El tamaño adecuado de un marco

20 julio, 2018
Elegir correctamente el tamaño adecuado de un marco es fundamental para que haya armonía entre la imagen y el marco y para que no le robe protagonismo a esta.

Todo marco tiene una doble función: protege el cuadro o imagen y al mismo tiempo es un elemento decorativo. Hoy nos vamos a centrar en el tamaño adecuado de un marco, ya que es habitual ver marcos que no se ajustan al tamaño de la imagen, no son del mismo estilo o le restan protagonismo.

A continuación, te damos una serie de consejos para que tu elección sea la correcta.

Marcos gruesos ¿cosa del pasado?

Si nos fijamos en los cuadros antiguos, la mayoría de ellos estar enmarcados con un marco grueso y trabajado. Esto hace que llame más la atención el marco en sí, que la obra. A no ser que esa sea nuestra intención, deberemos descartar esta opción si queremos que las miradas vayan a la imagen.

Aunque, en lo que respecta a la elección de marcos, los gustos de cada uno juegan un papel fundamental, te recomendamos que solo recurras a los marcos gruesos si el cuadro es de grandes dimensiones y está colocado en un espacio amplio. Si, por el contrario, está situado en una pared con poco espacio, un marco grande hará que la pared quede demasiado recargada. Si al lado tenemos un espejo, recomendamos que solo el cuadro o el espejo tengan un marco grueso.

Con todo esto no queremos decir que los marcos gruesos sean una mala elección o que estén pasados de moda. Tan solo hay que saber cómo y dónde usarlos para que el aspecto del cuadro sea más agradable.

La imagen, lo principal

Está claro que lo más importante del conjunto es la imagen. Esta nos dará pistas sobre el tamaño adecuado del marco que mejor le va, también respecto al estilo. En ocasiones, vamos a cualquier tienda y empezamos a elegir el marco que más nos gusta llegando al punto de olvidar qué es lo que queremos enmarcar.

Puede que elijamos un marco precioso, pero puede también que rompa la armonía imagen-marco. Si no lo tienes muy claro, a continuación te explicamos cuáles son los tipos de imágenes que quedan mejor con cada cuadro:

  • Retratos, pinturas antiguas o que imitan lo antiguo o bodegonesEste tipo de imágenes antiguas o que evocan lo antiguo lucirán mejor con un marco ancho y decorado. Como hemos comentado anteriormente, hasta hace unas décadas predominaban los marcos anchos y trabajados. Como estas imágenes son de esa época, qué mejor que guardar la sintonía instalando un marco barroco. Además, estos marcos son el complemento perfecto para que las imágenes de este tipo luzcan en su mayor esplendor. Sería una pena que una pintura tan trabajada no luciera como es debido.
  • Fotos informales o actuales. Cada vez predominan más en nuestra casa. Las fotos con nuestros amigos, pareja  o familia ocupan un rinconcito en cualquier vivienda. Para este tipo de imágenes recomendamos marcos más actuales que no le roben protagonismo a la imagen. Un marco de poco grosor y liso es perfecto para proteger la imagen y al mismo tiempo decorar de una manera muy sutil.
Fotos familiares.

¿Y qué hago si mi cuadro es muy pequeño?

En los últimos años se han puesto de moda los cuadros pequeños y habitualmente se colocan formando un collage, de forma que varios cuadros pequeños decoran toda una pared. En este caso tienes dos opciones.

Si has formado un collage colocando varias imágenes en la misma pared, te recomendamos escoger un marco pequeño y sin muchos adornos, ya que al haber varios marcos juntos se le restan protagonismo a las imágenes y se ven más los marcos que estas.  Estos collages pueden quedar muy divertidos en las cocinas, ya que son estancias que normalmente no tienen cuadros y así podemos aportar un aire nuevo.

Si, por el contrario, solo hay un cuadro, lo mejor será elegir un marco grande y que llame la atención. Es la mejor forma de que la imagen no pase desapercibida. En cambio, si elegimos un marco pequeño, todo el conjunto pasará desapercibido y nadie reparará en el. Este tipo de combinaciones quedan perfectas en los recibidores o en los dormitorios.

Te puede gustar