Decorar con estucos

Sofía Sangrador 5 septiembre, 2018
Con los estucos, puedes conseguir efectos muy bonitos en tus techos y paredes. Además, hay mucha variedad en cuanto a estilos, diseños... Te damos algunas ideas sobre ello.

A lo largo del siguiente artículo queremos hablarte de los estucos como recurso para decorar los techos y paredes de tu vivienda. Es una técnica con mucha historia, usada desde la Antigua Grecia y Roma. También fue muy utilizada por los árabes, aunque quizás su mayor esplendor tuvo lugar en el Renacimiento.

Muchas veces, pintamos las paredes de un solo color y nos olvidamos de ellas. Sin embargo, existen muchas maneras posibles de pintar tu departamento de forma creativa y original.

Además, ten en cuenta que en el mercado es posible encontrar numerosos tipos de pinturas, por lo que no te resultará difícil encontrar la más adecuada para cada zona. Pinturas lavables, hipoalergénicas, sin olor, anti-hongos, al temple… son solo algunas de las opciones para pinturas para tu casa.

Las pinturas decorativas son una excelente opción: con ellas, embelleceremos nuestros interiores. Con ellas, podemos lograr acabados llamativos y originales, también podemos crear murales con motivos vegetales, geométricos, etc.

Por eso, en este post queremos hablarte del estuco, una pasta formada por cal, mármol pulverizado, yeso y pigmentos naturales. Si sigues cuidadosamente los pasos, puedes aplicar la pasta tú mismo.

estucos en las paredes

Ventajas de usar estucos para decorar

A continuación, queremos dejarte las principales ventajas de esta técnica, para que las tengas en cuenta a la hora de decidirte sobre la mejor manera de decorar las paredes/ techos de tu casa.

En primer lugar, cabe decir que tienen larga durabilidad, lograda después de que el material haya sido secado de manera correcta. Y también ofrecen impermeabilidad, lo que se agradecerá en espacio exteriores o en zonas interiores más expuesta a humedad o manchas, como son la cocina o el baño.

Aunque no es lo más común en las viviendas (sí en iglesias o palacios), puede ser pulido (el acabado es muy similar al del mármol), tallado y modelado. Así, nos encontramos con una forma diferente de decorar.

Por otro lado, cabe destacar las numerosas opciones que nos ofrece, no solo en cuanto a colores, sino a texturas, acabados y tratamientos. Además, se adapta a prácticamente a cualquier superficie, siempre que haya sido preparada correctamente, que sea sólida y consistente y que esté completamente limpia.

Por último, te adelantamos lo que vamos a explicarte en el siguiente apartado: su limpieza resulta bastante sencilla. No hay por qué hacerlo muy a menudo.

La limpieza de paredes y techos estucados

Obviamente, lo más fácil es adquirir productos en tiendas de decoración o de muebles. Es fundamental que contengan cera, muy usada también a la hora de cuidar los suelos de madera.

Pero también puedes realizar la limpieza con productos que tengas en casa. Primero, debes aplicar por toda la superficie una mezcla de jabón (neutro) y de agua caliente. Para ello, lo mejor es que uses una esponja.

Cuando hayas eliminado las manchas y restos más superficiales, debes dejar que se seque completamente la superficie. Cuando te hayas asegurado de ello, coge una gasa o apósito y aplica la cera de manera homogénea por toda la superficie. Para que quede repartida de manera totalmente uniforme, extiéndela con la mano (cubierta, obviamente), realizando movimientos circulares.

Al acabar, la pared o techo parecerá como nueva. Por último, recuerda que tampoco es necesario limpiarlos muy a menudo, como mucho, una vez cada uno o dos años.

estucos en casa

Un efecto bonito y original

En primer lugar, queremos que sepas que los tipos más utilizados quizás sean el estuco veneciano y el estuco al fuego. Aun así, recuerda que hay muchas variantes más.

Es importante tener en cuenta en qué lugar quieres aplicarlo: no es lo mismo una fachada exterior que la pared de un dormitorio. En función de ello, escogeremos un tipo u otro. Por ejemplo: el estuco veneciano, que se podría decir que es la versión moderna, se aplica solo en interiores.

Y como ya te hemos dicho, recuerda que hay distintos colores disponibles, además de acabados o efectos muy diversos. Eso sí: te recomendamos que tengas en cuenta que, si quieres calidad y durabilidad, puede resultarte algo caro. Actualmente, hay opciones bastante baratas, sin embargo, veremos como el resultado no es tan satisfactorio.

Bibliografía

Te puede gustar