Plantas naturales o artificiales: ¿cómo elegir la adecuada?

Yamila Papa · 5 agosto, 2018
Plantas naturales o artificiales: ¿qué podemos elegir? Cada una de las opciones tiene pros y contras. Por eso debemos pensarlo muy bien antes de comprarlas y colocarlas en casa.

Podemos decorar nuestra casa con plantas naturales o artificiales. ¿Pero cómo saber qué opción es más adecuada? Cada una de ellas tiene sus pro y sus contras. Te contamos sus características a continuación, para que puedas tomar una buena decisión.

Si estás pensando en decorar tu sala, tu oficina o tu cocina y se te ocurrió la idea de poner plantas, has de ser muy cuidadoso con tus elecciones, pues no es lo mismo que sean naturales o artificiales.

Las primeras quedan muy bonitas, pero requieren cierto cuidado; las segundas no llevan mantenimiento pero quizás no dan el toque que buscábamos. Este dilema es más habitual de lo que crees; por ello siempre es bueno hacer una comparación entre las ventajas y desventajas de cada opción.

Rosas, plantas artificiales

Plantas artificiales

Se trata de adornos hechos en diferentes materiales que simulan ser naturales (y en algunos casos son muy realistas). Las plantas artificiales parecerían ser la mejor idea para aquellos que no pasan mucho tiempo en casa o que viajan bastante, ya que no requieren de riego, de trasplante de maceta, de ponerlas al sol, de podas, etc.

Sin embargo, esto no quiere decir que no necesiten cierto ‘mantenimiento’, ya que, para empezar, es preciso limpiarles el polvo que se acumula en sus hojas o flores, ya sea con un paño húmedo como con la aspiradora o un trapo seco.

Las plantas artificiales pueden replicar especies que son muy difíciles de tener en un hogar o espacio interno, como pueden ser las orquídeas, donde podrían no sobrevivir. No crecen, no se reproducen, no desprenden aromas, no florecen en primavera y no se mueven a menos que nosotros las cambiemos de lugar o de posición.

Si no te decides entre plantas naturales o artificiales, has de saber que estas últimas no suelen denotar calidez, inspiración o incluso compañía. Además, algunas incluso pueden ser peligrosas, tóxicas e inflamables. Pero también es verdad que si no tienes paciencia para cuidar plantas reales, podría ser una buena idea decorativa. ¡Así no tendrás problemas de insectos, plagas ni hongos!

Plantas naturales

La belleza de las plantas y flores naturales no tiene comparación con las artificiales, aunque se trate de una réplica muy realista. Se trata de seres vivos que le dan un toque diferente a los espacios, le aportan un colorido que puede ir variando según la época del año y al mismo tiempo purifican el ambiente al absorber el dióxido de carbono y producir oxígeno.

Las plantas naturales aromatizan, son ornamentales, medicinales y hasta podemos consumir sus frutos u hojas. Si bien podemos pensar que llevan mucho trabajo cuidarlas, lo cierto es que algunas especies se adaptan a la falta de riego o de luz y crecen de forma independiente.

Si te estás debatiendo entre tener plantas naturales o artificiales quizás sea porque no cuentas con mucho tiempo para darle a las flores reales los cuidados que necesitan. Pero, ¿te has puesto a pensar que puede ser una excelente terapia antiestrés abonar las macetas o limpiar sus hojas? El contacto con la naturaleza que tanto necesitas puede estar en tu propio hogar.

Los cuidados de una planta natural

Para empezar, te recomendamos que busques alguna planta simple de cuidar y que la coloques en un sitio cerca de la ventana. Atención, porque debes tener en cuenta si la planta puede recibir sol directo, en caso de que se pueda marchitar o quemarse sus hojas.

Si no te acuerdas de regarla puedes o bien colocar una alarma en el móvil o usar un sistema de riego casero: coloca una tapa de botella con agua encima de la tierra. La propia planta aprovechará la humedad de cuando se evapore el líquido. Existen otras técnicas, como por ejemplo colocar una botella con agua y cuerdas de hilo en el interior. El otro extremo se dispone entre la tierra de la maceta. ¡Perfecto para cuando te vas de vacaciones!

También puedes optar por plantas que casi no necesitan agua, como los cactus o las crasas. Estas son de pequeño tamaño y alegran cualquier ambiente, ya que se suelen vender en macetas muy coloridas.

¿Todavía tienes dudas sobre si elegir plantas naturales o artificiales? ¡Haz la prueba y compra ambas opciones. Con el paso de los días terminarás eligiendo la que te parezca más adecuada.