3 pasos para crear la oficina perfecta en tu hogar

Maite Córdova · 29 agosto, 2018
¿Sabías que existen solo 3 pasos básicos que te ayudan a crear la oficina perfecta en tu hogar? Descúbrelos a continuación.

En vista de que, cada día, el mayor número de personas que trabajan desde casa aumenta, ha surgido la necesidad de destinar un espacio en concreto para el desempeño profesional. Para ayudarte con ello, te ofrecemos algunas ideas para crear la oficina perfecta en tu hogar.

A diferencia de lo que se suele pensar en primera instancia, tener una oficina en casa no necesariamente implica contar con un espacio amplio o con una gran cantidad de elementos especializados. En realidad, la clave está en prescindir de todo aquello que no sea útil y funcional en el trabajo.

La clave del éxito

Mientras más despejado y ordenado se mantenga el espacio y más prácticos sean los elementos de uso frecuente, mejor será el aprovechamiento del área de trabajo. Por ende, resulta indispensable aprender a mantener solo lo imprescindible en nuestra mesa.

Ojo, tampoco es necesario adoptar una postura extremista. De hecho, sí se pueden añadir algunos elementos decorativos pero, para que estos no supongan una distracción o un estorbo, hay que evaluar muy bien el espacio que disponible.

Por lo general, la mayoría de las personas dispone de un espacio pequeño para trabajar desde su hogar, así que para aprovechar al máximo el rincón será fundamental establecer prioridades. Estas irán estrechamente relacionadas al tipo de actividad a realizar.

3 pasos para conseguir una oficina perfecta en tu hogar

1. Ubicación y elementos

Para empezar, ¿Cómo es el lugar que piensas destinar como oficina? Dependiendo de dónde se encuentre, se pueden hacer delimitaciones más o menos sutiles. Por ejemplo, si se trata de un rincón fuera del dormitorio, las delimitaciones puede ser mucho más evidentes que, en aquellos el caso contrario.

oficina perfecta en tu dormitorio

En otras palabras, el área de trabajo u ‘oficina’ que se crea dentro del dormitorio debe armonizar con el resto del entorno para que no entre en conflicto ni genere estrés. De lo contrario, impediría tanto el buen descanso como la proactividad.

Dentro de los dormitorios, las zonas de trabajo ideales son aquellas que optan por lo funcional antes que lo ornamental. En consecuencia, suelen ser más bien sencillas y en consonancia con el estilo minimalista. Consisten en un escritorio y una silla, a cierta distancia de la cama.

Se recomienda situar la zona de trabajo de espaldas a la cama para crear cierto efecto visual de división o aislamiento. De esta manera, se cuidará la motivación y la disposición a la hora de trabajar.

En cambio, las zonas de trabajo ideales fuera de los dormitorios vendrá a ser aquellas que, delimiten el espacio de forma clara pero lo suficientemente flexible como para preservar la armonía del ambiente, en general.

Se caracterizan por estar muy bien acondicionadas y dar un aire de profesionalidad, gracias a la inclusión de ciertos refuerzos visuales, en forma de complementos, tales como:

  • Relojes.
  • Papeleras.
  • Vitrinas.
  • Tableros de corcho.
  • Calendarios de pared.
  • Archivos pequeños o cajoneras.
  • Repisas, estantes o estanterías.
  • Biombos, cortinas, y otros tipos de separadores de ambiente.

2. Mobiliario y otros elementos

A pesar de que puede resultar un tanto obvio, es sumamente importante que el mobiliario que escojas para la oficina perfecta en tu hogar no solo sea adecuado al espacio sino también cómodo. Sin una silla y escritorio cómodos, trabajar en casa no resultará ni agradable ni productivo a largo plazo.

En este sentido, siempre es una buena idea invertir en una silla ergonómica que ayude a mantener una buena postura corporal durante el desempeño laboral. Existen una amplia variedad de opciones en el mercado, de diversos precios. Tómate tu tiempo para elegir la mejor opción para ti.

Una vez se establezca el sitio del escritorio y la silla, es necesario determinar si será necesario o no, añadir mobiliario de almacenamiento. Muchas veces, las personas se precipitan en comprar todo el mobiliario de oficina a la primera, sin tener en cuenta que, a menudo, este termina siendo excesivo.

oficina perfecta en tu hogar otros elementos

La oficina perfecta en tu hogar debe tener lo imprescindible para mantenerse balanceada. Por ello, no conviene precipitarse a la hora de organizarla. Es posible que, en lugar de una estantería completa, solo se necesite una repisa o un tablero de corcho, por ejemplo.

3. Iluminación

Contar con una buena iluminación en el área de trabajo es fundamental. Si el espacio dispone de una entrada de luz natural (ventana, balcón, etc) se recomienda aprovecharla al máximo a lo largo del día y, si es necesario, reforzarla con una lámpara de escritorio de bombilla clara.

En caso de que no se desee ocupar espacio en la mesa con una lámpara de escritorio, se puede instalar una fuente de luz en la pared o bien, en el techo, según mejor convenga. Hay diseños muy originales para elegir que además, son de fácil instalación.

Recomendaciones adicionales

  • Si te ayudan, incluye elementos que contribuyan a maximizar o mantener tu proactividad (agendas, calendarios y relojes).
  • Procura no colocar demasiados accesorios en tu área de trabajo para que no afecten tu desempeño.
  • Evita acumular notas y papeles que ya no te sean de utilidad. Almacena los necesarios en una bandeja, cajón, carpeta o archivo, según tu gusto.
  • Ante todo, mantén la limpieza y el orden. 

Evidentemente, aunque el espacio sea pequeño, si se organiza de la forma adecuada, se conseguirá un ambiente favorecedor tanto para la concentración como para la tranquilidad. Por ello, es recomendable que tengas este detalle muy presente a la hora de acondicionar la oficina perfecta en tu hogar.