Pintar tu departamento: 4 formas creativas

Sofía Sangrador · 13 agosto, 2018
Si quieres pintar tu casa de manera original, lee el siguiente artículo. Te damos algunas ideas que te encantarán.

A la hora de pintar tu departamento verás que hay muchas opciones disponibles. Lo más importante es encontrar la que más se adapte al estilo decorativo de tu casa.

Además, también hay que tener en cuenta cuál es la estancia que queremos pintar, ya que en función de ello habrá unas opciones más adecuadas u otras. Al haber tantas opciones existentes, no será difícil encontrar la forma más adecuada para cada espacio.

En otros artículos hemos explicado qué tipos de pinturas existen, para lo que también hay que tener en cuenta el espacio que queremos pintar. Recuerda que hay pinturas específicas para baños, cocinas o incluso dormitorios infantiles. Estas son, básicamente, más fáciles de limpiar y soportan más la humedad.

Tras escoger el tipo de pintura ideal para pintar tu departamento, el siguiente paso es pensar en el diseño ideal. Muchas veces simplemente pintamos las paredes de un mismo color y, sin embargo, hay muchas opciones creativas y originales que podrás llevar a cabo tú mismo.

A continuación, te dejamos 4 posibilidades que puedes tener en cuenta. Esperamos que te sirvan de inspiración.

1. Pintar tu departamento con algunos contrastes

Son fundamentales para que haya un mayor dinamismo en la habitación en cuestión. De esta manera, el resultado no será tan monótono, algo que puede pasar con facilidad si dejamos las paredes de un mismo tono.

Para ello, lo más sencillo es escoger un color para dos o tres paredes, dejando la cuarta pared de otro color. Esto fue tendencia durante bastante tiempo. Lo más importante es escoger colores que combinen bien. Con ellos, puedes crear combinaciones monocromáticas interesantes.

Otra opción consiste en pintar solo parte de cada pared con un color: es lo que conocemos como estilo a medio pintar. Para que el resultado final no sea excesivo te recomendamos que uno de los dos colores sea muy clarito. Es algo que también podemos ver en muebles. En cuanto a la separación entre ambos colores, puede ser más clara y precisa o más difusa, siempre en función de tus gustos.

Rodillo de pintura amarilla

2. Haz un mural artístico

También se conoce como Wall Art. En estos casos, lo mejor será que el mural ocupe solo una de las paredes, para que la habitación no quede muy recargada. Y si las paredes restantes están pintadas de manera discreta y sencilla, mejor.

Esto es algo que puedes hacer tú mismo, aunque también puedes encargárselo a una empresa o tienda especializada en ello, como Coordonné, especializada en este tipo de encargos, al igual que en papeles de pared.

Obviamente, hay muchos estilos diferentes: tipo graffiti, más clásicos, imitando un cuadro famoso, una fotografía a gran escala, un paisaje, etc.

3. Plasma algunos dibujos sobre la pared

Esto es ideal en el caso de que no quieras pintar de nuevo tu pared, sino solo dar un toque algo innovador. Además, es algo que podrás hacer tú mismo sin ningún problema.

Para ello, lo más usual es utilizar plantillas o rodillos con relieve, de manera que dejen un dibujo o diseño sobre la pared. Con ellos podrás imitar el acabado de los papeles de pared. Una manera un poco más alternativa consiste en partir una fruta a la mitad, pintar la superficie recién cortada y plasmarla sobre la pared.

En general, lo que más vemos son motivos geométricos o vegetales, aunque en las habitaciones infantiles también vemos mariposas, pajaritos…

Si quieres crear contraste, puedes hacer dibujo solo en parte de la pared, por ejemplo a modo de cenefa encima del rodapié o solo encima de los muebles.

Asimismo, puedes hacer dibujos de colores sobre paredes en tonos claros, o viceversa. Si no, también puedes optar por un solo dibujo, pero de mayor tamaño, como, por ejemplo, un mapamundi.

rodillo con diseño
Fuente: pinterest.com

4. Consigue texturas y efectos llamativos

Sin duda, estas opciones te darán mucho juego a la hora de pintar tu departamento de manera original. Para ello, hay pinturas específicas.

Un ejemplo son las pinturas aguadas, con las que podemos lograr también efectos bicolores y algo traslúcidos. También puedes optar por pinturas con efecto tiza (para cocinas, zonas de estudio o dormitorios infantiles).

En cuanto a técnicas, puedes usar la técnica del trapeado. Consiste en aplicar o esparcir la pintura con ayuda de un trapo, para que el resultado no sea una pared lisa. Es importante ejercer una presión más o menos uniforme, para que no queden zonas mucho más oscuras que otras.

Un resultado muy original

Tal y como has podido ver, hay muchas opciones diferentes para tener en cuenta a la hora de pintar tu departamento de manera creativa y original. Aunque puedes combinar técnicas y demás, no es muy recomendable, ya que se podría romper la armonía de la estancia.

Por eso, si vas a pintar tu departamento, es muy importante tener en cuenta el estilo decorativo de la habitación y el resultado que queremos conseguir.