Detalles en colores vibrantes: la tendencia que promete avivar tus espacios

Estefany Hurtado · 23 julio, 2018
¿Quieres darle un toque de color a tu casa? Aquí te contamos cómo hacerlo con detalles en colores vibrantes.

Los detalles en colores vibrantes son una buena forma de avivar los diferentes espacios de nuestra casa. Introducir pequeños detalles de color en la decoración de nuestro hogar hace que, sin duda alguna, sea un espacio dinámico y para nada aburrido o plano.

Existen muchas maneras de aportar dinamismo a las estancias y una de ellas es a través del color: hoy en día existen varias tendencias que abogan por el uso predominante de colores claros, por ejemplo, el estilo nórdico.

También la tendencia del blanco total, que defiende el uso de este color en toda la decoración. Sin embargo, al utilizar solo una gama de color y ser esta tan clara, corremos el riesgo de crear ambientes sosos y aburridos.

Por ello, en este tipo de tendencias es muy habitual recurrir al uso del color para romper con la monotonía. En este artículo te contamos cómo introducir detalles en colores vibrantes para avivar tus espacios.

¿Cuáles son los colores vibrantes?

Evidentemente, antes de profundizar en el tema, es importante conocer cuáles son los llamados colores vibrantes. En primer lugar, cabe destacar que el concepto de color vibrante hace referencia a los colores sólidos y de gran brillo y luminosidad. Estarían excluidos, por ejemplo, los colores pastel.

Por lo tanto, como colores vibrantes entendemos el magenta, el azul, el amarillo, el verde, el rojo, el naranja, etc. Se trata de colores atrevidos que, desde nuestro punto de vista y gusto personal, se deben utilizar en pequeños detalles y no en toda una estancia.

Colores tendencia 2018.

¿Dónde utilizar detalles en colores vibrantes?

El uso de colores vibrantes no está restringido a una zona de la casa en particular, sino que pueden ser utilizados en cualquier lugar de la casa. Lo único que debes tener en cuenta es qué detalles quieres introducir.

Por ejemplo, si quieres utilizar algún detalle en colores vibrantes en una lámpara, lo más lógico es que, si ya tienes dos lámparas, no pongas otra aunque la última sea de color. Se trata de introducir el color en detalles, en pequeños elementos pero utilizando la lógica y la razón y no repitiendo elementos

Por ello, una buena forma de utilizar colores vibrantes es en los siguientes elementos:

  • Textiles: siempre son una buena opción para dar un toque de color y avivar las habitaciones, el salón o el cuarto de baño.
  • Elementos decorativos: jarrones, floreros, cuadros o portarretratos, por ejemplo, son unos buenos aliados a la hora de utilizar detalles en colores vibrantes.
  • Menaje: en el caso de la cocina, una buena manera de introducir un toque de color es a través del menaje. Por ejemplo, la vajilla, vasos, tazas, cucharones, etc. Una forma sutil de dinamizar la zona.

¿Qué aportan los colores vibrantes?

Decorar con detalles en colores vibrantes, sin duda alguna, es una de las mejores opciones si no eres muy amante del color, ya que suponen toques sutiles que añadirán y no restarán nada a tu estancia.

En primer lugar, podríamos decir que los colores vibrantes añaden mucha luz al lugar. Además, mejora nuestro estado de ánimo, ya que los colores de este tipo nos hacen sentir más alegres.

Por otra parte, los colores vibrantes ayudan a que las estancias tengan volumen. Es decir, que no sean planas, aburridas o sosas. De hecho, el uso de estos en la decoración de nuestro hogar, también puede transmitir muchas sensaciones, como frescura y modernidad. 

Estos colores son perfectos para dinamizar una zona de la casa. La principal ventaja es que, al ser introducidos de forma sutil, en pequeños detalles, podemos cambiarlos fácilmente cuando nos aburramos. 

Esta tendencia es perfecta para aquellas personas a las que les gusta la decoración con líneas sencillas y sin mucho color, puesto que el color no se introduce en grandes cantidades. 

Igualmente, los detalles en colores vibrantes son cada vez más comunes en estilos decorativos como el nórdico o el minimalista. En otros, como el estilo oriental, es muy común ver elementos rojos combinados con el negro como colores principales.

Una idea equivocada sobre los colores vibrantes es que, al utilizarlos, el espacio va a parecer sobrecargado, o muy infantil. Sin embargo, como dijimos anteriormente, para conseguir un efecto de elegancia y sutileza, debemos incorporar estos colores pensando en aquellos elementos clave que faltan en la estancia y que marcarán la diferencia.