Elige bien tu mesa para el despacho

Estefany Hurtado · 18 julio, 2018
La mesa para el despacho es un elemento fundamental a la hora de trabajar. Te damos algunas claves para que la elijas bien y disfrutes de un lugar de trabajo perfecto.

La mesa para el despacho u oficina es uno de los elementos más importantes de esta estancia, ya que es uno de los lugares en los que más pasamos horas. Tanto si trabajas en casa como fuera de ella, es importante elegir bien la mesa para el despacho.

A menudo la importancia del escritorio se ha visto relegada por la gran consideración que se le da a la silla, que también es importante. Pero los tiempos cambian y atrás va quedando la imagen del típico despacho oscuro, con muebles, también oscuros, y una lámpara de luz amarilla.

Cada vez son más comunes los despachos u oficinas claros, divertidos, cómodos y, sobre todo, muy funcionales.

En el artículo de hoy hablaremos sobre los diferentes tipos de mesa para el despacho y cómo elegirla de forma adecuada para que tu despacho sea un lugar de trabajo acogedor y cómodo.

Antes de comprar una mesa para el despacho

Todo proceso de decoración, restauración y compra de elementos requiere que nos detengamos a pensar en algunos aspectos fundamentales que nos ayudarán a tomar la decisión más adecuada.

No todas las mesas para el despacho son iguales y debes elegir la que más se adapte a ti, a la labor que realizas, al espacio, etc. Para ayudarte hemos elaborado la siguiente lista de aspectos a tener en cuenta antes de adquirir tu mesa para el despacho.

¿Qué actividad vas a realizar?

Obviamente vas a trabajar en esta estancia, ya sea en casa o fuera de ella. Pero, ¿de qué actividad se trata?. ¿Te dedicas al arte, a la confección, a hacer y vender manualidades? ¿o eres asesor, arquitecto o empresario? Pensar en esto te ayudará a tener una noción de tus necesidades como trabajador.

Si, por ejemplo, te dedicas al arte o a la confección de ropa, lo más adecuado será tener dos mesas, una para trabajar y otra donde tener el ordenador, papeles, etc.

También debes pensar en la cantidad de espacio de almacenaje que podrías necesitar. Recuerda que una mesa de despacho u oficina debe ser, ante todo, práctica.

¿Recibes clientes?

Si recibes clientes en tu despacho u oficina, la disposición de la misma deberá ser de una forma determinada, de manera que puedas mantener una buena comunicación con el cliente. En este caso es inviable que la mesa esté pegada a la pared o dando la espalda a la puerta.

Si no recibes clientes pero tienes reuniones habituales con más de una persona, quizás la mesa que debas elegir debe ser más grande y ovalada o redonda, por ejemplo, para que todos los presentes puedan tener contacto visual.

¿De qué tamaño dispones?

Esta es una de las grandes cuestiones. El espacio puede jugar en nuestra contra si no sabemos distribuirlo bien. Debemos conocer muy bien el espacio del que disponemos para nuestra oficina para saber el tamaño del mobiliario.

Recuerda que es muy importante tener en cuenta las proporciones, pues no queremos que nuestro espacio de trabajo parezca más pequeño de lo que realmente es. Tampoco que parezca que está vacío a causa de colocar los elementos demasiados pequeños.

¿Trabajas solo o con más personas?

Si tienes un equipo que trabaja contigo también deberás pensar en cómo serán sus puestos de trabajo. Esta cuestión está íntimamente relacionada con el espacio.

Si tienes mucho espacio puedes colocar varias mesas individuales en fila y no habrá problema. Por otro lado, si tienes un espacio más reducido, lo que puedes hacer es colocar las mesas pegadas a la pared formando una U. De esta forma tendrás la parte central libre.

Tipos de mesa para el despacho

Escritorio con gavetas

Son bastante útiles y funcionales debido al espacio de almacenaje que ofrece. Este tipo de mesa pueda tener las gavetas a un solo lado o a ambos.

Si eres más bien práctico, una buena opción son los escritorios formados por la mesa y por módulos de almacenamiento. Esto permite que en un momento dado puedas separar la mesa de las gavetas sin ningún problema.

Mesa en L

Estos tipos de mesa ofrecen una mayor superficie de trabajo. Generalmente, uno de los lados está pegado a una pared.

Mesa caballete

Esta mesa es una de las más versátiles y funcionales que actualmente existen. Se compone de un tablero, que puede ser de madera o cristal, u otro material transparente como metacrilato, apoyado sobre dos o más caballetes. Es una mesa fácil de montar, por lo general económica y puede tener el tamaño que quieras.

Por ejemplo, es muy habitual en oficinas o despachos en los que los trabajadores comparten mesa, ya que simplemente se necesita un tablero grande, dos caballetes y, para separar las áreas de trabajo, se coloca una cajonera debajo del tablero justo en el centro.

Minimalistas, industriales o retro

Son mesas más vanguardistas y modernas no sólo por su diseño sino también por sus materiales. En el caso de las minimalistas predominan las líneas rectas y limpias y la madera clara. Las patas también suelen ser de maderas redondas con algunos apliques metálicos.

Las industriales juegan con el metal en sus patas y también en todo el borde de la mesa y en la superficie de trabajo reina la madera. Las mesas retro son las más simples y clásicas y a menudo suelen tener cajones, pero no debajo del tablero, sino encima, creando así una especie de “tocador” en el que se guardan.

Una buena mesa para el despacho es fundamental para que tu lugar de trabajo sea un lugar, además de productivo, acogedor y en el que den ganas de trabajar.

Como has visto son varios los aspectos a tener en cuenta para elegir correctamente la mesa. Cabe destacar que hay mesas para todos los estilos decorativos, así que no desistas si a priori solo encuentras el clásico escritorio. Sigue buscando y, con certeza, encontrarás el que más te guste.