4 formas de usar las flores que ya se marchitaron

Yamila Papa · 16 agosto, 2018
Con las flores que ya se marchitaron, podemos hacer muchas manualidades para decorar nuestra casa o incluso para regalar a quienes más queremos. ¡Además es una actividad divertida y relajante!

Si te han regalado un ramo de flores por tu cumpleaños o tu aniversario, o incluso, sin ningún motivo especial, seguro querrás guardarlas por mucho tiempo. Pero claro, una vez que se secan, crees que su único destino es el cubo de la basura.

Sin embargo, en este artículo te contaremos diversas formas de usar flores que ya se marchitaron, para que las tengas siempre contigo y puedas disfrutarlas en cada rincón de tu hogar.

¿Cómo usar flores que ya se marchitaron?

Las flores se usan para demostrar afecto, para felicitar y para decorar. No obstante, lamentablemente solo viven durante un tiempo, aunque las pongas en agua o le hagas algún ‘tratamiento’ casero para que mantengan el color.

La buena noticia es que con las flores que ya se marchitaron puedes hacer muchas manualidades DIY, ya sea para la decoración personal o incluso para dar de presente. Presta atención a estas opciones:

1. Popurrí de flores secas

Un ‘popurrí’ es una mezcla de muchas cosas, también hoy en día se le dice ‘mix’ (de ‘mezclar’ en inglés). Por supuesto, las flores no escapan a esta combinación.

Además de usar los pétalos o las hojas del arreglo florar que se ha marchitado, te recomendamos que añadas otros ingredientes, como pueden ser las hierbas aromáticas: romero, salvia, tomillo, lavanda, menta, etc.

Básicamente, tienes que poner todo en un recipiente y mezclar bien agitando con suavidad. Luego, es cuestión de pasar el contenido a una bolsa de organza, una almohada o un frasco de vidrio transparente. El popurrí de flores secas se coloca en el armario, en los cajones o en el baño para aromatizar.

Geranios con de flores rosas y rojas para tu jardín.

2. Señaladores de libros

¿Qué te parece esta idea para los regalos de navidad? Los has hecho tú misma y son de gran utilidad entre los lectores. Para ello necesitarás, justamente, un libro.

Coloca las flores que ya se marchitaron envueltas en un papel periódico y pon encima el libro, mejor si es pesado. También puedes usar otro objeto, como una maceta o cualquier cosa que ejerza presión.

Pasados unos días, las flores estarán secas y ‘aplastadas’ para poder pegar en un cartón de colores que luego cubrirás con un plástico o pintarás con laca transparente, así durarán más tiempo. ¡Una idea más que sencilla y bonita!

3. Cuadro con flores prensadas

Quizás en tu círculo íntimo no haya personas amantes de la lectura o quieras guardarte las flores para ti. En ese caso, puedes hacer un cuadro para decorar la sala, la habitación o la oficina. El procedimiento es el mismo que con los señaladores: pon las flores en papel periódico y sobre un peso.

Compra un cartón fino y pega allí las flores, según el diseño que más te guste. Al terminar, pasa una o dos capas de pintura acrílica o laca para que se fijen bien y no se despeguen.

Si ya tienes el marco, solo es cuestión de colocar la ‘obra de arte’; si no, tendrás que hacerlo: solo precisas cuatro listones de madera y un par de clavos. ¡Cuelga el cuadro donde prefieras!

4. Buqué de flores

Si te gustaría que el ramo quede siempre a la vista como el primer día, puedes armar lo que se conoce como buqué o bouquet. La técnica es bastante sencilla. Unos días antes de que las flores se marchiten por completo, retíralas del agua y colócalas ‘boca abajo’ en un lugar donde queden suspendidas en el aire. Por ejemplo, puede ser el barral de la cortina.

Rocíalas con laca para el cabello y repite el proceso a los dos días. Sigue así durante una semana aproximadamente, o hasta que no se caigan los pétalos ni las hojas al tocar el ramo.Después, tendrás que ponerlas en una vasija o jarrón, y listo.

Madera desgastada en color azul con flores amarillas

Quizá requieran un poco más de laca cada una o dos semanas. De esta forma, se mantendrán en buen estado incluso por meses.

Con este método, también puedes decorar un ambiente (por ejemplo, la habitación). Cuelga rosas de manera prolija usando cintas de seda o cuerdas de diferentes colores del barral de la cortina o donde más te guste. ¡Quedará muy romántico y femenino!

Son muchas las opciones que tienes de reutilizar las flores que ya se marchitaron. Si sigues la técnica del prensado en papel periódico, las ideas son infinitas: tapas de cuadernos, lámparas de papel, tarjetas de felicitación, invitaciones de boda y mucho más. ¡Anímate y saca a relucir tus dotes artísticas!