La decoración shabby chic

16 julio, 2018
La decoración shabby chic tiene sus orígenes en las casas de campo inglesas de las familias de clase alta y está más de moda que nunca.

La decoración shabby chic tiene sus orígenes en las casas de campo inglesas de las familias de clase alta. Este tipo de decoración, formado por las palabras shabby -desgastado- y chic -moderno- está más de moda que nunca.

Si pretendes darle un nuevo aire a tu casa y buscas inspiración, te explicamos cuáles son las principales características de este estilo decorativo.

Los colores pastel, protagonistas

La decoración shabby chic se caracteriza por los colores pastel, especialmente la gama de los blancos y rosas. Con estos colores se crea un ambiente acogedor, tranquilo y romántico que llena de calma cada una de las estancias.

Tanto los muebles como las paredes, cortinas y demás mobiliario son en tonos pastel, por lo que no hay nada que resalte en el conjunto. Con esta gama de colores se crea una armonía en toda la vivienda.

Otra de las ventajas de la utilización de esta gama de colores es que al predominar los colores claros las habitaciones estás llenas de luz. Además, los espacios parecerán más grandes. Si tu vivienda es pequeña y no recibe mucha luz, el estilo shabby chic es una buena opción.

Elementos florales

Como hemos comentado anteriormente, el estilo shabby chic tiene su origen en las casas de campo. Es por ello que la naturaleza tiene que tener un lugar en este tipo de viviendas.

Las plantas deberán tener su espacio en las estancias principales, así como en la entrada. Dependiendo del tamaño de la vivienda, será preferible escogerlas en uno u otro tamaño. También se pueden colocar en cualquier mesita o mueble.

Además, los elementos florales pueden estar presentes en los estampados de las cortinas, cojines o colchas. Todo lo que contribuya a crear un ambiente campestre será bien recibido en el estilo shabby chic.

Papel de pared con hojas verdes.

Los tejidos invaden el hogar

Pocos elementos hay más acogedores que los hechos con tela. En este estilo de decoración las telas están presentes en toda la casa.

Cada una de las ventanas debe estar acompañada de una amplia y voluminosa cortina, en tono pastel, por supuesto. Los sofás suelen estar repletos de cojines y de alguna que otra manta. Las colchas también tienen gran protagonismo, preferentemente, las de tipo antiguo y con bonitas puntillas.

Muebles clásicos

Los muebles clásicos son una parte fundamental del estilo shabby chic. Ya sean restaurados, antiguos o actuales imitando diseños de otras épocas, deberán estar presentes en todas las estancias. Además, este estilo se caracteriza por el numeroso mobiliario y el poco espacio libre. Cada una de las habitaciones está amueblada al detalle.

Todo el mobiliario es de madera, lo que le aporta a la vivienda un toque rústico y acogedor que nos transportará a las casas de campo.  Si optas por restaurar los muebles, te recomendamos que los pintes con las pinturas en acabado con efecto tiza. Este tipo de pintura está muy de moda, se puede encontrar fácilmente y en una gama muy amplia de colores.

La porcelana, el detalle perfecto

Si queremos crear un estilo shabby chic hasta el más mínimo detalle, la porcelana deberá estar presente. La vajilla de este material es muy frágil, por lo que habrá que tener cuidado si no queremos que se rompa.

La vajilla de porcelana quedará perfecta cualquier mueble con puertas de cristal; así, además de usarla, podremos disfrutar de ella como elemento decorativo.

Los jarrones de porcelana son otra buena opción que combina perfectamente con el estilo shabby chic. Además, como hemos dicho antes, las flores juegan un papel fundamental, así que ¿por qué no colocar un bonito jarrón de porcelana con flores?

Sobre todo, no olvides escoger un jarrón en tonos pastel, ya que romperá la armonía de este estilo. Respecto al tamaño del mismo, dependerá del espacio que haya en la vivienda, siendo aptos desde los más grandes hasta los más pequeños.

Te puede gustar