasos para elaborarlas

Algunas consideraciones

Si deseas introducir verde, procura que sea en tonos oscuros o hacia el verde pistacho. De esta manera, imitarás a la perfección el verde de la naturaleza de la estación.

Ten en cuenta que no hay por qué recurrir solo a las flores y ramas secas. También se pueden incorporar plantas vivas. Un arreglo de girasoles es una excelente idea.

Anímate a añadir unas cuentas fairylights de forma creativa a los rincones donde la luz natural no tenga mucho alcance. Enrédalas en la base de una lámpara de pie, entre los libros de la estantería o bien, que cuelgue del extremo de una repisa.

Como podrás ver, podrás decorar el hogar con elementos muy fáciles de encontrar y, sin complicarte demasiado. Recuerda, manténte dentro de un estilo simple y luego, una vez lo puedas comenzar a visualizar, agrega los detalles que desees para enriquecerla.