El estilo Wabi Sabi: una nueva tendencia

Sofía Sangrador · 30 agosto, 2018
Busca la "belleza de la imperfección" siguiendo las pautas del Wabi Sabi. En este post te enseñamos cómo hacerlo fácilmente.

En este artículo queremos dejarte algunas ideas sobre el estilo Wabi Sabi aplicado en el mundo del interiorismo. Esta filosofía busca la belleza en todo aquello que es imperfecto o incluso incompleto.

Además, esta visión estética también hace referencia a la idea de fugacidad, de ausencia de permanencia. Por tanto, dentro de este estilo predominarán objetos “imperfectos”: incompletos, ásperos, asimétricos… Sin embargo, esto no quiere decir que no sean bellos. Esta es la esencia de esta filosofía.

Obviamente, este efecto de imperfección puede ser tanto natural como  algo más buscado. Es decir, nos referimos a un estado de imperfección provocado por limitaciones en los procesos de diseño o de materiales o provocado por los efectos del paso del tiempo, que invariablemente deja cierta huella en muebles, accesorios, paredes… Y, obviamente, también puede ser por un efecto buscado por los diseñadores, envejeciendo apropósito las superficies, por ejemplo.

Además, aunque nosotros vamos a centrarnos en su presencia en el interiorismo, el estilo Wabi Sabi también es ha sido muy utilizado en representaciones artísticas.

comedor Wabi Sabi
Fuente: jeroenvanderspek.com/

Los estilos más acordes con el Wabi Sabi

Si buscamos imágenes en las que aparezcan interiores decorados siguiendo las pautas del Wabi Sabi, verás que presenta ciertos paralelismo con otros estilos, quizás algo más cercanos a nuestra cultura. Por ello, no es nada difícil combinarlos para lograr un espacio homogéneo, sencillo y natural, siempre con ese toque de imperfección del que te hemos hablado.

Veremos de manera clara influencia del minimalismoaunque con algunas variantes. En primer lugar, todo ha de tener una funcionalidad y una utilidad: no debemos sobrecargar las estancias con objetos inservibles o con muebles y accesorios de más. Por eso, visualmente hablando, es preferible que haya menos muebles, aunque tengan mayores dimensiones.

Menos es más

Mies van der Rohe

Los espacios deben ser muy amplios, como ocurre por ejemplo en los lofts neoyorquinos. Para ello, podemos tirar tabiques: es preferible que tengamos menos habitaciones si cada una de ellas es más espaciosa. Y si existe la posibilidad de abrir amplios ventanales, mejor.

Y como lo que queremos es que los muebles y accesorios tengan un acabado muy natural, puedes optar por maderas casi sin tratar, fibras naturales, microcemento…

No importa que queden a la vista las imperfecciones, se trata precisamente de eso. Escoge maderas con las vetas y nudos marcados, solo tienes que lijar y barnizar para que no haya astillas. Y lo mismo ocurre con las fibras naturales: puedes escoger muebles y accesorios hechos a mano, tampoco hace falta que estén pintados. Por eso, hay bastantes paralelismos con el estilo rústico y, en algunas ocasiones, con el estilo industrial.

El estilo a medio pintar

Y no solo nos referimos a muebles o accesorios, también hablamos de paredes y suelos. Independientemente del material que escojamos para el suelo (madera, baldosas…), no es necesario que esté colocado de manera totalmente perfecta, la asimetría es una buena opción en estos casos. Tampoco hace falta escoger exactamente el mismo color para toda la superficie.

En el caso de las paredes, ocurre exactamente lo mismo. En otro de nuestros artículos te hablamos del estilo a medio pintar, válido para muebles y paredes. Consiste en pintar parcialmente la superficie, bien dividiendo la pared en franjas con distintos tonos o bien buscando acabados medio terminados solamente.

Puedes optar por decoraciones monocromáticas, para que el resultado sea más o menos homogéneo. Nosotros te recomendamos que la separación entre los colores no sea muy precisa, también puede quedar a la vista parte del fondo de la pared, con su color de origen.

En cuanto a la paleta de colores, lo mejor será que uses grises, tonos tierra, azules grisáceos o blancos. No importa que no aparezcan nítidos, pueden estar un poco entremezclados.

pared de estilo Wabi Sabi
Fuente: instagram.com

El Kintsugi: el arte de reparar con oro

Por último, queremos hablarte de los accesorios ideales para una casa decorada siguiendo las pautas del Wabi Sabi. Quedarán genial objetos hechos de cerámica: jarrones, cuencos… Al igual que los casos anteriores, no importa si tienen muescas o están algo incompletos.

Para que veas hasta qué punto llega esta predilección por lo incompleto e imperfecto, queremos hablarte de una técnica oriental: el Kintsugi. Consiste en reparar piezas de cerámica que se encuentran fragmentadas usando oro.

Sin embargo, también podemos aplicar esto en el diseño textil, así que tenlo en cuenta a la hora de adquirir cortinas, alfombras, etc.

Tenemos que darnos cuenta de que las roturas o desperfectos forman parte de la historia de cada objeto. Por eso, puedes añadir objetos adquiridos en tiendas de segunda mano.

Esta filosofía se puede aplicar perfectamente a nuestra vida: el tiempo pasa y nos afecta de distintas maneras. Esperamos que estas ideas te hayan servido de ayuda y las tengas en cuenta a la hora de decorar tu casa.

Lázaro, Sofía. "La imperfecta BELLEZA de la casa WABI SABI". Revista Architectural Digest. 2018. Información disponible en el siguiente enlace:  https://www.revistaad.es/decoracion/casas-ad/articulos/la-imperfecta-belleza-de-la-casa-wabi-sabi/20411
Josch, Melody. Las grietas de la filosofía kintsugi en el diseño textil. Convivencia entre lo industrial y artesanal (Trabajo de Fin de Grado). Universidad de Palermo (Argentina), 2017. Información disponible en el siguiente enlace: http://fido.palermo.edu/servicios_dyc/blog/alumnos/trabajos/13559_12902.pdf